Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Nación

Moisés Galindo, el abogado de los militares

Galindo fue capturado por lavado de dinero, vinculado con una estructura de corrupción en presidios, liderada por Byron Lima Oliva.

Fecha de publicación: 07-10-17
Galindo (al centro) es conocido por dilatar lo procesos judiciales. Fue quien confirmó el año pasado que Lima Oliva había sido asesinado.
Por: Evelyn Boche elPeriódico

El abogado Moisés Galindo acompañó a Byron Lima Oliva desde su primera causa judicial, cuando en 1998 fue condenado por el asesinato del obispo Juan Gerardi hasta su muerte en julio de 2016. Fue Galindo –visiblemente consternado– quien confirmó a los periodistas que Lima había caído abatido en Pavón.

Además de defender al capitán en situación de retiro, condenado por el asesinato del obispo Juan Gerardi, Galindo ha representado a una selecta lista de militares. Entre ellos figura Pedro García Arredondo, condenado por el incendio de la embajada de España y Mauricio Rodríguez Sánchez, absuelto en el juicio por genocidio en el Área Ixil, pero cuyo debate debe repetirse por disposición judicial.

Cuando el expresidente Otto Pérez Molina fue señalado por el primer caso de corrupción, Galindo actuó como su defensor hasta octubre de 2016, cuando abandonó por falta de pago. Galindo evade responder cuando se le consulta sobre los honorarios profesionales que devenga por defender a figuras prominentes, con los exjefes de Gobierno.

Una conversación con Galindo que Alejandra Reyes, pareja de Lima Oliva, grabó el 11 de julio de 2017, en poder de las autoridades, aporta un indicio sobre las remuneraciones, en especie, que el abogado recibió de Lima Oliva.

“Aquel (Byron) dijo mire le voy a pagar lo que nunca le he pagado”, dijo Galindo –según la presentación del MP y la CICIG– en alusión a un vehículo Mercedes Benz, línea C300 sport sedán que el abogado utilizaba y que había sido recibido por Lima Oliva como pago ilegal por gestionar el traslado de Kevin Overdick.

El hijo del narcotraficante Walter Overdick, condenado en EE. UU., buscaba salir de Fraijanes II para ser ubicado en Pavoncito, el feudo de Lima Oliva. En esta última prisión, Lima Oliva cobraba tributos por ingreso de artículos, instalación de negocios, en suma, por todo lo que pudiera cobrarse, de acuerdo con pesquisas del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

El vehículo fue entregado a Galindo en 2013, cuando Lima fue detenido fuera de prisión sin permiso, según el MP y la CICIG.

El equipo de investigación documentó el Mercedes Benz en posesión de Galindo, la noche del 19 de enero de 2017, en la oficina del abogado en la colonia El Maestro, de la zona 15 capitalina. Un día después, comprobaron que el jurista entregó el carro en la zona 10 capitalina, donde funcionaba el salón de belleza que Reyes gerenciaba.

Dilación de procesos

En las salas de audiencias, a Galindo se le conoce por intentar dilatar los procesos. En el caso Sepur Zarco, intervino cinco veces para tratar de frenar el debate oral y público contra el teniente coronel retirado Esteelmer Reyes, que finalmente fue condenado a 120 años de prisión.

Durante el primer día del juicio por genocidio contra Ríos Montt, Galindo fue uno de los tres abogados que abandonaron la defensa, lo que dio lugar a un incidente que frenó la diligencia.

Además de la defensa de militares señalados por crímenes de guerra, Galindo es uno de los creadores de la Fundación contra el Terrorismo.

Alejandra Reyes entregó bienes

La pareja de Byron Lima Oliva, Alejandra Reyes, se allanó en el proceso de extinción de dominio de seis inmuebles, seis equinos y tres vehículos, como parte de su convenio de colaboración eficaz con el Ministerio Público. A cambio de su cooperación, se le otorgó el criterio de oportunidad y la suspensión condicional de la persecución penal hasta que no se involucre en otro ilícito.

SEÑALADO POR DESFALCO

En 2015, la Sala Primera de Apelaciones resolvió enviar a juicio a ocho militares retirados, Moisés Galindo entre ellos, sindicados de planificar y sustraer Q471 millones 585 mil 965.35 del Ministerio de la Defensa Nacional, durante 2001. El caso sigue activo a la espera que se señale audiencia de ofrecimiento de prueba.

“Aquel (Byron) dijo mire le voy a pagar lo que nunca le he pagado”.

Moises Galindo,  según una grabación en poder del MP.