Martes 11 DE Diciembre DE 2018
Nación

Una mirada hacia la niñez y adolescencia

Más de 2.8 millones son niños y niñas indígenas que no cuentan con oportunidades de llevar una vida digna y están sujetos a la desigualdad.

Fecha de publicación: 06-12-17
Por: Evelin Vásquez / elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Guatemala es el segundo país latinoamericano con mayor porcentaje de población indígena de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). A nivel nacional 43.3 por ciento de los habitantes son menores de 18 años. Ocho de cada diez viven en situación de pobreza. Esto constituye una de las principales causas de violación a sus derechos, ya que impide que las familias cuenten con un mecanismo para proveer una adecuada protección y falta de acceso estructural a servicios básicos.

El Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) presentó ayer el informe Mírame: Soy indígena y también soy Guatemala, el cual analiza la situación de la niñez y adolescencia indígena en el país desde diferentes ámbitos e indicadores como pobreza, desnutrición y educación. Concluyendo que este grupo se encuentra excluido y en mayor desventaja debido a la discriminación histórica.

Alejandra Contreras, especialista de Políticas Sociales de UNICEF, enfatizó que, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), Guatemala es el único país latinoamericano en donde se incrementó la pobreza. Aumentó del 51.2 por ciento en 2006 al 59.3 por ciento en 2014. Asimismo, señaló que la desnutrición crónica es uno de los problemas más graves, ya que afecta al 46.5 por ciento de las niñas y niños menores de cinco años.

Por otro lado, Carlos Carrera, representante de UNICEF, mencionó que la población indígena tiene el doble de problemas de acceso a la enseñanza, salud y pertenencia cultural y con esto se perpetúa la brecha en el país.

Inversión

> La situación de la niñez y la adolescencia debe ser de interés para todos los sectores, tanto público como privado. Actualmente en Guatemala sucede la “transición demográfica”, es decir que hay muchos más jóvenes que adultos. Ante esto se tiene la oportunidad histórica de cambiar el futuro por medio de programas, para que la futura generación tome decisiones conscientes y con altos valores humanos, educativos, políticos, culturales y económicos.

Q1

Se invierte en una persona mestiza o ladina, y solo se destinan 45 centavos a una persona indígena.

Etiquetas: