Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Nación

PNR sin presupuesto para resarcir a las víctimas del conflicto armado

El Programa Nacional de Resarcimiento (PNR) pasó de recibir Q270 millones de presupuesto en 2006, a una asignación de Q31.3 millones en 2017. Después de 21 años de la Firma de la Paz, la entidad carece de políticas de reparación digna para las víctimas.

 

Fecha de publicación: 30-12-17
Hasta el momento no existen guías estructuradas para cumplir con las cinco medidas de reparación a la víctimas. Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Creado el 7 de mayo de 2003 a raíz del Acuerdo Gubernativo 258-2003, el PNR ha estado bajo la tutela de la Secretaría de la Paz de la Presidencia (Sepaz). Un acuerdo que tardó poco más de seis años en establecerse, luego de la Firma de la Paz y que, en su primera versión tenía vigencia hasta el año pasado, pero que en una modificación realizada en 2013, se alargó hasta el 31 de diciembre de 2023 con posibilidad de prorrogarse.

Según el Acuerdo, las violaciones a los derechos humanos que serán resarcidas son: desaparición forzada, ejecución extrajudicial, tortura física y psicológica, desplazamiento forzado, reclutamiento forzado de menores, violencia sexual y violaciones en contra de la niñez, masacres y otras que sean resueltas por el PNR. Sin embargo, en 2013, bajo el gobierno del general Otto Pérez Molina, se eliminaron las masacres como hecho resarcible.

Adicional a esta reformulación del Acuerdo, la administración de Pérez modificó el tipo de población a la cual estaba destinado el programa. Cuando el documento de 2003 determinaba que “el fin específico será el resarcimiento individual y/o colectivo de las víctimas civiles de violaciones a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad cometidos durante el conflicto armado interno”; el de 2013 omitió el término “civiles” y “delitos de lesa humanidad”.

“Quitar lo de la población civil implica que el programa se puede desviar a otro tipo de población motivado por un interés político. En tanto, los delitos de lesa humanidad siempre van a perseguir a algunos actores políticos del conflicto armado. Es probable que no quisieran que la información del programa fuera utilizada para un proceso penal”, comentó Carlos Amézquita, responsable del programa de desaparecidos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Sin política de reparación

Otoniel Fernández, director del PNR, acepta que durante 14 años no ha existido voluntad para realizar un plan estratégico que reconozca quiénes son las víctimas, que acelere el proceso de investigación de los casos y que repare sin fines políticos o clientelares.

“No existe una política nacional de resarcimiento”, enfatizó Fernández, quien es crítico de las administraciones que le preceden en el programa.

Fernández explicó que para formular los expedientes del registro de víctimas se necesitaron diez años entre 2005 y 2015, aunque aún existen casos que fueron engavetados por la dificultad de su investigación. Es decir, el registro, que aún no está completo, se finalizó 19 años después de la Firma de la Paz, cuando muchos de los denunciantes ya habían muerto o desistieron por la larga espera.

En sus inicios, se estipuló que el presupuesto que se le debía asignar al programa sería de Q300 millones, sin embargo, en ninguna administración se ha cumplido.

En los últimos dos años el presupuesto del PNR ha sido de Q28.9 millones, aunque le han incrementado Q3 millones para un total de Q31.3 millones. El mismo monto que tendrá que utilizarse para el próximo año ya que el Congreso no aprobó otro Presupuesto y queda el vigente.

Fernández también identificó que otra falencia de la entidad durante estos 14 años es que no existen guías estructuradas con los procedimientos claros para realizar cada reparación. Las cinco reparaciones acordadas en el Decreto 258-2003 y ampliadas en la modificación de 2013 son: Dignificación de las víctimas, reparación psicosocial y rehabilitación, resarcimiento cultural, restitución material de vivienda y resarcimiento económico.

Este año, solo se devengaron Q2 millones 58 mil en los distintos tipos de reparación. El programa sufre un déficit de personal, que en su mayoría está contratado bajo el renglón 029, es decir, con plazas temporales. En total son 126 personas bajo ese renglón y solo siete en 022, es decir, con prestaciones.

Según el director, se logró obtener 24 plazas en el renglón 011 para estabilizar un poco al personal. Además, indicó que se está trabajando en las guías para las reparaciones y que se han firmado convenios con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para apoyar el trabajo del programa.

Para la diputada de Encuentro por Guatemala, Nineth Montenegro, “el Estado se ha sentido obligado a crear y mantener el PNR, pero no ha estado vinculado con el apoyo a las víctimas a sus familias”. La congresista resaltó la utilización del programa para beneficiar a los partidos políticos de turno que, a través del apoyo económico brindado para resarcir a las víctimas, pretendían obtener réditos electorales.

Amézquita, por otro lado, recordó que las necesidades de reparación de las víctimas aún existe y el PNR debe tener más fuerza para operar a favor de ellas. “Hay casos que necesitan inhumaciones o exhumaciones masivas, reconocimiento de los hechos por medio de investigaciones antropológico forenses, averiguación del paradero de más de 1,500 niños y niñas que desaparecieron y el apoyo psicológico para las comunidades afectadas”, apuntó.

El informe ¿La hora de la verdad? de Impunity Watch publicado en 2013, concluye: “El Estado sigue estando en una gran deuda con las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante el Conflicto Armado Interno”. Una afirmación con la que los tres entrevistados coinciden desde distintas perspectivas.

Q2 millones
se utilizaron en resarcimiento durante 2017 de un presupuesto de Q31 millones.

Presupuesto en descenso

Año Monto asignado
2005 Q22.1 millones
2006 y 2007 Q270 millones
2008 Q239 millones
2009 Q242 millones
2010 Q50.6 millones
2011 Q48 millones
2012 Q16 millones
2013 Q82.6 millones
2014 Q28.4 millones
2015 Q57.5 millones
2016 Q31.3 millones
2017 Q31.3 millones

Etiquetas: