Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Nación

Piden cambiar a embajadores de Suecia y Venezuela por “injerencia”

La Canciller aseguró anoche que la decisión “no tiene nada que ver” con el apoyo a CICIG.

Fecha de publicación: 10-05-18
La Canciller solo señaló que la solicitud de cambio de embajadores es un “asunto de política exterior”, sin dar más detalles. Por: Óscar F. Herrera oherrera@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

El gobierno de Guatemala solicitó por la vía diplomática el cambio del embajador de Suecia en el país, Anders Kompass  y de la embajadora de Venezuela, Elena Alicia Salcedo Poleo.

Según el comunicado del Gobierno dado a conocer por la noche, Kompass así como Salcedo “en el desempeño de sus funciones han asumido actitudes que derivan en injerencia en asuntos internos del Estado de Guatemala y no acorde a la política exterior del país”.

Suecia y CICIG

Minutos después, en conferencia de prensa, la canciller Sandra Jovel, indicó que la decisión en el caso de Kompass no tenía por qué vincularse con la crisis que mantiene el Gobierno con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Suecia es uno de los principales donantes de la Comisión (los aportes suman al menos US$36 millones) y la llegada de Kompass al país (diciembre de 2017), coincidió con la crisis política que se vivió en Guatemala, desencadenada tras la declaración de persona non grata al jefe de la CICIG, el 27 de agosto de 2017.

“Este es un procedimiento que se lleva a nivel de Cancillería, no se está expulsando a nadie, ni se declara non grato. Solamente pedimos un cambio de embajador”, dijo Jovel.

El diplomático desde sus primeros discursos generó incomodidades en la Cancillería, ya que tras anunciar un nuevo aporte de US$9 millones a la CICIG el 12 de enero pasado, dijo que la corrupción no solamente estaba ligada al pago de sobornos, sino a varias formas de favoritismo en la distribución de servicios públicos, dijo Kompass, quien agregó “el problema son las instituciones públicas disfuncionales, no la gente”.

El discurso de Kompass  generó molestias a lo interno del gobierno ya que consideraron que el diplomático generalizó al país como “una nación corrupta”.

En esa ocasión Kompass dijo: “Los cambios institucionales deben ser de una naturaleza tan integral que no solo cambian la percepción de un individuo de cómo jugar las reglas del juego, en una sociedad corrupta sino también, y quizá principalmente, hay que crear la percepción de que otros en su situación también están dispuestos a cambiar su comportamiento. Esto en otras palabras exige una medicina fuerte, y creo que en Guatemala esta medicina se llama CICIG”, subrayó.

Ese mismo día, la Canciller, citó al diplomático a su despacho y le dijo que rechazaba su discurso.

Desde entonces, aseguró Jovel ayer, “el embajador ya no participó y no quiso venir a Cancillería ni tener ningún acercamiento con el Gobierno”.

DATO

Se buscaron las opiniones de la embajada de Suecia y de la sede de la Unión Europea acreditada en el país, pero no respondieron a las llamadas.

 

 

Etiquetas: