Sábado 15 DE Junio DE 2019
Nación

Exfugitivo Ramón Aparicio Mejía es entregado a la Interpol-Guatemala en aeropuerto La Aurora  

Agentes especiales argentinos traen desde Buenos Aires a exrepresentante legal de sociedad anónima Jireh, relacionado con presuntos sobornos dentro del caso penal “Construcción y Corrupción”.

Fecha de publicación: 23-11-17
foto: Walter Peña
Por:   Tulio Juárez

Pasada la una de la tarde ha aterrizado en la Terminal Aérea La Aurora el vuelo 554 de Copa Airlines procedente de Buenos Aires donde agentes especiales de la Policía Internacional de Argentina trasladaron al guatemalteco Jaime Ramón Aparicio Mejía, buscado por sospechas de haber participado en el caso de sobornos por empresas constructoras a funcionarios del gobierno patriota.

Los enviados por la Interpol de la nación sudamericana escoltan al exrepresentante legal de la Constructora Jireh, S.A., a quien capturaron en la capital federal de Argentina la noche del 19 de septiembre. En estos momentos se realizan los trámites de carácter migratorio para entregarlo a la Policía Nacional civil (PNC) cuyos efectivos lo llevarán a la Torre de Tribunales.

Aparicio Mejía, de 64 años, es señalado por el Ministerio Público (MP) y la CICIG en el caso “Construcción y Corrupción” por sobornos a cambio del pago de deudas de arrastre al entonces ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (Micivi) de la administración patriota, Alejandro Jorge Sinibaldi Aparicio, contra quien está vigente también una orden internacional de aprehensión.

Lea a continuación un resumen de lo publicado por elPeriódico al conocerse de manera oficialmente su arresto:

–       Fuentes extraoficiales afirmaron que Jaime Ramón Aparicio era escondido por uno de sus clientes que solían negociar con él caballos de raza, su mayor afición.

–       Manejó una red de sociedades anónimas que licitan con el Estado y ha obtenido Q1.2 millardos por año desde el 2000 y que pagaron al menos Q8 millones a una de las empresas de cartón.

–       Continúan con contratos como uno por Q292.8 millones que fue otorgado el 19 de diciembre para rehabilitar el tramo vial Chimaltenango-Escuintla de 38.6 kilómetros.

–       La firma Jireh, S.A. fue inhabilitada por la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) en dos ocasiones –2006 y 2007– por adeudo fiscal.

–       En menos de una década dos de las empresas han ganado 51 contratos por un monto en conjunto de Q1.7 millardos, según los registros.

–       Otro de los conocidos por la familia Aparicio es el actual diputado Óscar Armando Escribá Morales, ex viceministro de Sandra Torres, quien gracias a su paso por el Micivi pasó de andar descalzo a tener helicóptero y avión.

–       Este congresista tuvo la representación legal de una de las empresas de Aparicio, y en el gobierno de la UNE fue director de la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (Covial) y coordinador ejecutivo del Fondo Social de Solidaridad (FSS).

–       En 2016 tres empresas cuyos representantes legales fueron señalados por el MP y la CICIG de financiamiento electoral ilícito a favor del Partido Patriota (PP), y otra beneficiada con proyectos recibieron Q210.7 millones del Micivi por pago de deudas.

–       Gabriela María Aparicio Urízar, hija de Jaime Aparicio, fue en los primeros tres años del gobierno del PP la cónsul general en Miami, Florida, Estados Unidos.

–       Pese a no tener carrera ni experiencia diplomáticas y sus constantes y desinhibidas fiestas se le nombró al cargo por su proximidad a la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti.

–       Vivian Urízar y su exesposo Jaime Aparicio fueron vecinos y compadres de Baldetti, desde antes de que llegara a la vicepresidencia.

–       Su relación data desde que eran vecinos en la colonia Primero de Julio.  Posteriormente, las familias Baldetti y Aparicio se mudaron a Ciudad San Cristóbal, donde continuaron los negocios.

–       La cónsul quedó destituida en mayo del 2015 por orden de Otto Pérez Molina, luego de denuncias de una supuesta estafa cometida a migrantes chapines  en Estados Unidos.

–       Según los señalamientos, ella y un empleado del Renap cobraban US$60 por certificaciones de nacimiento, pero falsas, y aun así eran aceptadas por el consulado.

–       Jaime Ramón Aparicio Mejía tenía orden de aprehensión desde el 11 de julio pasado por el delito de cohecho activo, a petición de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI).