Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Nación

La CC frena el cambio del embajador de Suecia

El amparo fue interpuesto por la Fundación Myrna Mack y el abogado Alfonso Carillo.

Fecha de publicación: 29-05-18
Kompass es embajador de Suecia en Guatemala desde diciembre del año pasado. Por: Óscar F. Herrera oherrera@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

El Presidente de la República deberá reconducir por la vía diplomática la solicitud de retiro del embajador de Suecia, Anders Kompass. Esto es lo que manda la Corte de Constitucionalidad luego de otorgar un amparo provisional a la solicitud de la Fundación Myrna Mack y Alfonso Carrillo Marroquín, en contra del Presidente de la República, Jimmy Morales, la canciller Sandra Jovel y el vicecanciller Pablo César García Sáenz.

El amparo fue aprobado por mayoría con los votos disidentes de los magistrados Dina Ochoa (presidenta) y Neftaly Aldana.

“… que sea el Presidente Constitucional quien en ejercicio de sus facultades legalmente establecidas, reconduzca conforme los principios del Derecho Internacional, las relaciones diplomáticas con el Reino de Suecia”, señala la resolución.

Con esta decisión la CC le enmienda la plana al Gobierno ante la decisión tomada el 10 de mayo pasado al pedir el cambio del embajador Kompass.

Los magistrados Bonerge Amílcar Mejía, Gloria Porras y Francisco de Mata Vela, sugirieron que el mandatario con la autoridad que le inviste el cargo, busque una solución amigable al inconveniente con el representante diplomático de Suecia para no poner en riesgo las relaciones bilaterales, en tanto que los magistrados Neftaly Aldana y Dina Ochoa, optaron por razonar su voto en dicho amparo provisional.

“Por injerencias”

El 10 de mayo el Gobierno de Guatemala anunció que pedía el cambio del embajador de Suecia en Guatemala, Anders Kompass y de la embajadora de Venezuela, Elena Alicia Salcedo Poleo y se argumentó que en el desempeño de sus funciones “han asumido actitudes que derivan en injerencia en asuntos internos del Estado de Guatemala y no acorde a la política exterior del país”.

“Este es un procedimiento que se lleva a nivel de Cancillería, no se está expulsando a nadie, ni se declara non grato. Solamente pedimos el cambio de embajador”, dijo en conferencia de prensa, la canciller Sandra Jovel.

El anuncio del Gobierno sobre el cambio de embajador generó polémica tanto a nivel nacional e internacional, por la reconocida trayectoria diplomática de Kompass. Los países donantes aglutinados en el llamado G13 (en los que se incluye a Estados Unidos, la Unión Europea, España, Italia, Alemania, entre otros) manifestaron su preocupación y pidieron al Gobierno reconsiderar la decisión.

La incomodidad

La molestia de las autoridades, surgió durante el discurso de Kompass el 12 de enero en una actividad donde Suecia donó US$9 millones a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

El diplomático se refirió al flagelo de la corrupción la cual dijo, no se limitaba al pago de sobornos, sino a la distribución de servicios públicos. “El problema son las instituciones públicas disfuncionales, no la gente”, apuntó Kompass. Lo que fue interpretado por los miembros del gobierno guatemalteco como una generalización a “una nación corrupta”.

 Kompass dijo: “los cambios institucionales deben ser de una naturaleza tan integral que no solo cambian la percepción de un individuo de cómo jugar las reglas del juego, en una sociedad corrupta sino también, hay que crear la percepción de que otros en su situación, también están dispuestos a cambiar. Esto en otras palabras exige una medicina fuerte, y creo que en Guatemala esta medicina se llama CICIG”; subrayó.

Según Jovel, Kompass fue citado a la Cancillería donde abordaron el tema, al igual que se trató con la canciller de Suecia Margot Walström, a quien se le explicó las razones por las que el Gobierno guatemalteco solicita “a la brevedad posible” el cambio de Kompass al mando de esa comisión diplomática.

 

Suecia y la CICIG

La canciller Sandra Jovel indicó que la decisión en el caso de Anders Kompass no tenía por qué vincularse con la crisis que mantiene el Gobierno con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Suecia es uno de los principales donantes de la Comisión (los aportes suman al menos US$36 millones) y la llegada de Kompass al país (diciembre de 2017), se realizó en medio de la crisis política que se vivió en Guatemala, desencadenada tras la declaración de persona no grata al jefe de la CICIG, el 27 de agosto de 2017.

 

La resolución, que consta de 9 páginas, pide al Presidente reconducir la decisión por la vía diplomática.

Etiquetas: