Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Nación

Gobierno planea concesionar de nuevo el servicio del correo

La propuesta de autorizar la administración a una empresa privada es una idea “ministerial”, según el actual director de Correos.

Fecha de publicación: 08-01-18
Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

 

Desde el año pasado el servicio postal del Estado funciona a medias. Están habilitadas solo 13 de las 252 agencias de la Dirección General de Correos y Telégrafos (DGCT), pero en estas únicamente se entregan paquetes provenientes del extranjero y no es posible enviar correspondencia desde Guatemala; en la capital 12 carteros y dos vehículos reparten documentos legales, certificaciones y postales. Ya casi nadie envía cartas. El Gobierno añora con que este servicio funcione “como una empresa privada”, y la solución que plantea es, ceder nuevamente la administración del correo.

Veinte meses después de que la empresa El Correo –anterior concesionaria del servicio– entregó las sedes a la DGCT, la liquidación del contrato entre ambas partes aún está en marcha. Un equipo legal se cerciora de que la compañía entregue en óptimas condiciones el mobiliario y equipo; mientras tanto el Gobierno se ha trazado como meta reinaugurar 50 agencias y hacerlas “rentables” para volver a licitar todo el servicio y otorgar una nueva concesión (que debe ser aprobada por el Congreso), aseguró el director de Correos, Dany Thompson.

A finales de abril de 2018 se espera contratar a personal 011 en la DGCT; ellos estarán autorizados para manejar fondos públicos y solo así el correo estatal podrá enviar paquetes a otros países. Hasta entonces el servicio empezará a funcionar completamente, aunque muy lento.

Pero los argumentos de Thompson suenan confusos: dijo que el servicio de paquetería para entregar productos que los guatemaltecos compran por Internet es “un gran negocio” que dejaría fuertes sumas de dinero para el Estado, pero es más urgente que el Gobierno invierta en servicios de educación, salud y seguridad; antes de sacarle provecho al correo, consideró. Justificó que la idea de la nueva concesión no es de él “es una propuesta que viene de más allá…–¿del Presidente, del Ministro?–. Es ministerialmente hablando, sin mencionar nada más”.

 

En abril , las autoridades esperan contratar personal 011 y que se reanude el envío de paquetes al extranjero.

Una “política” del CIV

Para el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) hablar de concesiones no es extraño. En diciembre pasado esa cartera lanzó una licitación para rehabilitar la carretera que comunica la cabecera departamental de Escuintla con el Puerto Quetzal, que incluirá cobro de peaje por parte de la contratista. Ese mismo modelo se busca replicar en el libramiento que se construye hacia Chimaltenango, y en la ruta que conduce de Pueblo Nuevo Viñas hacia Barberena, en Santa Rosa; según declaraciones anteriores del titular del CIV, Aldo García.

Las concesiones son “el camino más fácil” para una administración y también el más propenso a la corrupción, señaló el presidente de Acción Ciudadana (AC), Manfredo Marroquín; quien agregó que la propuesta refleja que los funcionarios son incapaces de diseñar un modelo propio para administrar los servicios públicos. “El incentivo es generar un negocio y una posible coima, podría ser la más fácil y lucrativa para el que la haga. Ha habido tantas concesiones nefastas que prueban que ese mecanismo no es el mejor para Guatemala”, sostuvo Marroquín.

A decir de la diputada Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala (EG), antes de autorizar una nueva concesión, es necesario analizar que existen al menos diez tipos de estas y que se debería autorizar una que le permita al Estado “no recibir migajas” como el caso de la concesión otorgada en 1997 durante el gobierno de Álvaro Arzú, a la constructora Marhnos, para la operación y mantenimiento de la autopista Palín-Escuintla con cobro de peaje.

Sin prórroga

El Congreso aprobó en 2004 la concesión de los servicios postales oficiales a las entidades International Postal Services, Ltd. y Correo de Guatemala, Sociedad Anónima por 10 años prorrogables. Antes de que se venciera el plazo, el Ministerio de Comunicaciones autorizó una prórroga de cinco años y el Organismo Ejecutivo presentó la iniciativa de ley 4846 en el Legislativo para que se autorizara la ampliación del contrato, pero este nunca fue aprobado, por lo que la compañía concesionaria finalizó los servicios que prestaba en 252 sedes del país.

“Es una propuesta que viene de más allá…–¿del Presidente, del Ministro?–. Es ministerialmente hablando, sin mencionar nada más”.

Dany Thompson, director de Correos.

Q179,998

 

Le pagó la DGCT a la empresa Mega Servicios para que entregara 25 mil 714 piezas postales en la zona metropolitana, el año pasado.

Etiquetas: