Viernes 14 DE Diciembre DE 2018
Nación

Los momentos clave en la gestión de Aldana

Es la segunda Fiscal General que ejerce funciones durante el periodo constitucional de cuatro años.

Fecha de publicación: 17-05-18
Thelma Aldana Por: Evelyn Boche elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Thelma Esperanza Aldana deja el cargo como Fiscal General con un alto índice de aceptación social: la confianza en el MP pasó de 47.8 por ciento en 2014 a 57.8 por ciento en 2017, de acuerdo con un estudio reciente.

Aldana es la segunda Fiscal General que completa el mandato de cuatro años, sin que haya sido removida por los dos presidentes con quienes coincidió en la función pública. Su permanencia la debe a apoyos internos así como los externos, como el exembajador de EE. UU. Todd Robinson y el jefe de  la CICIG, Iván Velásquez, así como otros funcionarios de Naciones Unidas y diplomáticos influyentes.

Ella se transformó en un personaje influyente: en 2017, la revista Time incluyó a Aldana entre los cien personajes más influyentes del mundo. En 2016, en el marco del Día Internacional contra la Corrupción, recibió el galardón Jeque Tamim Bin Hamad Al Thani a la Excelencia Anticorrupción, en la categoría Logros de Vida. El Departamento de Estado de Estados Unidos la eligió como una de las 14 Mujeres Valientes a nivel mundial, en 2016.

Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, rindió homenaje a Aldana al entregarle la Placa Mayor de Jade, por su contribución para erradicar la corrupción.

Con cada crisis política que suponía opresión para la gestión de Aldana, se sumaban los apoyos materializados en reconocimientos que Aldana guardaba en su despacho, y que, cuando sobrevenía una nueva crisis, ponía en una caja para llevárselos a su casa, por si acaso debía abandonar el despacho.

La última intervención pública de Aldana, tuvo su toque de contundencia, al señalar que “existen elementos abundantes para analizar la posibilidad de iniciar un antejuicio contra el Presidente” Jimmy Morales.

Tras cuatro años de gestión, Aldana deja el despacho en manos de Consuelo Porras Argueta.

Estos son los siete momentos clave en la gestión de Aldana:

 

> El destape del caso La Línea

Aldana fue la gran ausente entre los funcionarios que anunciaron el primero de los casos que marcó el inicio de la lucha contra la corrupción. Estaba de viaje, por lo que no participó de la conferencia de prensa. La indignación creció entre los ciudadanos, cuando en las audiencias se revelaron escuchas telefónicas que claramente aludían al presidente y vicepresidenta en funciones, Otto Pérez y Roxana Baldetti.

Los indicios de la participación de Pérez y Baldetti en los actos de corrupción movilizaron a la gente a las calles y a llenar la Plaza de la Constitución, desde donde se pidió la renuncia de los jefes del Ejecutivo y se demandó la lucha contra la corrupción, que continúa y que el nuevo Fiscal General debería asumir.

El caso La Línea mostró que los señalamientos de corrupción y enriquecimiento desproporcionado de los gobernantes tenían sustento y que era posible llevar a los infractores ante la justicia.

 

> La orden de captura contra Otto Pérez Molina

La noche del 2 de septiembre de 2015, durante una entrevista, Aldana confirmó que el juez Miguel Gálvez había autorizado la captura del mandatario Otto Pérez Molina, por los delitos de asociación ilícita, caso especial de defraudación aduanera y cohecho pasivo.

La orden se giró un día después de que el Congreso le retiró la inmunidad al Presidente, bajo señalamientos de su posible participación en la red de defraudación aduanera La Línea. La sindicación se originó a partir de menciones en escuchas telefónicas, reproducidas durante la audiencia de primera declaración contra 19 miembros de la estructura de defraudación fiscal. Aquella noche de septiembre fue larga, pues el Presidente debió redactar su renuncia y enviarla al Congreso.

Aldana manifestó la preocupación de tener que procesar a un Presidente, pero también destacó la importancia de que las instituciones del Estado funcionaran y se lograra llevar a Pérez ante la justicia.

 

> La investigación contra familiares del presidente

En septiembre de 2016, se desató otra tormenta judicial y política que aún no termina. El MP y la CICIG dirigieron un operativo para la captura de 22 personas, entre ellas Anabella de León, la exregistradora general, vinculados con el caso Botín Registro de la Propiedad. Durante la audiencia de primera declaración contra los señalados del desfalco mediante plazas fantasma y compras anómalas, la jueza Silvia de León llamó la atención sobre un sujeto no implicado hasta entonces, el hijo del presidente Jimmy Morales.

Aldana envió una nota al Presidente en la que le informa del probable “compromiso penal” de su hijo José Manuel y de una orden para capturarlo. Samuel Morales, hermano del mandatario, también fue detenido. En aquel momento hubo una ruptura en las relaciones entre el Presidente y la Fiscal General. Y ocurrió en un contexto en que ni el Presidente ni su bancada habían demostrado interés por promover reformas a la Constitución en materia de justicia.

 

> Su renuncia ante la expulsión del comisionado Iván Velásquez

“Si expulsan de Guatemala al comisionado de CICIG Iván Velásquez, el único mecanismo que encuentro para protestar es renunciar al cargo de Fiscal General de la República y Jefa del Ministerio Público, porque en nuestro trabajo conjunto MP-CICIG en la lucha contra la corrupción y la impunidad, hemos contribuido a la construcción de un mejor país. Sin independencia no hay Estado de Derecho”.

Así reaccionó Aldana en su cuenta de Facebook el 22 de agosto de 2017, ante las informaciones de una posible acción del mandatario para pedir a Naciones Unidas la remoción de Velásquez al frente de la CICIG.

Cinco días después del posteo en Facebook, el 27 de agosto pasado, se difundió un video en el que Morales confirmó la expulsión de Velásquez. Aldana y el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, fueron los primeros en condenar la expulsión y acudir a la sede de la CICIG para mostrarle apoyo al jefe del ente internacional.

 

> Financiamiento electoral ilícito, el pecado original

El caso Cooptación del Estado mostró la forma perversa en que los contratistas aportaban fondos a las campañas, en este caso del Partido Patriota, a cambio de la adjudicación de contratos con el Estado cuando los políticos llegaran al poder.

Uno de los brazos del caso se convirtió en el expediente Construcción y Corrupción, que involucró a empresarios de la construcción que reconocieron los aportes y otros que reconocieron pagar sobornos al ex-Ministro de Comunicaciones a cambio de que se les pagara deuda de arrastre.

El escándalo más reciente, ocurrió el pasado 20 de abril, cuando se dio a conocer sobre los aportes por Q8 millones que recibió el partido FCN-Nación que captó el activista Rodrigo Arenas mediante colecta entre varios empresarios. Los gastos no se reportaron ante el Tribunal Supremo Electoral.

Las pesquisas en ese caso continúan y podrían tocar a altos funcionarios del gobierno de FCN-Nación.

 

 

 

> La irrupción de Arzú en la conferencia

El ingreso del alcalde capitalino, Álvaro Arzú, en la sala de prensa del Ministerio Público sorprendió a todos los periodistas más no a la fiscal general, Thelma Aldana, la mañana del 5 de octubre de 2017.

Ese día, Aldana y el comisionado Iván Velásquez ofrecieron una conferencia de prensa para informar acerca de una nueva línea de investigación de corrupción en el Sistema Penitenciario y de otro caso, llamado Caja de Pandora, sobre el posible desvío de fondos de la comuna capitalina para financiar la campaña del Partido Unionista.

Aldana autorizó el ingreso del Alcalde y ex-Presidente. En entrevistas posteriores, Aldana dijo que tuvo la idea de que Arzú iba a golpear al Comisionado. Tocar a una figura como Arzú le abrió un nuevo frente de oposición a la lucha contra la corrupción.

“Si lo golpea, lo voy a detener (al alcalde) en flagrancia”.

 

> El demérito al presidente Jimmy Morales

 “Yo no veo al Presidente de la República como un aliado en la lucha contra la corrupción”, dijo a los periodistas la Fiscal General el 18 de enero pasado, un día después de que el presidente Jimmy Morales rindió su informe de gestión ante el Congreso de la República.

“Haber declarado como persona non grata al comisionado Iván Velásquez –sin efecto por intervención de la CC– es una muestra de que el Presidente no estaba del lado de la lucha contra la corrupción”, detalló la Jefa del Ministerio Público.

Las apreciaciones de Aldana revisten relevancia por el reconocimiento que ostenta dentro y fuera del país por su liderazgo en la persecución penal de estructuras que permearon las instituciones públicas para apropiarse de fondos públicos.

“No veo al Presidente como un aliado en la lucha contra la corrupción”.

Etiquetas: