Sábado 21 DE Septiembre DE 2019
Nación

Estudiantes reciben clases a la intemperie por falta de escuela

Una comunidad en Puerto Barrios, Izabal, continúa sin escuela pública, pese a contar con el terreno para construirla. Docentes señalan desinterés del Ministerio de Educación.

Fecha de publicación: 16-01-18
Por: Redacción

 

Ciento cincuenta estudiantes de la comunidad Nueva Esperanza, Puerto Barrios, Izabal, exigen la construcción de su escuela, pues deben recibir clases en condiciones precarias y a la intemperie.

El personal del plantel lamentó dicha situación, especialmente porque cuentan con un terreno propio en donde levantar la edificación, pero señalan que las autoridades educativas no han realizado las gestiones correspondientes para la obra.

En años anteriores, varios padres de familia e instituciones prestaron corredores de viviendas y salones, para que los menores pudieran estudiar, pero al iniciar este ciclo escolar ya no fue cedida ningún área.

La docente María Miguel Marroquín lamentó que no ha existido la capacidad por parte del Ministerio de Educación (Mineduc) ni de otra organización, para que se pueda construir una escuela donde los estudiantes puedan recibir su formación, en condiciones dignas.

“Las autoridades no le han dado la importancia a la necesitad de un establecimiento, solo hemos recibido promesas y los niños siguen sufriendo, siendo trasladados de un lado a otro. Nosotros cumplimos con darle clases, pero es triste la situación en la que estamos” agregó.

La directora del centro educativo, Jacqueline Méndez, manifestó que hace seis años, la empresa bananera Chiquita donó un terreno para que se pudiera construir una escuela, el cual ya se encuentra a nombre del Mineduc y desde ese entonces ha realizado múltiples gestiones para lograrlo sin embargo no han dado resultado.

 

Durante tres años, el Sindicato de trabajadores bananeros de dicha región, prestó las instalaciones de una galera, pero un dictamen de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) indicó que el lugar no puede ser utilizado por riesgo de colapso.

Méndez añadió que, ante la falta de un espacio, tomaron la decisión de impartir clases en un predio, aunque las condiciones no son las adecuadas y tanto los docentes como estudiantes, se encuentran expuestos.

Se consultó al director de educación en Izabal, Julio de León, sobre la situación en la que se encuentran los estudiantes de Nueva Esperanza, e indicó que agilizarán las gestiones para conseguir el apoyo pronto.