Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Nación

El tablero político sin Álvaro Arzú

La muerte sorpresiva del alcalde capitalino dibuja escenarios inciertos en la vida pública del país.

Fecha de publicación: 01-05-18
El expresidente Álvaro Arzú fue inhumado el pasado domingo en un cementerio privado. Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

El infarto que terminó con la vida del alcalde de la Ciudad de Guatemala, Álvaro Arzú marcó un corte momentáneo de tensión protagonizada por las fuerzas políticas enfrentadas por la lucha contra la corrupción y la impunidad, y que subió de tono en las últimas dos semanas.

El también expresidente adquirió un fuerte liderazgo dentro del grupo que apoya la expulsión del titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) Iván Velásquez y el nombramiento de una nueva jefatura en el Ministerio Público (MP) acorde con los intereses de impunidad de una clase política, militar y empresarial que se ha visto señalada en múltiples casos de corrupción.

“Era una pieza clave porque ejercía un liderazgo e imprimía su sello de voluntad, sin eso Jimmy Morales no hubiera expulsado a Velásquez o realizado los ataques de los últimos días. Además, su influencia irradió al Congreso aunque solo tuviera un diputado de su partido”, comentó el analista Édgar Gutiérrez.

El politólogo Jahir Dabroy coincide en que Arzú representaba la figura de articulador entre el sector político, empresarial y militar. “Ya no existe esa piedra angular en la estructura que lucha contra la ola anticorrupción”, apuntó.

Para la politóloga Gabriela Carrera, el alcalde también representaba una voz autorizada para los funcionarios extranjeros que evalúan el trabajo de la CICIG y las quejas que se han tenido en contra de sus investigaciones. “El presidente que firmó la paz y que aseguraba que esa paz estaba en jaque por las investigaciones anticorrupción era una figura con valor para legitimar ese discurso contra la CICIG”, indicó Carrera.

Lo que prevé Gutiérrez es que el vacío que deja el alcalde no cesará el espíritu de autodefensa de los grupos señalados de corrupción. Y eso es lo que el hijo del alcalde, el presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar afirmó durante las honras fúnebres: “Te prometo que la lucha que comenzaste hace meses la vamos a ganar”.

La disputa por el poder

Arzú conformó un equipo de trabajo que lo acompañó durante toda su carrera política, cada pieza era fundamental para desempeñar el control del poder que el alcalde acaparó en distintas esferas públicas. Sin embargo, según Carrera, “la Municipalidad era él. El Concejo no tenía oportunidad de oposición mientras Arzú estuviera a cargo de la jefatura”.

Esta es la oportunidad, según la analista, para que el Concejo demuestre que pueden existir decisiones municipales basadas en consenso democrático y no solo a partir de las instrucciones de una figura.

Gutiérrez añade que “hay una serie de intereses y negocios que están irresueltos, por lo que habrá una disputa feroz de quién controla y de quién es el sucesor. No es solo quien ocupa el cargo o quien controla los negocios, sino quién es el líder real”.

Por otra parte, el analista opina que las investigaciones que realiza el MP y la CICIG en contra de su administración pueden prosperar ya que no existe la figura del antejuicio que proteja las averiguaciones de posibles delitos cometidos y que podrían tocar a más personas cercanas a él dentro o fuera de la alcaldía.

 

“La ciudad está  funcionando”

Ayer, los trabajadores de la Municipalidad de Guatemala realizaron su acto cívico como cada lunes, donde participó Ricardo Quiñónez Lemus, en la Plaza de la Loba. Luego del acto, expresó que “esta es una continuidad, el alcalde –Álvaro Arzú– nos ha preparado para que sigamos activos, la ciudad está funcionando no ha parado”. Añadió que hará el mejor trabajo y seguirá gestionando de la manera que exjefe edil quería. También indicó que aún están de luto e instó a los colaboradores municipales a seguir con el “legado de Arzú”.

“Jimmy Morales se queda cada vez más solo con la partida de Arzú”.

Gabriela Carrera, politóloga.

Etiquetas: