Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Nación

Detectan alta incidencia de infección por hongos en pacientes con Sida

Una evaluación efectuada por oenegés descubrió que la tuberculosis no es la única enfermedad que mina la salud de personas con el síndrome.

Fecha de publicación: 16-03-18
Juan Luis Rodríguez y Ana Alastruey exponen que aplicar un tratamiento adecuado permite que las personas que viven con Sida se reinserten en la sociedad. Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Un programa piloto realizado entre 2016 y 2018 en Guatemala, en el que se evaluó a 2 mil portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), reveló que el 56 por ciento de los pacientes reportó infecciones por alguna clase de hongo, principalmente el Histoplasma capsulatum.

Se trata de un microorganismo característico en regiones húmedas y con mucho calor, que acelera las probabilidades de que el paciente fallezca a consecuencia de la histoplasmosis. La tuberculosis fue la segunda enfermedad con incidencia en el otro 44 por ciento de los pacientes bajo estudio.

El principal resultado de la evaluación fue comprobar que las personas con VIH, y que luego pasan a la etapa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), están expuestas a contraer enfermedades más riesgosas –además de la tuberculosis– que les puede causar la muerte si no son tratadas de manera correcta, explicó Juan Luis Rodríguez, representante de la oenegé Global Action Fund for Fungal Infections (GAFFI, por sus siglas en inglés).

GAFFI y la Asociación de Salud Integral (ASI) invirtieron aproximadamente Q5.1 millones en el proyecto piloto.

“Si no se hacen análisis en el laboratorio la gente piensa que el paciente tiene una tuberculosis en vez de una histoplasmosis. Entonces, lo tratan como un paciente tuberculoso y se muere”, señaló Rodríguez, quien explicó que a las enfermedades se les denomina oportunistas porque aprovechan cuando los organismos se encuentran inmunes.

El representante de GAFFI indicó que este tipo de casos puede llegar a ser más grave porque cuando se cree que el paciente había estado infectado con tuberculosis y muere, se piensa que ese microorganismo es más resistente. “Se genera alarma y se emplean otros fármacos que son muchísimo más caros para tratar a esa población, cuando lo correcto es que a los pacientes que están con VIH muy inmunodeprimidos y que no tienen ningún tipo de defensa, no se les puede diagnosticar de una sola enfermedad como se ha hecho durante muchísimo tiempo aquí (Guatemala) y en África”, sostuvo.

 

Identificar las enfermedades oportunistas permite ofrecer un mejor tratamiento, afirma el director de ASI, Eduardo Araton.

Logros del proyecto

Eduardo Araton, director de ASI, explicó que los logros obtenidos tras el programa piloto son importantes porque se demuestra que las infecciones por hongos son muy comunes entre las personas con Sida, y que gracias a este descubrimiento, se han logrado salvar muchas vidas porque los pacientes reciben un mejor tratamiento que les permite reinsertarse en la sociedad.

Agregó que el proyecto servirá de ejemplo para replicarlo en otras regiones con características parecidas a las de Guatemala, como el resto de países de Centroamérica, algunos de África y Asia.

Ana Alastruey, del Instituto de Salud Carlos III de España, explicó que cuando los pacientes son diagnosticados con una enfermedad oportunista no pueden recibir tratamiento antirretroviral porque sería contraproducente para su organismo. Alastruey explicó que cuando las personas superan esta etapa con tratamientos especiales, están listos para recibir el tratamiento con antirretrovirales.

“Nuestro objetivo es intentar encontrar un plan de sostenibilidad en el que al final el gobierno sea capaz de asumir todo este programa y tratar de implantarlo para que no dependa solamente de un proyecto, de una fundación externa, sino que el propio gobierno se dé cuenta que es mucho menos costoso para ellos implantar un sistema como este, que mantener el que se tenía antes”, agregó.

Programa menos caro

Los expertos en este tipo de infecciones coincidieron en que la forma de diagnosticar las enfermedades raras, es menos costosa si se realiza por medio de las Unidades de Atención Integral, las cuales envían muestras de pacientes a un laboratorio de referencia para ser analizados. El procedimiento tarda tres días y tiene un costo aproximado de US$100 (Q739) por paciente, explicó el doctor Eduardo Araton, director de la Asociación de Salud Integral (ASI).

56%

 

de los pacientes evaluados reportó infecciones por hongos.

Etiquetas: