Viernes 15 DE Noviembre DE 2019
Nación

Trump defiende la separación de familias

El Gobierno de Guatemala afirma que son respetuosos de la política exterior de EE. UU. en temas migratorios

Fecha de publicación: 19-06-18
Mujeres migrantes y sus hijos esperan papeles para una audiencia tras ser detenidas y liberadas como parte del protocolo migratorio Capturar y liberar.
Por: DPA/AFP

El presidente Donald Trump pasó ayer a la ofensiva ante la tormenta de condenas que su administración está recibiendo por la separación de familias inmigrantes en la frontera de México.

“Estados Unidos no será un campamento de migrantes y no será un albergue de refugiados. No lo será”, y defendió la acción de su gobierno tras un torrente de tuits en el que criticó la política migratoria europea y puso en el foco a la Alemania de Angela Merkel.

De acuerdo con datos oficiales repasados al Senado, entre el 5 de mayo y el 9 de junio 2 mil 342 niños fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país.

Durante una ceremonia en la Casa Blanca dedicada al programa espacial estadounidense, el mandatario declaró que, entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas “que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será”.

Por un lado, Trump utilizó el desgarro que causa la imagen de niños separados de sus padres para presionar a los demócratas para que apoyen la reforma migratoria que persigue y que incluye un restrictivo cambio del sistema que rige en el país desde hace décadas. El mandatario responsabiliza a las leyes aprobadas bajo administraciones demócratas de la separación de las familias, pese a que estas no establecen nada semejante. Es la política en su aplicación impuesta por la administración republicana la que lleva a ello.

Trump manifestó en sus tuits que criminales utilizan a los niños para entrar en EE. UU. “Alguien ha mirado el crimen al sur de la frontera. Es histórico, con algunos países como los lugares más peligrosos del mundo”, dijo en aparente referencia a Centroamérica. De allí es gran parte de los migrantes que entran sin papeles huyendo de la violencia en Guatemala, Honduras y El Salvador.

El Presidente ha hecho de la mano dura en materia migratoria un pilar de su gobierno y ha tomado decisiones controvertidas, entre ellas el veto migratorio musulmán y la cancelación de DACA, el programa con el que Barack Obama protegió a jóvenes indocumentados.

Llanto y soledad

El sitio de noticias independiente ProPublica divulgó una grabación en audio del interior de una instalación de la Patrulla Fronteriza, en la que se escucha a niños llorar mientras un agente bromea: “Tenemos una orquesta”. “Faltaba el maestro”.

Entre sollozos, varios niños claman por sus padres: “¡mami!”, “¡quiero ir con papá!”, repiten. “Yo no quiero que paren a mi papá, no quiero que lo deporten”, susurra una niña

.

El agente fronterizo pregunta en español: “¿De dónde son ustedes?”. El Salvador, Guatemala grita un niño entre llanto. Una de las voces que más destaca es la de una pequeña salvadoreña de seis años que suplica que llamen a su tía de quien memorizó el número, quien fue contactada después y a quien rogó fuera a buscarla. La madre de la niña fue trasladada a un centro de detención en Port Isabel, Texas, y, según la tía, no ha podido hablar con su hija. –AFP

Guatemala respeta política de EE. UU.

El portavoz presidencial, Heinz Heimann, dio a conocer la postura del Gobierno sobre la situación de los niños y niñas migrantes separados de sus familiares en la frontera sur de Estados Unidos.

“Somos respetuosos de la  política exterior en temas migratorios”, dijo Heimann sobre la decisión del Gobierno de EE. UU. (C. Espina / eP)

Decisión firme

> El fiscal general del Estado, Jeff Sessions, ordenó que todos los “sin papeles” detenidos tras entrar en el país sean procesados con cargos criminales, y eso es lo que lleva a que les quiten a los niños al mandarlos a un centro penitenciario. Hasta ahora, a los indocumentados detenidos se les imputaban cargos civiles.

Sessions aseguró que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar niños de sus familiares, pero también coincidió en la falta de opción.

Indignación y críticas

AFP

Un grupo de 14 legisladores visitó uno de los centros donde se encuentran recogidos niños y niñas. “Son jaulas”, dijo el legislador Mark Pocan, sin poder disimular su indignación.

La prensa local divulgó discretamente imágenes en que se pueden ver adultos reunidos en áreas divididas por cercas de alambre, y también audios desgarradores registrados en uno de los centros para menores de edad.

La medida de separación de niños y familias ya provocó airadas reacciones también en el ámbito de la ONU. En una rara crítica directamente dirigida a Washington, la oficina del secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, apuntó claramente que “los niños no deben ser traumatizados siendo separados de sus padres. Debe preservarse la unidad familiar”. “Como regla general, el Secretario General cree que refugiados y emigrantes deben ser tratados con respeto y dignidad”, afirmó el vocero de Guterres, Stephane Dujarric.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su “profunda preocupación por la nueva política migratoria conocida como “tolerancia cero” para disuadir la migración separando a niños y niñas de sus padres y madres”.

A su vez la líder del bloque de legisladores demócratas en la Cámara Representantes, Nancy Pelosi, aseguró que “esta política bárbara viola nuestras leyes de asilo y los derechos constitucionales de los padres”.

El coro de indignados tuvo también la voz de Laura Bush, esposa del expresidente George W. Bush, para quien “esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral y rompe mi corazón”.

“La idea de que algún Estado intenta disuadir a los padres maltratando a los niños es desaprensivo”.

Zeid Raad al Hussein, alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Ginebra.

 

 

“Los menores están siendo bien cuidados, no crean a la prensa”. “No pediremos perdón”.

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional.