Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Nación

Efraín Ríos Montt fallece de infarto a los 91, en un contexto de demencia

Un infarto fulminó al general golpista, que en 2013 fue condenado a 80 años de prisión mediante un fallo que luego fue anulado por la Corte de Constitucionalidad.

Fecha de publicación: 01-04-18
Militares de alto rango, como el jefe de Estado Mayor de la Defensa, Julio Paz Bone, ingresaron el féretro del general Efraín Ríos Montt, inhumado prontamente, como se lo pidió a sus familiares. Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

La demencia senil mixta con la que fue diagnosticado Efraín Ríos Montt hace tres años lo eximió de enfrentar, por tercera vez, un debate oral y público por el genocidio cometido por el Ejército contra 1,771 indígenas de la etnia ixil. Por su condición, afrontaba un “juicio especial”. En un contexto de demencia, un infarto causó la muerte del general, ayer, aproximadamente a las 6:00 horas, según confirmaron sus abogados y allegados al círculo familiar del ex gobernante de facto entre 1982 y 1983.

A las 9:15 de la mañana de ayer, un vehículo que transportaba un ataúd y mobiliario fúnebre llegó a la casa del ex-Jefe de Estado, ubicada en la colonia Tecún Umán de la zona 15 capitalina, donde Ríos Montt permanecía custodiado por elementos de la Policía Nacional Civil (PNC).

El silencio imperaba entre los allegados a Ríos Montt y el deceso fue confirmado hasta las 10:40 por una fuente cercana a la hija del General, la exdiputada del desaparecido partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG), Zury Ríos Sosa. Enseguida los amigos del militar retirado acudieron a la vivienda donde se desarrolló un velatorio privado que duró pocas horas.

Mario Bolaños, el médico de confianza de Ríos Montt y exministro de Salud durante el gobierno de Alfonso Portillo (2000-2004), indicó que la muerte del general, de 91 años, “era algo que se esperaba” y que esta se debió a consecuencia de la senilidad y enfermedades asociadas a una persona de esa edad.

A la casa de los Ríos llegaron los demás familiares, amigos y miembros de la PNC, quienes documentaron lo que ocurría en las afueras del recinto donde se desarrollaba el velatorio. Entre los asistentes se encontraban el sacerdote Mario Ríos Montt, hermano de Efraín Ríos Montt, quien no quiso brindar declaraciones a los periodistas que permanecían afuera de la vivienda.

Otra de las personas que acompañó a la familia de Ríos Montt fue la exdiputada Lucrecia Marroquín, quien en 2016 inició junto con Zury Ríos Sosa una campaña para reactivar la pena de muerte en el país tras el asesinato injustificado de su esposo, Francisco Palomo, uno de los abogados que lideró la defensa de Ríos Montt desde que se inició el proceso por genocidio en el área Ixil y por el caso de la masacre ocurrida en el parcelamiento Las Dos Erres, La Libertad, Petén, en diciembre 1982, durante el mandato de Ríos Montt.

Mientras los allegados al General retirado expresaban su apoyo a la familia de Ríos Sosa, otros sectores recordaban la sentencia por genocidio emitida en 2013 por el Tribunal de Mayor Riesgo A. La organización HIJOS, que agrupa a familiares de desaparecidos durante el conflicto armado interno, convocó a una manifestación en memoria de las víctimas en la Plaza de la Constitución.

Claudia Paz, exfiscal general y jefa del Ministerio Público (MP), expresó en un tuit su opinión sobre el deceso del exgobernante de facto: “Murió enfrentando la justicia. Gracias a los sobrevivientes por su dignidad y valentía. Para que nunca más ocurra”.

 


Oficiales del Ejército rindieron honras fúnebres a Efraín Ríos Montt, general de Brigada y exjefe del Estado Mayor.

 

PMT y Ejército, a la orden

Tras confirmarse la muerte de Efraín Ríos Montt, el intendente de la Empresa Reguladora del Transporte y Tránsito (Emetra) de la Municipalidad de Guatemala, Amílcar Montejo, anunció en una entrevista radial que los elementos de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) apoyarían con regular el tráfico en cercanías de la vivienda de Ríos Montt, a petición de familiares; y que, de ser necesario, cerrarían el paso de vehículos para no generar complicaciones.

Pasadas las 15:00 horas, una caravana de motocicletas de la PMT acompañó el vehículo donde fue trasladado el féretro del ex-Jefe de Estado hasta el Cementerio Privado La Villa de Guadalupe, ubicado en la zona 14 de la capital. Hasta ese momento se supo que los restos mortales de Ríos Montt serían inhumados el mismo día que se registró su fallecimiento. El abogado Luis Rosales explicó que el entierro se realizó ayer mismo porque el general Ríos Montt había expresado “en alguna oportunidad que quería que se le enterrara prontamente”.

El cementerio estaba fuertemente vigilado y cerrado al público. Momentos antes de que arribara el cuerpo del General, al camposanto llegaron tres camiones del Ejército con soldados y miembros de la Policía Militar (PM), quienes además de hacer una valla al ingreso de los restos de Ríos Montt, custodiaron a los familiares y amigos durante todo el desarrollo del sepelio que tardó 50 minutos. La inhumación fue documentada por las unidades de Comunicación Social del Ejército y de la Presidencia de la República.

Mientras el féretro era colocado en la tumba, los miembros del Ejército dispararon salvas de honor, como parte de las honras fúnebres ofrecidas por la institución castrense. El secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Alfredo Brito, aseguró que el gobierno de Jimmy Morales ofreció un homenaje póstumo a Ríos Montt, pero la familia decidió inhumarlo ayer mismo.

 


La exdiputada Zury Ríos Sosa ofreció unas palabras para despedir a su padre, por quien siempre expresó una profunda admiración.

 

Se fue sin condena

Antes de que su padre fuera sepultado las 17:35 horas, Zury Ríos agradeció a las personas que le expresaron sus condolencias e indicó: “A todos, gracias. Quiero que siempre recuerden las palabras del general Ríos Montt, su fe, su valentía y que recuerden que se fue libre y que está libre”.

“Nunca hubiera podido haber una sentencia condenatoria porque la ley lo prohíbe, porque fue declarado como una persona incapaz (Ríos Montt)”, explicó el abogado Luis Rosales minutos después de inhumar los restos del general.

Rosales recordó que la senilidad que le quitó la vida a Ríos Montt fue la misma enfermedad que evitó su condena. El ex-Jefe de Estado enfrentaba un juicio especial que contemplaba la posibilidad de imponerle medidas de seguridad, mas no la prisión.

Congreso ofreció homenaje

El Departamento de Comunicación del Organismo Legislativo informó ayer que ese órgano puso a disposición de la familia de Efraín Ríos Montt rendirle honores, por haberse desempeñado como presidente del Organismo Legislativo durante cuatro periodos consecutivos, entre 2000 y 2004. Sin embargo, la familia no aceptó el gesto debido a la premura con que se efectuó el sepelio. Durante la gestión de Ríos Montt como diputado, Alfonso Portillo era el presidente de la República.

 

1,771

 

muertes en el área ixil fueron responsabilidad del general Efraín Ríos Montt, según el MP.

“Murió enfrentando la justicia. Gracias a los sobrevivientes por su dignidad y valentía”.

Claudia Paz y Paz, ex Fiscal General y Jefa del MP.

“Nos unieron circunstancias históricas y, aún en los momentos más difíciles de mi vida recibí sus muestras de amistad y cariño”.

Alfonso Portillo, expresidente de la República.

 

Etiquetas: