Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Nación

Celebran Día Nacional de Japón y el natalicio del emperador Akihito

En Guatemala el embajador Tomohiko Furutani ofrece recepción este viernes en honor de Su Majestad Imperial.

Fecha de publicación: 01-12-17
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

Con motivo de conmemorarse el Día Nacional del Japón y el natalicio de Su Majestad el Emperador Akihito, su embajador extraordinario y plenipotenciarioTomohiko Furutani ha ofrecido en Guatemala una nutrida recepción desarrollada en el Centro de Convenciones del hotel Westin Camino Real, zona 10.

El diplomático de la nación del Sol Naciente –quien dirigió elocuentes palabras de bienvenida– ha sido anfitrión de sus invitados entre quienes figuran altos funcionarios de los diversos organismos del Estado, líderes políticos, empresarios y representantes de los diversos sectores sociales del país, entre otros.

En la historia *

El emperador Akihito (天皇 tennō?, lit. “soberano celestial”) es el símbolo constitucionalmente reconocido de la nación japonesa y de la unidad de su pueblo. Es cabeza de la familia imperial japonesa, la familia real del Japón.

Su papel oscilaba, hasta mediados del siglo XX, entre un clérigo de alto rango con grandes poderes simbólicos y un auténtico gobernante imperial. Ha existido un culto imperial (Arahitogami) que considera al tennō como sumo sacerdote mediador entre los hombres y la divinidad, debido a sus cercanos lazos con los dioses japoneses (lazos de herencia).

La violencia y las operaciones militares han sido considerados incompatibles con el papel del tennō al menos durante 14 siglos: por ello los monarcas japoneses no han actuado como comandantes militares, al contrario de lo habitual en Occidente. La principal función del emperador durante la mayor parte de los últimos mil años habitualmente ha sido la de simplemente autorizar u otorgar legitimidad a aquellos situados en el poder.

Bajo la Constitución moderna de Japón, el emperador se ha convertido en una figura ceremonial y simbólica con funciones similares a las de un jefe de Estado en una monarquía constitucional (ver Política de Japón). Sin embargo, ni la Constitución japonesa ni ninguna otra norma atribuyen expresamente al emperador la titularidad de la jefatura del Estado. Su Majestad Imperial Akihito, sucedió a su fallecido padre Hirohito en 1989.

La residencia del emperador japonés es el palacio de Kōkyo, localizado en el centro de Tokio, desde mediados del siglo XIX es la oficial. Anteriormente residían en Kioto. Ciertos datos y fechas referentes a la institución imperial son objeto de discusión entre los historiadores japoneses. Muchos monarcas citados en la lista de emperadores de Japón murieron a una edad muy temprana y difícilmente se puede considerar que hubieran “gobernado” de verdad.

Otros fueron eclipsados por sus predecesores, los cuales se habían retirado aparentemente a un monasterio, pero continuaron ejerciendo su influencia, en un proceso llamado “reinado enclaustrado”. De todos modos, es importante mantener la lista oficial entera, porque incluso hoy día la forma habitual de datación en la historia japonesa es por los reinados de los emperadores.

·      Con información de es.wikipedia.org/wiki

Etiquetas: