Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Nación

Los poblados olvidados en las faldas del volcán de Fuego

Mientras se asciende por las faldas del volcán, la vegetación, humedad y el silencio reinan en la zona.

Fecha de publicación: 11-06-18
Por: Katerin Chumil elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Las constantes erupciones del volcán de Fuego y las crecientes lluvias de la temporada podrían generar que en cualquier momento unas 24 mil personas tengan que evacuar de emergencia para salvar sus vidas; sin embargo, las rutas de evacuación en las zonas que no fueron afectadas directamente por la actividad volcánica están llenas de complicaciones.

Estos pobladores viven a lo largo de 14 comunidades ubicadas al sureste y este del coloso de Fuego, las cuales están incomunicadas con El Rodeo, y la Ruta Nacional 14 de Escuintla, sus posibles vías de evacuación.

Las aldeas están distribuidas a lo largo del cono volcánico, al lado izquierdo de El Rodeo, San Miguel Los Lotes y La Unión, ese mismo lunar gris y blanco que se ve en las imágenes tomadas por un drone. Según el alcalde de Escuintla, Abraham Rivera Estévez, unas 24 mil personas residen en esos poblados.

Los comunitarios dicen que vivir ahí representa un riesgo latente para sus vidas en todo momento.

Para llegar a las aldeas aledañas al cráter, se cruzan cinco barrancas conocidas como El Jute; Las Lajas; Las Cañas; Trinidad y Achiguate. Antes de la erupción del domingo pasado –que ha cobrado más de un centenar de vidas–, los “riachuelos” eran cristalinos y tranquilos, recuerda el jefe edil.

Ahora, con las lluvias y las constantes actividades volcánicas del coloso de Fuego, son unas barrancas profundas y anchas que, cuando llueve, se tornan en corrientes agresivas y llenas de lahares de color gris y café. Las barrancas alcanzan hasta seis metros de profundidad.

La salida de emergencia

 

Un mapa elaborado por el departamento de Vulcanología del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), señala que estas comunidades están en alta y mediana amenaza de ser alcanzadas por los lahares y flujos piroclásticos del volcán.

La salida de emergencia que podrían utilizar los pobladores da para Siquinalá; y colinda con el río Ceniza, ahí existe otro lahar de fuerte magnitud, además se cruza con la barranca de La Trinidad, señaló el alcalde.

Durante los últimos días, las lluvias se han incrementado ocasionando el desprendimiento de fuertes lahares, como el que afectó la Ruta Nacional 14, y que provocó la evacuación de emergencia de decenas de personas de El Rodeo.

También incrementaron los caudales de agua en los ríos, y barrancas. Este podría ser uno de los problemas que enfrentarían los comunitarios, al momento de escapar de una erupción del volcán.

La siembra

 

Algunos pobladores dijeron que se dedican a la siembra de café en las fincas de San Miguel y San Jacinto Miramal. Con la caída de la ceniza y la arena volcánica en la zona, murieron muchas de sus plantaciones.

Mario Ramírez es uno de los habitantes de la comunidad el Zapote. El vecino relató que después de la explosión del coloso, se quedaron sin agua potable y sin alimentos, porque todo fue contaminado por los materiales volcánicos.

El afectado pidió a las autoridades que trasladen víveres a su comunidad, antes de que carezcan de insumos.

El jefe edil de Escuintla aseguró que, desde el pasado lunes 4 de junio, llevaron víveres y agua potable a las comunidades, pese a las condiciones en las que se encuentra el camino.

 

En la entrada de las comunidades, integrantes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días entregaron víveres, ropa y zapatos a los afectados. No se observó a personal de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) prestando ayuda en la zona.

 

 

Pablo Castillo, director de comunicación social de la Policía Nacional Civil (PNC) informó que los agentes dieron por la mañana víveres, ropa y agua a los comunitarios de esas zonas.

 

En el lugar no ingresan vehículos livianos porque el camino es de terracería. Si no cuentan con vehículos cuatro por cuatro, maquinarias que les “den jalón”, o motocicletas, los pobladores tienen que realizar largas caminatas para llegar a zonas donde abastecerse.

 

Según Rivera, la comunidad más grande es San Andrés Osuna y alberga a no menos de 14 mil personas. La aldea más pequeña es Rochela a 300 pobladores, todos están incomunicados.

 

Las 14 comunidades:

 

El Rodeo

Santa Rosa El Rodeo o La Playita

La Reina

Don Pancho

Trinidad

Tabacal Unión Maya

Santa Marta El Zapote

San Felipe

El Zapote

Chuchú

San Andrés Osuna

La Reina

Ceyland

Rochela

Etiquetas: