Martes 17 DE Septiembre DE 2019
Nación

“Por su silencio, el Gobierno de Guatemala es cómplice de esa separación familiar” Mauro Verzeletti

El sacerdote Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante, se pronunció sobre la política de EE. UU. de separar a las familias migrantes en las fronteras del sur de su país. El sacerdote señaló que existe un silencio histórico de los abusos que han sido víctimas los migrantes en su camino hacia lograr “el sueño americano”.

Fecha de publicación: 20-06-18
Mauro Verzeletti
Por: Cindy Espina

¿Qué opina usted de esta política de EE. UU. de separación familiar?

– Cuando yo inicié mi trabajo en la frontera sur de Estados Unidos, hace 25 años, cuando Bill Clinton era presidente, ya se habían iniciado procesos de separación familiar. Esto no es nuevo, ya desde 1993 se reportaban estos casos. Saliendo Clinton entra George Bush, con el hecho del 11 de septiembre de 2001, se restringió el cruce fronterizo entre EE. UU. y México, y se catalogó a los migrantes como terroristas y se siguió separando familias. En el gobierno de Barack Obama fue el gran hecho, que en 2014 se dio a conocer que más de 60 mil niños estaban detenidos en la frontera sur estadounidense, en esa ocasión también hubo separación familiar. Ahora en el gobierno de Donald Trump se ve a los niños enjaulados, pero la diferencia es que Trump lo hizo más público que los otros presidentes. En estos últimos 25 años he sido testigo de la política de separación familiar, por la falta de políticas migratorias a favor de la protección de la niñez.

¿Cómo ve el silencio de los Gobiernos de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, entre otros, ante este historial de separación de familias migrantes de parte de EE. UU.?

– Los gobiernos de esos países han sido cómplices. El problema es que tenemos presidentes mudos, que no saben hablar y entonces realmente tenemos a gobiernos que son parte de la Conferencia Regional de Migración que no se ponen de acuerdo, sino que simplemente defienden en este tema en relación a los intereses de Estados Unidos y nunca tienen el valor de cuestionar las políticas del Gobierno norteamericano.

Entonces, de aquí salen las personas vivas y regresan muertas, como el caso de Claudia Gómez. Ahora realmente los agentes de frontera de Estados Unidos se están convirtiendo en caza migrantes.

¿Cómo evalúa las últimas posturas del Gobierno ante la situación de los migrantes?

– Después de las diferentes posturas, tenemos que mandar un mensaje a los migrantes en Estados Unidos que no caigan en la trampa de creer en personas que no tienen voluntad política de mejorar sus condiciones. Creo que el Gobierno de Guatemala no sabe qué significa soberanía. Para mí significa el respeto a los derechos humanos de las personas y para mí realmente por su silencio, el Gobierno de Guatemala es cómplice de esa separación familiar que se da en la frontera.