Martes 11 DE Diciembre DE 2018
Nación

Comunidades afectadas en peligro de agravar su condición de pobreza

La reubicación con condiciones dignas y la reinserción económica de los damnificados, será fundamental para su recuperación, según Rebeca Arias, funcionaria de la ONU.

Fecha de publicación: 15-06-18
Rebeca Arias, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Guatemala. Por: Luisa Paredes elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Mañana se cumplen dos semanas desde la tragedia en el volcán de Fuego que obligó a familias completas trasladarse a albergues. Salones municipales y escuelas todavía resguardan a más de 3 mil 600 personas que diariamente reciben alimentos y artículos de higiene personal donados por guatemaltecos y la comunidad internacional.

La cifra de damnificados aumenta si se toman en cuenta a las personas que se refugiaron en casas de comunidades cercanas a la zona afectada. El gobierno anunció un plan de reconstrucción, pero todavía se desconocen detalles de las condiciones que tendrá una población que ya enfrentaba dificultades de desarrollo previo al desastre natural.

De acuerdo con la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas (ONU) en Guatemala, Rebeca Arias; estudios revelan que las aldeas afectadas presentaban entre un 60 y 70 por ciento de pobreza, condición que podría agravarse ante lo ocurrido.

“Si tenemos comunidades que viven en pobreza o pobreza extrema, como es el caso, y encima ocurre un desastre como este, lleva a que se profundice la pobreza. Es lo que podemos esperar porque no solo pierden su vivienda sino también pierden sus medios de vida, empleos, se interrumpen procesos educativos y se genera un efecto en cadena que lleva a que se profundice la pobreza”, manifestó Arias.

En su opinión, es necesario garantizar en el mediano plazo, que las familias afectadas sean reubicadas en viviendas dignas con servicios básicos, salud y educación. Pero también se debe velar por su reinserción económica identificando actividades productivas y brindarles apoyo psicológico para que se reintegren a la sociedad.

Agregó que el apoyo que demostraron los connacionales es alentador porque la población afectada se sitió acompañada y reconfortada. “Ese espíritu de solidaridad que tienen es admirable y eso ayudará a la recuperación de las comunidades”, manifestó.

Cultura de gestión de riesgo

La representante de la ONU comentó que Guatemala tiene la oportunidad de evitar que una tragedia de este tipo se repita y la tarea pendiente está en realizar políticas de gestión de riesgo que fortalezcan las capacidades de respuesta ante desastres naturales.

Arias señaló que es necesario hacer un mapa de riesgo actualizado para construir resiliencia en esas zonas y gestionar inversión para las tareas de prevención, que es significativamente menor a la reconstrucción posterior.

“A veces los países tienen avances importantes en reducción de la pobreza, mejoras en la educación, salud, entre otras; pero ocurre un gran desastre, y en pocas horas o días, se perdieron décadas de avances en desarrollo”, afirmó la funcionaria.

Según Arias, en países altamente vulnerables a desastres naturales como es el caso de Guatemala, la cultura de gestión de riesgo es la única manera de asegurar el progreso.

Asistencia de la ONU

Las agencias de la ONU en Guatemala elaboran una evaluación de daños y pérdidas para fortalecer el plan de reconstrucción nacional. Además, ONU Mujeres y el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF) trabajarán en la atención especializada de mujeres y menores de edad.

“Solo trabajando verdaderamente en la reducción del riesgo de desastres el país va a avanzar en su desarrollo sostenible”.

Rebeca Arias, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala.

Etiquetas: