Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Nación

Juan Carlos Monzón declara por videoconferencia ante Sala de Extinción de Dominio sobre residencia de playa de Pérez Molina en Taxisco

Quinta de descanso valorada en más de Q7 millones y comprada para el expresidente como regalo a través de “La Cooperacha” entre varios de sus entonces ministros, está ubicada en El Garitón.

Fecha de publicación: 02-03-18
Por: Tulio Juárez

El exsecretario privado vicepresidencial Juan Carlos Monzón Rojas ha reaparecido hoy en la escena judicial, solo que no directamente de forma personal, sino mediante una videoconferencia ante la Sala de Extinción de Dominio que diligencia lo conducente para despojar a Otto Pérez Molina de una “quinta de descanso” situada cerca de la playa en la aldea El Garitón, de Taxisco, Santa Rosa.

Valuado en poco más de Q7 millones, ese inmueble rural es vinculado al expresidente del país (2012-2015) por el Ministerio Público (MP) y la CICIG que atribuyeron a varios de los ministros del gobierno patriota como responsables de la compra a través de una millonaria “cooperacha”, que todavía los tiene en prisión porque se sospecha q1ue el dinero provino de recursos presupuestados del Estado.

La fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala sindican de haber cometido la ilegalidad a Mauricio López Bonilla, Alejandro Sinibaldi Aparicio, Érick Archila Dehesa, Manuel López Ambrocio y Juan de Dios Rodríguez, en su orden titulares de Gobernación, Comunicaciones, Energía y Minas, Defensa y presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

La participación del colaborador eficaz Monzón Rojas, según la investigación, consistió en que fue el encargado de reunir los cuantiosos “aportes” para adquirir la propiedad inmueble –al igual que en otra ocasión un helicóptero obsequiado al mandatario por su cumpleaños en diciembre–, por lo cual se tramita la respectiva extinción de dominio para que sea transferida al Estado.

El expediente expresa que originalmente la residencia campestre fue registralmente inscrita por la sociedad anónima Construcciones y Caminos, y luego a nombre de Ecoark, S.A. Como parte de las diligencias judiciales, a partir del 8 de septiembre 2016 el MP a entregó a la Secretaría Nacional de Administración de Bienes en Extinción de Dominio (Senabed).