Jueves 21 DE Marzo DE 2019
Nación

“¡Bienvenido al infierno…!” le gritan a detenido diputado Roberto Kestler en sótano de torre judicial

Si queda ligado a proceso en caso Negociantes de la Salud por sobornos en la compra de medicinas, el congresista del partido Todos sería sustituido en la curul nada menos que por su esposa Edna Soto.

 

Fecha de publicación: 03-11-17
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

 

Con un sonoro “¡bienvenido al infierno!” ha sido recibido en la Torre de Tribunales Roberto Kestler Velásquez, el diputado chimalteco de 63 años de edad capturado temprano por la Policía en su residencia de esa cabecera departamental, debido a su presunta implicación en el caso de sobornos Negociantes de la Salud en la compra de medicamentos a hospitales estatales.

Tal grito de recepción ha sido lanzado al despeinado y despreocupado congresista del partido Todos, según mensajes en las redes sociales, por uno de los presos que aguardan turno en las carceletas judiciales para ser subido a su respectiva diligencia. Por el momento se muestra tranquilo y debe comparecer ante el juez Adrián Rodríguez, quien libró la orden de su aprehensión a solicitud del MP.

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) logró que en febrero pasado le fuera levantada la inmunidad al parlamentario para proceder a ampliar la investigación, pero él recurrió a una serie de maniobras legales –como recusar a la jueza pesquisidora– hasta que finalmente una sala cursó el expediente al Juzgado Séptimo de Primera Instancia Penal que actúa en el presente caso.

A su llegada afuera del edificio judicial, el expresidente de la comisión de Salud se ha mostrado despreocupado, despeinado y negando responsabilidad en los delitos de asociación ilícita y tráfico de influencias que son los que el Ministerio Público (MP) le atribuye, en un expediente que también implica al empresario Gustavo Alejos Cámbara y al expresidente del IGSS, Juan de Dios Rodríguez.

“Jamás negocié con la salud de los guatemaltecos”, pero “el juez tiene que hacer su chamba” y por lo tanto “enfrentaré el debido proceso” porque “confío en la justicia divina y en la de la Tierra”, se defendió ante la prensa que cubría su arribo a la carceleta donde ha sido ingresado. Además, Kestler Velásquez admitió que el proceso de su detención “se dio bien” este viernes, ya que “me capturaron agentes educados”.

Su esposa, ¿diputada?

Con una sonrisa a flor de labios, como si no estuviera en problemas, el legislador admitió que –si en dado caso fuera ligado al proceso penal y, por consiguiente, perdiera la curul del Congreso– sería sustituido nada menos que por la suplente en la planilla de Todos por ese distrito electoral: su esposa Edna Soto. “¿Porqué voy a decir que no, si es cierto”, respondió casi riéndose.

Sin embargo, también citó que “del dicho al hecho hay mucho trecho, hombre” ya que “las cosas que están ahí –en el expediente– o como se dijeron, no sucedieron, y esa es la parte tranquila (porque) tienen que demostrar fehacientemente, contundentemente y concretamente de lo que me acusan…” –la FECI y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG–).

Kestler intentó ante los reporteros la mañana de hoy desacreditar los señalamientos en su contra diciendo que “hacer un marco teórico de una tipificación de delitos en cuanto a una mensajería de WhatsApp a un individuo que, de alguna manera como cualquier ciudadano buscaba a un legislador para poder pedirle ayuda… del dicho al hecho hay mucho trecho, hombre”.

Etiquetas: