Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Nación

La última batalla del polémico Alcalde

Álvaro Arzú Irigoyen se convirtió en el principal aliado y consejero del presidente Jimmy Morales, y en el líder del grupo de políticos que abanderaban la lucha contra la CICIG y el MP.

Fecha de publicación: 28-04-18
El 5 de octubre de 2017 el alcalde se presentó en la conferencia dada por CICIG y el MP. Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

La muerte del alcalde capitalino y expresidente Álvaro Arzú Irigoyen, ocurrida ayer, supone el fin de una dinastía política tradicional en Guatemala. Este hecho lo lamentaron el Gobierno, diputados, decenas de políticos y empresarios. Su deceso se produjo en medio de un clima de incertidumbre en el país debido a la crisis política generada por la ofensiva del mandatario Jimmy Morales contra el jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez.

Arzú no tuvo tiempo de terminar su quinto periodo como jefe edil del municipio de Guatemala; un paro cardiorrespiratorio mientras practicaba deporte le provocó la muerte. En un tuit, el Presidente lo calificó como “un verdadero amigo”, y es que Arzú fue el principal aliado político y consejero de Morales –desde septiembre de 2016– cuando su hermano e hijo se vieron involucrados en un caso de corrupción del Registro General de la Propiedad (RGP), en el que más tarde fueron procesados por fraude.

 

Arzú y Lima. El capitán Byron Lima, uno los acusados de la muerte de monseñor Juan Gerardi, fue parte de su escolta presidencial.

El exmandatario (1996-2000) además se convirtió en el líder de un férreo grupo de políticos, principalmente señalados de corrupción, quienes se manifestaban en contra de una supuesta injerencia de la CICIG en varios sectores del país.

 


 Durante su presidencia recibió la visita del entonces mandatario estadounidense Bill Clinton.

Señalamientos

Durante su vida, Arzú se caracterizó por ser intolerante con la prensa que lo criticaba; pero sus expresiones subieron de tono después de octubre de 2017 cuando una investigación del Ministerio Público (MP) y la CICIG reveló que el jefe edil habría utilizado fondos de la Municipalidad de Guatemala para financiar su campaña política, además de pagar favores de manera ilícita a uno de sus antiguos colaboradores, el excapitán del Ejército Byron Lima Oliva, asesinado en la cárcel Pavón en julio de 2016.

 

Arzú en una actividad de la Escuela Politécnica, a su lado figura Erick Melgar Padilla, quien tiene una investigación abierta por el MP.

La influencia del ex Presidente y Alcalde provocó que en enero pasado su hijo, Álvaro Arzú Escobar, fuera electo como presidente del Congreso con el apoyo de la bancada del oficialista Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación). A principios de año, además, otro de los hombres de confianza de Arzú, Enrique Degenhart Asturias, fue designado como ministro de Gobernación por el presidente Morales. Degenhart es quien lidera la actual estrategia contra la CICIG y el MP desde el Consejo Nacional de Seguridad (CNS).

Los fideicomisos

La gestión de Arzú como alcalde capitalino también estuvo marcada por el manejo de fondos a través de tres fideicomisos: Metropolitano de Manejo de Recursos Naturales y Recreación (Manrec), Apoyo a la Planificación Urbana (FAPU) y de Transporte de la Ciudad de Guatemala (Fidemuni); los cuales han sido señalados por la Contraloría General de Cuentas (CGC) de pagos excesivos y delegación de funciones; además de dificultades para ser fiscalizados.

 

3. En 1998 Arzú visitó Cuba, luego del restablecimiento de las relaciones comerciales entre Guatemala y ese país.

Sobre los tres fideicomisos existen investigaciones de la Fiscalía Contra la Corrupción del MP. La comuna anunció en marzo pasado el cierre del Manrec, el cual recibió señalamientos por la mala utilización de fondos a través de la Empresa Municipal de Agua (Empagua).

En sus inicios, Arzú Irigoyen integró las filas del desaparecido partido de derecha Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Más tarde fundó el Partido de Avanzada Nacional (PAN), con el cual ganó la Presidencia de la República en 1996, administración que fue cuestionada por la venta de activos del Estado y por la suscripción de contratos oscuros. El Partido Unionista (PU) fue la última agrupación liderada por Arzú, cuya secretaría general ahora es dirigida por su hijo, el presidente del Legislativo.

 

Luego de la acusación de la CICIG y el MP, el Alcalde se convirtió en el principal aliado del presidente Morales.

La venta de activos

En octubre de 1997, Arzú decidió la privatización de la empresa Ferrocarriles de Guatemala (Fegua), el usufructo fue entregado a la empresa estadounidense Railroad Development Corporation, la cual durante el gobierno de Óscar Berger (2004-2008) fue declarada lesiva por lo cual la compañía acudió a un arbitraje internacional, el cual fue perdido por el país.

La Empresa Guatemalteca de Telecomunicaciones (Guatel) fue vendida por US$700.1 millones a una compañía creada dos años antes y con un capital de Q5 mil que fue incrementado un mes antes de la subasta. Luca, la empresa a la que se le adjudicó la subasta no tenía ninguna experiencia en el área de la telefonía.

Sin embargo, un año después de la venta, se conoció que la telefónica mexicana Telmex tenía una participación del 75 por ciento de las acciones y sería quien desembolsaría el segundo de los pagos al Estado. Telmex, que después se convertiría en América Móvil, era propiedad del magnate mexicano Carlos Slim.

Durante su administración presidencial, también se produjo la venta de la Empresa Eléctrica de Guatemala, S.A. (EEGSA); la compañía de aviación Aviateca y el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Bandesa). En el gobierno de Arzú también se otorgó en concesión la administración con cobro de peaje de la autopista Palín-Escuintla, de la cual el Estado únicamente obtiene regalías del uno por ciento, sobre el total de las ganancias.

 

Independencia a Belice

Entre 1991 y 1992, cuando Álvaro Arzú Irigoyen se desempeñó como canciller del entonces presidente Jorge Serrano Elías, firmó el acuerdo con el que Guatemala reconoció la independencia de Belice, pese al diferendo territorial, insular y marítimo que mantenían ambas naciones. Antes de ello, en 1978 fungió como director del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat).

En la red

 

 

Etiquetas: