Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Nación

Cinco años sin rastro de los Méndez Chuní

Según la fiscalía contra secuestros, el caso sigue bajo investigación.

Fecha de publicación: 15-03-18
El Ministerio Público realizó exhumaciones en la finca El Ceibillo, aldea Agua de las Minas, Amatitlán. Por: Evelyn Boche elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Dos adolescentes y cinco adultos fueron sustraídos de su casa, en Amatitlán, el 3 de abril de 2013. Ellos fueron Tereso Marvin Méndez Chuní y su esposa Edilma Esquite García, así como sus hijos Marvin y Vivian Méndez Esquite, y los hermanos Edy, Carlos y Conchita Méndez Chuní.

La única pista que se conoce sobre los siete miembros de la familia Méndez Chuní los llevó hasta una mina de arena, en Amatitlán, de donde se extrajeron dos vehículos y varias osamentas, pero ningún rastro de los dos adolescentes y cinco adultos sustraídos de su casa por un grupo de hombres armados.

Orlando Méndez, familiar de las víctimas, ha perdido la esperanza de volver a ver a sus cuatro hermanos, su cuñada y dos sobrinos. A lo único que aspira, indicó, es a encontrar sus cuerpos soterrados en la arenera, como se lo han asegurado varios videntes.  Su angustia lo moviliza a buscar apoyo en el Ministerio Público, y hasta el despacho de la Fiscal General.

Un colaborador eficaz que develó la forma de operar de la banda Los Sierra Ovando declaró en abril de 2014, que los cuerpos fueron enterrados en una arenera. Varias excavaciones se efectuaron en busca de osamentas según fue posible conseguir maquinaria. Finalmente, se hallaron restos y la banda de Los Sierra es procesada por varios asesinatos. No fue posible conocer en qué fase va el proceso pese a múltiples requerimientos a la Fiscalía de Delitos Contra la Vida.

Aunque no hubo ningún requerimiento, según Orlando Méndez, la desaparición de su familia se abordó como un secuestro. El jefe de la Fiscalía contra Secuestros, César Estrada, indicó que el caso continúa bajo investigación.

Al consultarle sobre las diligencias que la fiscalía ha efectuado para localizar a las víctimas, Estrada indicó que no puede ofrecer detalles para no afectar las pesquisas. El fiscal también expresó que, en su experiencia, no hay otro caso en que se haya recuperado a las víctimas de secuestro después de un periodo tan extenso de tiempo. Ante la inquietud de si se corre el riesgo de que se cierre el expediente por prescripción del delito, confirmó que la investigación continuará, teniendo como prioridad la recuperación de los plagiados.

Orlando, un exguardaespaldas de el Gordo Paredes, considera que por esa relación ya caduca, a su caso no se le prestó la misma atención. El diciembre, la fiscal general, Thelma Aldana, le concedió unos minutos, pero le preocupa que ella “ya se va” y su caso puede quedar en el olvido. Hoy tiene una nueva cita con ella.

 

BÚSQUEDA

En más de alguna ocasión, Orlando Méndez ha notado algún vehículo que lo sigue o alguna mirada intimidante. Sin embargo, señala que no tiene miedo y por eso acepta hablar con los medios de su caso. “No me importa perder la vida, si sirve para resolver qué pasó con la de otras ocho personas”, indicó. Además de sus siete familiares, el guardián del residencial también fue raptado.

Etiquetas: