Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Nación

Desalojos, grietas y abandono en colonia ubicada en zona 18

Vecinos de Jardines del Norte demandan acciones del Estado para resolver su situación precaria de vivienda.

Fecha de publicación: 26-03-18
Varios vecinos han decidido ya no pagar el préstamo y ahora enfrentan un desalojo. Esperan que el gobierno o la comuna los puedan reubicar. Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

En lo alto de una colina al final de la zona 18, el residencial Jardines del Norte comprende uno de los lugares de alto riesgo para los habitantes de la Ciudad de Guatemala. La construcción de la colonia en 2002 resultó un sueño para más de 600 familias, que desde hace algunos años se ha transformado en una pesadilla.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) determinó en 2015, que existen diferentes problemas en el suelo y subsuelo de la misma.

En las conclusiones del informe se establece que “se evidenciaron indicadores de que están siendo afectados por el colapso de la red de drenajes o por variables de origen geológico e hidrometeorológico. Sin embargo, muestran múltiples grietas en pisos y muros que podría ser un indicador de un aumento de la cantidad de agua del suelo debido a aguas subterráneas de origen natural, excesivas o frecuentes lluvias y/o mal funcionamiento del sistema de drenajes pluviales del sector, provocando la expansión del suelo y un empuje de la mampostería y los elementos estructurales hacia arriba”.

La evaluación advierte: “Si el suelo alcanzara un punto de colapso y fuera sometido a una fuerza o carga externa podría ceder ante una recarga hídrica o un movimiento sísmico modelando efectos destructivos que podrían generar daño a las residencias y poner en peligro a vida de los habitantes del sector II”.

La Conred también determinó que la construcción de las viviendas se realizó de manera inadecuada en sus elementos estructurales y esto podría colapsar durante un movimiento sísmico.

En ese documento, la entidad también responsabiliza a la Municipalidad de Guatemala por haber otorgado la licencia de construcción, a pesar de que el terreno no era el adecuado para una colonia residencial.

Las aguas negras

El problema en la colonia no solo se restringe a la precaria construcción de las viviendas. Existe otro que afecta a los vecinos del lugar y a los de colonias aledañas, ya que, como parte de las anomalías, el residencial Jardines del Norte cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales que está fuera de funcionamiento.

Esto se muestra en una denuncia penal interpuesta en febrero de 2016 en el Ministerio Público (MP) por el Departamento de Regulación de los Programas de la Salud y Ambiente del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

En la denuncia, el MSPAS describe que luego de las evaluaciones realizadas, se focalizaron distintos hallazgos. Entre estos, que el tanque para almacenamiento de agua para consumo humano posee fisuras en su parte frontal y no existe un sistema de desinfección en el mismo. Además, los vecinos solicitaron al Ministerio una jornada de fumigación por la proliferación de zancudos.

Entre los hallazgos se describen las rajaduras en algunas casas y de cómo otras se encuentran vacías. También se denuncia los hundimientos de tierra.

Pero el hallazgo resaltado del MSPAS es que la planta de tratamiento de aguas residuales se encuentra fuera de funcionamiento. “Las descargas de las aguas residuales de los drenajes del residencial no tienen ningún tratamiento y así son desfogadas en un zanjón. El drenaje natural de las lagunas localizadas colindantes con el residencial se une al zanjón para la descarga de estas aguas”, se explica en la denuncia.

Los vecinos han interpuesto sus propias denuncias, han buscado el apoyo de distintas entidades del Estado, pero no han encontrado eco.

Sin solución

Luego del informe de la Conred, la Municipalidad de Guatemala recomendó a los habitantes en riesgo que desalojen la colonia, sin ofrecer otro terreno para su reubicación. También determinó que, por los daños causados en la estructura de las viviendas, el valor de cada una sería de Q0. Por otro lado, los denunciantes han tratado de responsabilizar a la constructora que realizó la residencial, pero el dueño de esta se declaró en bancarrota, por lo que no puede efectuar pagos por perjuicios o enmendar las anomalías estructurales.

Etiquetas: