Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Nación

La demencia senil acabó con la vida del general Ríos Montt, afirma su médico

Mario Bolaños, doctor del exjefe de Estado, dio a conocer el cuadro clínico del general retirado antes de su fallecimiento, esta mañana.

Fecha de publicación: 01-04-18
Por: Redacción elPeriódico / Agencias
Más noticias que te pueden interesar

El exjefe de Estado, José Efraín Ríos Montt, falleció en su residencia a causa de la senilidad que sufría, indicó a la prensa Mario Bolaños, doctor del exjefe de Estado de Guatemala entre 1982 y 1983.

“La senilidad y todas las enfermedad que tiene un hombre a esa edad (91 años)”, respondió el médico de confianza de la familia Ríos Montt, al ser consulado por las causas de muerte del general juzgado por genocidio en el país.

El doctor, quien indicó que la muerte del general retirado fue a primeras horas de la mañana de este domingo, señaló que el cuadro clínico del exgeneral era “complicado” -con problemas cardiácos y columna vertebral- y “una demencia senil que terminó con él (José Efraín Ríos Montt)”. “Tenía cambios de conducta severos que le impedían tener una vida normal”, agregó Bolaños.

Jaime Hernández, quién fue abogado del exgeneral golpista, aseguró que Ríos Montt falleció hoy en su residencia a las 6:00 de la mañana a consecuencia de un infarto.

El militar retirado murió en medio de un juicio por genocidio, el cual enfrentaba a puerta cerrada luego de que se le diagnosticara demencia senil y otros padecimientos médicos.

El proceso penal le hubiera permitido, en caso de haber sido condenado, cumplir la pena en su residencia o en un centro asistencial que la familia designara.

El exjefe de Estado había sido condenado el 10 de mayo de 2013 a 80 años de prisión por el delito de genocidio por un Tribunal de Mayor Riesgo, sin embargo, diez días después su condena fue anulada por fallas procesales por la máxima instancia penal del país, la Corte de Constitucionalidad (CC).

A Ríos Montt, el Tribunal lo responsabilizó de la matanza de 1,771 indígenas mayas ixiles en el departamento de Quiché durante su gobierno de facto, cuando llegó al poder por medio de un golpe de Estado el 23 de marzo de 1982 y fue derrocado de la misma forma por su ministro de la Defensa, Oscar Mejía Victores, el 8 de agosto de 1983.

Su corto periodo fue considerado uno de los más violentos durante los 36 años de guerra civil que ensangrentó el país, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), presentado en 1,999 donde se afirma que en Guatemala se cometió genocidio.

El documento precisó que entre 1978 y 1984 ocurrió el 91 por ciento de las violaciones de derechos humanos de la guerra, que dejó 20 mil muertos y desaparecidos.

Foto: AFP

Etiquetas: