Miércoles 22 DE Mayo DE 2019
Nación

Caótica reunificación familiar en EE. UU.

Organizaciones que ayudan a los niños y niñas migrantes señalaron que el proceso para ubicar a los menores con un familiar se convierte en “caótico”.  

Fecha de publicación: 23-06-18
Una migrante guatemalteca y su hija en el albergue de Catholic Charities en McAllen, Texas. foto: AFP Por: Cindy Espina / EL PERIÓDICO

Ninguno de los 465 niños y niñas guatemaltecos retenidos en las fronteras del sur de Estados Unidos irá al Pentágono, pero tampoco irá a la casa de un familiar pronto, explicó el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los consulados de McAllen y Del Río en Texas, así como el de Tucson, Arizona, iniciarán el proceso de reunificación familiar de estos menores de edad, sin embargo, no será un proceso rápido.

La Cancillería informó que no todos los 465 menores retenidos en esas tres fronteras del sur estadounidenses fueron ligados a un adulto cuando los ubicaron en los albergues y que en algunas ocasiones el niño o la niña no fue registrado con su nombre completo.

Ante este escenario de poca información, el Ministerio de Relaciones Exteriores indicó que se tendrá que atender cada caso por individual y con la cooperación del Gobierno estadounidense para poder encontrar a los familiares de estos menores.

Organizaciones en ese país, y que apoyan en las cortes migratorias, describen que este proceso será “caótico”, precisamente por la poca información.

Los medios de comunicación estadounidenses publicaron el momento conmovedor en que la guatemalteca Beata Mariana de Jesús Mejía-Mejía se reencontró con su hijo Darwin Michael Mejía de siete años, después de haber estado un mes separados por la aplicación de esa política migratoria.

El caso de Mejía no es el mismo de todas las madres y padres guatemaltecos que fueron separadas. En el caso de Lourdes de León, ella aceptó su deportación con la promesa que las autoridades migratorias le devolverían a su hijo, Leo Jeancarlo de León, de seis años, pero hasta ahora no sabe nada de él. Sobre  este caso la Cancillería no puede ni siquiera dar el nombre del cónsul que debería rendir un informe. Pero la situación de Nazario Jacinto es diferente, quien hasta hace dos días no sabía sobre la ubicación de su hija, Filomena Jacinto Velásquez de cinco años. La niña fue encontrada ayer por la Cancillería en un albergue en Nueva York.

Sin visitar albergues

El secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala, Carlos Nárez, no ha visitado ningún albergue en donde se tiene ubicado a los menores que fueron separados de sus familiares. Mientras la crisis es en la frontera sur de Estados Unidos, Nárez organizó hace tres semanas la Convención Nacional del Migrante de Guatemala, en donde asistieron los diputados Edgar Reyes Lee de la UNE, Marco Yax de FCN-Nación y Cornelio González García García del bloque Todos.