Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Nación

Ríos Montt: algunos apuntes

El General ha sido parte esencial del poder paralelo que ha mantenido a los guatemaltecos secuestrados por el crimen organizado.

Fecha de publicación: 02-04-18
Por: Jose Rubén Zamora
Más noticias que te pueden interesar

De patojo, como suelen ser esta clase de personajes paroxistas, Ríos Montt fue cachureco rematado, perro faldero de los curas, al extremo que se la pasó de acólito una buena parte de su infancia y adolescencia.

A principios de la década de los años setenta, cuando la llave del candado de poder era una candidatura militar, la izquierda lo puso de candidato presidencial, presuponiendo que en caso de fraude electoral, defendería con hombría la victoria en la contienda política.

Jamás se percató la socialdemocracia que el general es de aquellos uniformados que son valientes cuando tienen la sartén por el mango y las armas en la mano. Sin embargo, unos cobardes que se ponen la de Villadiego, cuando perciben que su posición es frágil y precaria, como lo mostró al salir en estampida de Rabinal, al ser abucheado y apedreado en esta localidad. Este es el caso de Ríos Montt, que no obstante su victoria electoral en el 74, lejos de luchar como era debido, su misma cobardía, su falta de principios y convicciones, y sobre todo de faroles, lo hicieron escapar abruptamente y abandonar sin remordimientos a su gente, a cambio de una embajada en España y suficiente dinero resultado de una generosa “indemnización” para vivir un exilio dorado.

En sus años en España, pasó sumergido en una botella de alcohol, para poder cohabitar con su penoso y cobarde colofón electoral.

Para salir de la botella, el único camino viable que encontró fue otro extremismo, esta vez el religioso: el fundamentalismo evangélico.

Ya fundamentalista religioso, fue invitado a encabezar el movimiento golpista de oficiales jóvenes que terminó con Lucas García, otro de los generales perversos, malvados y viles, que como el mismo Ríos Montt, han ensombrecido, asaltado y derramado la sangre de Guatemala.

Durante su gestión, fuimos testigos de su fanatismo religioso a través de sus programas dominicales de mala recordación, y de su severa miopía económica, que lo llevó a agotar mas de 1 billón de dólares  en reservas internacionales, es decir en moneda dura y a elevar la deuda externa a niveles astronómicos y sin precedentes.

Pero sobre todo, fuimos testigos de sus habilidades y destrezas en la construcción de campos de concentración, en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, censura a la prensa, tribunales clandestinos, políticas de exterminio, construcción de cementerios clandestinos, en fin, toda la gama imaginable de terrorismo de Estado, ciencia del horror de la cual es Doctor, con mayúscula.

Sin embargo, este mago del terror, paradójicamente, mientras con sus peroratas religiosas ha exigido principios éticos y valores morales a todos los guatemaltecos, consigo mismo y con su familia, sus criterios morales han desbordado la laxitud y flexibilidad.

Ha sido parte esencial, de ese poder paralelo, más conocido como La Cofradía, el Grupo Salvavidas o la Red Moreno, que por más de 20 años ha gobernado Guatemala, directamente o por medio de gobiernos civiles, que a cambio de tajadas de corrupción, le han servido de fachada democrática y que también, al mismo tiempo, ha sido y es la cúpula del crimen organizado, cuyas líneas de negocios van desde el contrabando y por lo tanto la defraudación tributaria, la corrupción, el lavado de dinero, el tráfico de drogas, pasando por el tráfico de migrantes hasta el robo de vehículos y el tráfico de armas.

Vaya doble moral la de este general  amoral. Para muestra otro botón que lo retrata: en recientes declaraciones de prensa el general  manifestó que… el hombre que tiene dos mujeres es el que va a robar, porque necesita dinero para mantener a la otra.

Porqué Ríos Montt no tratará este tipo de temas con la misma severidad con que lo trata con nosotros, con su hija Zury y su flamante yerno, el Rey del Tenis o con Enrique, su hijo, que no ha tenido empacho en desfalcar en su propio beneficio las finanzas del Ejército. Pues porque dejaría de ser Ríos Montt.

Nota de edición

El artículo Ríos Montt: algunos apuntes se publicó en la edición de elPeriódico del lunes 23 de junio de 2003 (Año 7. Edición No. 2373, página 17, sección Opinión). Este artículo fue el detonante del allanamiento a la casa de Jose Rubén Zamora, el cual había sido diseñado y planificado por el jefe del MP, Carlos de León, el superintendente de la SAT Marco Tulio Abadío y el cleptopresidente Alfonso Portillo. La publicación sobre Ríos Montt fue el disparador para la ejecución de esta operación de terrorismo de Estado.

Etiquetas: