Miércoles 26 DE Septiembre DE 2018
Nación

La feria de empleo que se gestaba en el Ministerio de Salud del PP

Al renunciar el pasado 27 de agosto, la exministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack soltó una bomba que atormentará a decenas de funcionarios del pasado gobierno, diputados y alcaldes.

 

Fecha de publicación: 29-09-17
Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Cientos de cartas en una de las oficinas del Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS) fueron encontradas por el equipo de asesores de la ex titular de esa cartera, Lucrecia Hernández Mack el pasado abril. Lo que esa correspondencia contenía sorprendió a los trabajadores que encontraron acumulados en archivadores decenas de oficios dirigidos al exministro Jorge Villavicencio para solicitarle plazas en la institución.

En total, las solicitudes suman 1,047, de las cuales 295 fueron concedidas, según el trabajo de investigación que se realizó en la Unidad de Transparencia y Anticorrupción, una oficina creada por la exministra y que trabajaba de la mano de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) para descubrir y desarticular anomalías dentro del MSPAS.

Luego de que se encontraran esas cartas en la oficina abandonada, Hernández giró instrucciones para que se buscaran más en otros sitios de la entidad. Así fue como se descubrieron los restantes cientos de misivas que involucraban a diputados de distintos bloques de Congreso, a personal del Ejecutivo, alcaldes, gobernadores, dirigentes del Partido Patriota y sindicalistas del MSPAS.

Fue la exvicepresidenta, Roxana Baldetti quien giró más solicitudes a Villavicencio, en total, se encontraron 154 cartas, de las cuales, fueron otorgadas 91 plazas. Y aunque el expresidente Otto Pérez Molina solicitó solamente cuatro, pero no le otorgaron ninguna. El personal de las secretarías a su cargo sí solicitó decenas de plazas que suman 132. Incluso se lee en el listado al hermano del expresidente, Jaime Pérez Molina.

Desde el Congreso se redactaron la mayría de cartas para Villavicencio. Solo desde la bancada del PP se solicitaron aproximadamente 330 plazas, mientras que la bancada Libertad Democrática Renovada (Lider) –en ese tiempo una supuesta oposición-, solicitó 41 puestos.

También se registran solicitudes de la UNE, de Creo, de Encuentro por Guatemala, de UCN, de Todos, de la URNG y de la Gana.

Además, nueve alcaldes, incluido el hijo del expresidente, el ex acalde de Mixco, Otto Pérez Leal, también redactaron estas misivas.

 

También solicitaron plazas diez gobernadores y otros dirigente del PP como Anabella de León, ex registradora de la Propiedad, quien pidió 126 cargos y Armando Paniagua, ex director del Fondo Nacional para la Paz.

La gran burocracia

 

Según Hernández Mack, el descubrimiento de estos archivadores revela cómo se formalizaba el tráfico de influencias desde distintos puestos políticos para cooptar las instituciones y engordar la burocracia del MSPAS discrecionalmente sin una formación de personal al servicio de la sociedad.

La exministra detalló que sería muy difícil verificar cuántos oficios sí fueron atendidos como prioridad para llenar las plazas solicitadas puesto que la mayoría de contrataciones en la cartera se realizan a través de los renglones temporales.

Consultado al respecto de los oficios que llegaban a su despacho, el exministro Jorge Villavicencio expuso que “esa era una práctica normal” y enfatizó: “A todos los ministros nos enviaban cartas para pedirnos plazas, no tiene nada de malo”. Al tiempo que expresó que Hernández denunció esta práctica con mala intención porque “no hizo un buen trabajo”.

Sin memoria

Aunque se buscó la reacción de algunos solicitantes que aún son legisladores, no todos respondieron su teléfono móvil. Sofía Hernández de Alianza Ciudadana y Óscar Chinchilla, presidente del Congreso, indicaron que no recuerdan haber solicitado plazas a Villavicencio. Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala, dijo que ella intermedió por una trabajadora que necesitaba trasladar su puesto de Quiché a su natal Cobán porque su madre estaba enferma y los costos de vida eran altos. Ana Isabel Antillón, exsecretaria privada de la Presidencia expresó que las solicitudes que llegaban a su despacho solo eran remitidas, pero que ella no solicitó nada personalmente.

Etiquetas: