Domingo 24 DE Junio DE 2018
Nación

“Desde que se recibe un boletín especial se le debe dar atención particular” Alejandro Maldonado, exsecretario ejecutivo de la Conred

Fecha de publicación: 07-06-18
Por: Evelin Vásquez elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Alejandro Maldonado Lutomirsky, exsecretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), quien estuvo a cargo de la institución por más de 12 años, platicó para ‘elPeriódico’, sobre su experiencia dentro de la entidad.

Maldonado ha participado de varias evacuaciones volcánicas, sin embargo, las más destacadas fueron en 2010 por la actividad del volcán de Pacaya y en 2012 y 2015 por el volcán de Fuego.

 

¿Qué importancia tienen los boletines especiales enviados por el Insivumeh?

 

– Primero todos los boletines son estándar. En mi experiencia nunca han dado información diferente a la que proporcionaron el domingo. Durante mi administración, lo que hacíamos al recibir los boletines especiales, yo personalmente llamaba a don Eddy Sánchez y allí ampliábamos la información, luego los técnicos de Conred tenían comunicación directa con los técnicos del Insivumeh para ir monitoreando lo que pudiera estar sucediendo.

Durante todo el proceso se tenía comunicación constante con el Insivumeh. Los boletines son de una página, es necesario ampliar la información, hablar con un vulcanólogo, preguntarle qué piensa, según su experiencia, de eventos anteriores, cómo mira el comportamiento, ellos conocen muy bien el volcán, tienen gente muy preparada en el Instituto.

 

¿Los boletines tienen los suficientes indicios para tomar la decisión de evacuar? 

 

– Hay tres piezas claves de los boletines. Uno es que sean “boletines especiales”, porque ya indica que la actividad está más elevada de lo normal, y eso ya es un buen indicio que tenemos que prepararnos para tomar decisiones. El segundo, es cuando ya reportan los valores de RSAM –Amplitud Sísmica en Tiempo Real–, esto está ligado a los protocolos de la Conred, porque en base a esos valores se decretan los niveles de alerta. No es una decisión arbitraria sino una decisión técnica. Y el tercero, las recomendaciones de parte del Insivumeh. Ellos no tienen la facultad legal de autorizar evacuaciones ni alertas, pero ellos colocan las advertencias, siempre son cuidadosos de no sobrepasar la autoridad de Conred.

¿Cuál fue el protocolo de emergencia que usted siguió durante una evacuación?

 

– El caso de 2010 fue el más grande, pero empezó con un “boletín especial” del Insivumeh por la mañana, alertándonos de la posibilidad del incremento de actividad del volcán de Pacaya. Cuando recibimos un boletín clasificado como especial le ponemos atención particular porque si fuera un boletín diario, sabemos que es la actividad normal del volcán. Entonces en ese momento activamos el sistema de alerta temprana, y el volcán de Fuego también lo tiene, lo que hicimos es entrar en comunicación con los voluntarios del sistema en todas las bases de radio, avisándoles que había un boletín especial y que estuvieran en alerta, que empezaran a activar el protocolo si hubiera necesidad de evacuar. Esto es importante porque todo puede suceder muy rápido, necesitábamos el recurso humano desplegado para poder atender cualquier situación. Luego recibimos un segundo boletín, y al mediodía se tomó le decisión de evacuar. En esa ocasión murieron dos personas, pero se les informó a todas las comunidades.

¿Desde que usted salió de la Coordinadora que cambios ha visto en la actual gestión?

 

– En el momento que yo salí, fue un grupo pequeño que se marchó conmigo, como de seis personas, pero a estas alturas estimo que un 50 por ciento no está.

 

Indirectamente toda esta rotación de personal hizo perderle capacidades a la institución.  La Conred y la Comunidad Internacional han invertido en la formación del personal. Por ejemplo, en el tema de volcanes, varios técnicos fueron a Japón a recibir entrenamiento específico en el tema de manejo de emergencias volcánicas.

Arturo Alvarado, funcionario de la Conred, indicó durante la citación de la bancada UNE, que las personas debieron realizar una autoevacuación. ¿Las poblaciones cercanas al volcán están  preparadas para esto?   

 

– Es uno de los principios elementales que se trabajan en el volcán de fuego y de Pacaya, pero me gustaría hacer una aclaración, la autoevacuación no es que ellos decidan la acción. Es un mecanismo que hemos trabajado, pero es la Conred quien da el aviso y la comunidad se organiza. Cada comunidad tiene un sistema como una campana o altavoces, entonces se da la información a los voluntarios que ya están organizados y capacitados.

La razón que se llama así es porque los terrenos hacia el volcán son muy complicados, caminos de tierra, pendientes muy fuertes y algunos lugares no hay puentes. Lo que se busca es que todo el flujo vaya hacia abajo y por eso se llama autoevacuación porque la gente no va esperar a que empecemos a llegar con buses, porque eso hace perder tiempo. Ellos empiezan a bajar y en puntos estratégicos definidos ellos ya encuentran camiones, buses o picops para la movilización.

Normalmente el volcán todo el tiempo está en actividad. Las personas que viven allí no tienen la información científica y técnica que tiene el Insivumeh y las autoridades. Es importante que Conred traslade la información a las comunidades desde que existe una posibilidad para cuando se necesite, se evacue.

¿Cómo se gestiona la ayuda internacional?

 

– Están los protocolos, y se pudo ver en la práctica, pero siempre ha habido problemas legales, antes Conred estaba exonerada de todos los impuestos, pero luego esto cambió, el Congreso le quitó las exoneraciones. Entonces uno de los grandes problemas que se tiene cuando hay un desastre es que se tiene que pagar IVA de las donaciones. Otro problema de tipo legal es que todas las donaciones deben tener espacio presupuestario.

La única instancia que está exenta de impuesto es la SOSEP –Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente–. La forma más rápida es que las propias embajadas realicen las compras.