Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Nación

Vecinos asumen búsqueda ante suspensión de rescate

Las personas que excavan por su cuenta se exponen a sufrir quemaduras y la inhalación de gases tóxicos, indicó el director del Insivumeh,  Eddy Sánchez.

 

 

Fecha de publicación: 08-06-18
La erupción del volcán arrasó con todo lo que había a su paso. El área mantiene una temperatura superficial de hasta cien grados, cualquiera que ingrese sin las medidas de seguridad necesarias puede sufrir quemaduras. Por: Evelyn Boche elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Los atributos de las botas que entregó el presidente Jimmy Morales a los rescatistas en San Miguel Los Lotes no pudieron probarse en el terreno que mantiene temperaturas superficiales de hasta cien grados. Ayer por la mañana, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) anunció la suspensión de las tareas de rescate de víctimas en la comunidad de la aldea El Rodeo, en Escuintla, que quedó soterrada tras la erupción del volcán de Fuego.

A la llamada zona cero del desastre, únicamente ingresó maquinaria para efectuar tareas de limpieza y rehabilitación de la ruta que conecta con localidades como Alotenango, en Sacatepéquez, otro de los puntos críticos tras la erupción.

La decisión de detener la búsqueda de víctimas se informó mediante un comunicado de la Conred, en el que señalan que “las condiciones climáticas y las derivadas del material aún caliente depositado en el área no son las adecuadas para preservar la integridad física de los socorristas”.

“Luego de las 72 horas de búsqueda, localización y rescate, se ha tomado la decisión de suspender por el momento las acciones”, citó el comunicado.

 

Pozuelos y sus familiares llegaron ayer con palas y piochas para lograr ingresar a la casa donde asegura quedó atrapada su mamá.

La ruta, prioridad

Ayer se avanzó en la limpieza de 75 metros de la ruta, indicó el vocero de la Conred, David de León, acumulando el material a ambos lados de la carretera. Ante la inquietud de que esa labor supone poner más material sobre las casas soterradas, De León respondió que “se hará donde no haya casas”. Se le consultó que la ubicación de las víctimas hace pensar que la prioridad desde el inicio de las labores fue despejar la vía, indicó que sí, fue parte de la estrategia.

La Conred recomienda a la población no acercarse al lugar. Una docena de policías cerró el paso hacia San Miguel Los Lotes, pero varios vecinos usaron caminos en las faldas del volcán –más largos y dificultosos– para llegar hasta sus casas: unos para recuperar electrodomésticos y otros enseres, y, otros, con palas y piochas para tratar de recuperar los cadáveres de sus familiares.

Al final de la jornada, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses reportó 109 decesos a causa de la erupción. Debido al daño en los cuerpos, no ha sido posible identificar a 50 de los fallecidos. La institución ha entrevistado a 225 personas que intentan localizar a sus familiares desaparecidos.

Los vecinos que buscan en la comunidad soterrada no usan botas ni mascarillas ni trajes especiales. Al consultar el riesgo que supone intentar remover el material volcánico en esas condiciones, el director del Insivumeh, Eddy Sánchez, explicó que las personas pueden pisar una costra del material quebradizo y sufrir una quemadura, ya que, a más profundidad, la temperatura se eleva hasta los 940 grados.

El enfriamiento del terreno podría experimentarse dentro de unas dos semanas, añadió Sánchez.

 

Algunos lograron recuperar electrodomésticos y enseres en sus casas que quedaron inhabitables.

 

Varios de los pobladores que se acercaron a la zona del desastre expresaron su desilusión e inconformidad ante la suspensión de la búsqueda. Conred informó que la decisión no es definitiva. San Miguel Los Lotes es ahora una explanada gris, en la que asoman algunos techos y las copas de algunos árboles que ya no hacen sombra.

109 personas  han fallecido

Héctor Pozuelos Illescas llegó a San Miguel Los Lotes en busca de su mamá. Así lo relata sentado junto a familiares y amigos en la cornisa de la casa donde, asegura, quedó atrapada su mamá, María de Jesús Illescas, de 70 años. Pozuelos reclama que, en lugar de ayudarlos a encontrar a sus parientes, las autoridades los hacen caminar más, al restringir el acceso. Pozuelos reconoce que su propósito es inmenso ante la temperatura del suelo y las condiciones del sitio, cuya devastación no había observado.

“Probablemente tomará unos 50 años para que el terreno se recupere”.

Eddy Sánchez, Insivumeh.

Insivumeh advierte sobre descenso de flujos piroclásticos

El Insivumeh emitió una alerta donde informa sobre el descenso de flujos piroclásticos por las barrancas Las Lajas y El Jute, lo que provocaría una cortina de ceniza de unos 6 mil metros sobre el nivel del mar.

Por la cantidad de materiales depositados en dichas barrancas, este flujo podría llegar hasta el río Guacalate, por lo que se recomendó a la SE-Conred que implemente el estado de alerta para prevenir a las comunidades ubicadas en el flanco sureste del volcán.

También recomendaron a la Dirección General de Aeronáutica Civil que adopte las medidas de precaución con el tráfico aéreo, por la ceniza que sería transportada según la dirección del viento hacia el oeste o suroeste.

“Estos eventos se pueden seguir presentando en el transcurso de las horas y de los días impactando en cualquiera de las barrancas principales”, indica el Insivumeh.

La Conred indicó que las comunidades al sureste son las mismas que fueron afectadas el domingo pasado. Desde las 17:00 horas se había retirado al personal del área y se le notificó al útimo cordón de seguridad conformado por agentes de la Policía para que procedieran a retirarse hacia Alotenango.

 

La terraza de una casa en San Miguel Los Lotes evidencia que el material volcánico llegó hasta una altura de casi dos metros.

 

Etiquetas: