Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Nación

Gobierno presume una certificación del aeropuerto que no existe

La Dirección de Aeronáutica Civil anunció la certificación; pero no explicaron que la Terminal Aérea La Aurora continúa en riesgo de perder su categoría.

Fecha de publicación: 09-11-17
Organizaciones de aviación civil cuestionaron el logro que presume el gobierno y pidieron corregir todos los problemas que enfrenta La Aurora. Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

“Hito gubernamental: OACI otorga certificación internacional al aeropuerto La Aurora”, tituló una nota la página oficial de noticias del gobierno el pasado 2 de noviembre; sin embargo, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) no es el ente que certifica las terminales aéreas; y en el caso de Guatemala la autenticación fue otorgada por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), al Aeropuerto Internacional La Aurora (AILA) por cumplir solo una de las 326 recomendaciones hechas por OACI en 2015 para no perder la categoría 1.

Durante la “noche de gala” realizada el pasado martes en la Terminal Aérea, en la que se colocó una alfombra roja para recibir a funcionarios, diputados y otros invitados al acto; el representante regional de la OACI, Melvin Cintrón, le entregó una plaqueta al presidente Jimmy Morales con la que “dio el visto bueno” a las especificaciones contenidas en las regulaciones aeronáuticas RAC-139;  lo que significa reparación del aeródromo.  Sin embargo, el aeropuerto será aún sometido a una auditoría a partir de enero de 2018, para establecer si el Estado cumple, o no, con las normas de navegación aérea.

El primer “gran logro”

En los portales oficiales de los ministerios y en el noticiero que se transmite en los canales de la corporación Albavisión, el gobierno, además, publicitó la certificación como “el primer gran logro del presidente Morales”. Ayer, dicho “logro” fue criticado por socios de cuatro organizaciones de aviación civil, al citar un supuesto boletín de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, en inglés), el cual señala que “volar en Guatemala no es seguro”.

“Esto carece de legitimidad, no es posible que el Estado premie al mismo Estado, además de ser inmoral y poco ético (…) las certificaciones se mantienen actualizadas, no es algo que la dan cada vez que vienen los señores de OACI. Guatemala no va a ser más segura en su vuelo, si no se corrigen asuntos de fondo: bomberos, controladores, equipos de navegación, capacitación al personal”, sostuvo Fernando Castillo, integrante del Aeroclub de Guatemala.

El Estado juez y parte

Durante la visita que realizó a Guatemala en julio pasado, la secretaria general de la OACI –la coreana Fang Liu– pidió al vicepresidente Jafeth Cabrera y al presidente del Congreso Óscar Chinchilla reformar la Ley de Aviación Civil, con la cual se crearía el Instituto Guatemalteco de Aviación Civil (IGAC), para que sea este órgano independiente el que emita las certificaciones al AILA. Es por eso que la DGAC únicamente se “autocertifica”, señaló castillo.

Reparan la pista

Conrado Monroy, vocero de Aeronáutica Civil, rechazó los señalamientos de los socios de aviación civil; y dijo que uno de los trabajos que realizan con miras a cumplir las recomendaciones del ente internacional, es la reparación de la pista activa del AILA; obra que fue adjudicada a Pavimentos de Guatemala, S.A. (Padegua) por Q55.6 millones, cuyo representante legal, Pedro Luis Rocco, fue señalado por el MP y la CICIG en el caso Construcción y Corrupción en agosto pasado.

Q14

Millones fueron recortados del presupuesto de Covial para utilizarlos en la reparación de la pista del aeropuerto La Aurora.

Etiquetas: