Domingo 10 DE Diciembre DE 2017
Nación

“El Estado tiene una gran deuda… requiere de una transformación” Liliana Valiña, Directora de la OACNUDH en Guatemala

Este 10 de diciembre se inicia la conmemoración por el 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Es por eso que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) inicia en esa fecha una serie de actividades que procuran el acceso de las personas a estas garantías, explicó la directora de OACNUDH en Guatemala, Liliana Valiña, quien en esta entrevista hace un análisis de la situación del país.

Fecha de publicación: 07-12-17
Liliana Valiña, Directora de la OACNUDH en Guatemala Por: Cindy Espina
Más noticias que te pueden interesar

¿Cuáles son los avances y retrocesos en materia de Derechos Humanos en el país?

– Guatemala ratificó la mayoría de tratados de derechos humanos, lo cual muestra que sí hay un compromiso en ese aspecto. Pero además de eso, la sentencia de la Corte de Constitucionalidad establece que esos tratados formen parte del bloque constitucional. Mientras que en la práctica sí hay muchos desafíos para garantizar esos derechos. El Alto Comisionado destacó la gran diversidad de Guatemala, pero al mismo tiempo las diferentes formas de acceso, la desigualdad y la discriminación son las más altas del continente americano.

¿Cuáles son los grupos más vulnerables del país?

– Un 60 por ciento de la población vive en situación de pobreza y hay otro grupo más allá de esa línea de pobreza. Lo que quiere decir que estamos hablando que más del 60 por ciento de la población guatemalteca está en esa condición de restricción y limitación para gozar de sus derechos. En ese marco tenemos comunidades indígenas, comunidades rurales, mujeres indígenas y no indígenas, quienes viven la discriminación por la visión machista del país. Tenemos en esos grupos personas con discapacidad que tienen grandes retos, con comunidades que no son accesibles. Por supuesto hay niños y niñas y cuando hablamos de ellos que hay que tomar en cuenta el 50 por ciento de estos que sufren de desnutrición.

 ¿Cómo ven el actuar de los tres poderes del Estado para intentar reducir esta situación de vulnerabilidad?

– La Declaración Universal de Derechos Humanos comienza su 70 aniversario, pero, cuántos jueces, congresistas y jefes de Estado la conoce. Setenta años después es todavía la hoja de ruta para acceder a la igualdad. El Estado tiene una gran deuda, es tan drástica en cuestión de discriminación, que no solo requiere de medidas, se requiere de una transformación y ahí el Congreso no ha estado a la altura. Se requiere una estructura de país diferente para incluir a ese 60 por ciento de la población, a ese grupo de niños que no tienen futuro.

La lucha contra la impunidad y corrupción se vincula a los derechos humanos ¿Cómo se relacionan estos dos temas?

– El Estado requiere de recursos para asumir ser el garante de derechos. Sino se priorizan de forma adecuada y no se utilizan de forma transparente, se cae en corrupción. Entonces desvían esos recursos y no llenan las demandas, ahí se vulnera la capacidad del Estado de cumplir la aplicación de los derechos humanos.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos dijo estar conmovido por la situación del Hogar Seguro Virgen de la Asunción. ¿Cómo se podría interpretar, fue el Estado el culpable?

– La Oficina tuvo la oportunidad de estar presente y dar un seguimiento con las autoridades, pero eso no arrancó el 8 de marzo de 2017. Hubo alertas para que el Estado pudiera intervenir. Decir quién es el responsable, le corresponde a la justicia, pero sí se puede decir que el Estado tuvo una serie de alertas y que las respuestas fueron insuficientes. El Estado es el responsable, porque las niñas estaban bajo la protección de este.

Usted mencionaba la situación de la niñez y adolescencia ¿Es por eso que la actividad de aniversario de la declaración universal de derechos aborda el tema de juventud?

– Creo que efectivamente podemos verlo como un problema, pero podemos verlo como una oportunidad. Cuando hubo un encuentro con jóvenes líderes y lideresas de universidades y comunidades indígenas, se pudo determinar que no son solo el futuro, están diciendo que son el presente para hacer una Guatemala más justa y más accesible.

¿Se ha comunicado toda esta situación a las actuales autoridades del país y cómo ha sido la recepción?

– El Alto Comisionado tuvo la oportunidad de reunirse con los presidentes del Ejecutivo, Congreso y el Organismo Judicial en donde se les pudo comunicar la situación. Hemos estado en contacto y trabajando con el Estado de Guatemala, porque trabajamos con las instituciones y trabajamos con la sociedad civil y los defensores de derechos humanos para tener una retroalimentación.

¿En qué más va a contribuir la OACNUDH en esta conmemoración del 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos?

– Estamos trabajando con los y las jóvenes en foros para que puedan tener la Declaración Universal de Derechos Humanos como hoja de ruta en su liderazgo, acciones y protagonismo. Entonces creo desde mi visión, la Oficina tiene que ser un actor que visibiliza temas importantes, que aporta al monitoreo y también a la cooperación técnica, además de ser testigo independiente. Yo insisto que Guatemala necesita que todos los guatemaltecos se comprometan en ese cambio, porque una sociedad más inclusiva, es más útil y plena para la vida de todos los ciudadanos.