Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Nación

“Me llevé 12 horas para llegar a Izabal”, el calvario de las carreteras

Guatemaltecos relatan cómo en las últimas dos semanas el tráfico hacia el norte y sur del país se ha convertido en un caos por tramos en reparación y los accidentes ocasionados por la mala condición de la red vial.

Fecha de publicación: 23-11-17
Por: Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Moverse por todo el país se ha convertido es todo un reto para los guatemaltecos. El problema continúa siendo los baches en las carreteras, que ahora generan más retrasos por los accidentes e inconvenientes que ocasionan. Durante las últimas dos semanas las personas se han enfrentado a largas jornadas de camino para llegar a sus destinos cuando han decidido salir de la ciudad de Guatemala, lo cual no es del desconocimiento de las autoridades del Ministerio de Comunicación Infraestructura y Vivienda.

En esta serie de quejas por retrasos y daños a los automóviles, por el mal estado de la  CA-2 occidente (la que va de Escuintla hacia la frontera con México), se suma ahora la carretera que va al Atlántico y la que conduce a El Salvador, debido a que han aumentado su deterioro y el tiempo que tardan las personas en recorrerlas.

 

Rumbo al Atlántico y norte del país

El más crítico y constante es el ubicado en la carretera al Atlántico, antes de llegar a El Rancho en El Progreso. La constructora OECC, de la cooperación Taiwanesa, realiza trabajos de construcción de carreteras. “Si tiene suerte, espera media hora detenido para lograr pasar”, indicó el ministro de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda, Aldo García.

Pero la realidad es otra, señalan dos guatemaltecos que en las últimas dos semanas han viajado por esa ruta. La retención dura hasta 2 horas y 30 minutos, por lo que las cuatro horas a Cobán se convierten en siete y las seis horas hacia Izabal aumentan hasta en 12 horas, porque las personas que se dirigen a ese departamento o a Petén encuentran tráfico lento o varado en el cruce La Ruidosa. Uno de los entrevistados comentó que de la capital a Petén se hizo 18 horas a causa de los obstáculos mencionados.  “Me llevé 12 horas para llegar a Izabal”, dijo otro viajero.

Hacia el sur

Pero el tormento para los guatemaltecos no sólo está en el norte. La carretera que va de Escuintla hacia Suchitepéquez y San Marcos cada vez es más difícil de transitar por los accidentes que ocasionan los baches que hay en la ruta, la cual no fue finalizada por la constructora brasileña, Odebrecht.

El viernes 17 de noviembre fue un caos para los conductores y pasajeros de automóviles que tomaron esa vía para llegar a Mazatenango; esto porque un accidente detuvo el paso de todos los carros, camiones y tráileres, hecho que no fue atendido por la Policía de Tránsito del lugar, por lo que un viaje de casi cuatro horas se extendió hasta 14 horas.

Para llegar a El Salvador por la frontera a San Cristobal el tráfico se detiene al ingreso de la cabecera de Jutiapa. Sin embargo, el tramo de mayor dificultad es el del municipio de El Progreso, Jutiapa, hacia la frontera, ya que la carretera está completamente destruida. Los transportistas amenazan constantemente con paralizar el servicio por el problema. Hacia la frontera Ciudad Pedro de Alvarado, los trabajos de ampliación se paralizaron, además ahora, presenta problemas de baches y hundimientos.

 

Al occidente

La carretera interamericana CA-1 occidente (de la ciudad hasta Chimaltenango) es la única que no genera problemas por baches a los conductores, sin embargo, el paso por la cabecera provoca filas de automóviles cuyos conductores deben esperar hasta dos horas.

Luego de pasar por ese tramo, la tranquilidad dura hasta Quetzaltenango, porque para moverse de ese departamento a Retalhuleu o San Marcos, las personas deben de pensar que un recorrido de 45 minutos se convertirá en uno de dos horas por el deterioro del asfalto.

El punto más crítico de la zona es el camino que va de Quetzaltenango hacia Huehuetenango, en ese lugar “el asfalto no existe”, aseguran algunos de los viajeros consultados y se debe bajar la velocidad a menos de 40 kilómetros por hora, debido al riesgo que corren las personas y automóviles por los baches.

Todo este incremento en tiempo de viaje es justificado por el Ministro por los trabajos de carretera (como los de Quetzaltenango hacia San Marcos y el de Guatemala hacia El Rancho), por lo que considera que los guatemaltecos deben ser pacientes y esperar que esa labor finalice. En cuanto al resto, el Ministro mencionó los problemas legales que enfrenta su cartera con las empresas constructoras encargadas de esas vías.

A paso lento

En el Encuentro Nacional de Empresarios (Enade) 2017, los miembros del sector privado presentaron el promedio de velocidad a la que recorren los vehículos, la cual es de 40 kilómetros por hora.

José Luis Núñez, del Consejo de Usuarios de Transporte Internacional De Guatemala, indicó que efectivamente el tiempo para llegar a las aduanas del país ha aumentado y que la mala condición de las carreteras ya no solo genera tránsito lento, sino que también accidentes que detienen por completo el curso de los automóviles.

Núñez indicó que los retrasos que causan las reparaciones de carreteras no son del todo negativos, porque se trabaja por mejorar la red vial, sin embargo, considera que debe existir una mejor coordinación de parte de los policías de Tránsito para disminuir el tiempo de espera.

o

Etiquetas: