Miércoles 17 DE Julio DE 2019
Nación

Inician marchas ciudadanas para exigir antejuicio y renuncia del gobernante, diputados y funcionarios corruptos

Primeras columnas de indignados ciudadanos parten desde la Reforma y el Periférico, pero dentro de un rato lo harán integrantes de las universidades que protestan contra la corruptela, depravación, perversión, deshonestidad, envilecimiento e impunidad.

Fecha de publicación: 20-09-17
Por: Tulio Juárez y AFP

Miles de guatemaltecos de los más variados sectores sociales participan la mañana de hoy en el paro nacional –sin participación de la cúpula del sector privado–, para exigir la renuncia del presidente Jimmy Morales Cabrera y la depuración del Congreso de la República, l quienes señalan de inclinarse a favor de la corrupción e impunidad.

Los primeros centenares de ciudadanos participantes en la jornada del ‘Paro Nacional 20S’ han salido desde El Obelisco en el sur de la capital y de la intersección de la calzada Roosevelt y Anillo Periférico, en dirección al Centro Histórico donde alcanzarán el Palacio Legislativo, la Casa Presidencial y el Palacio Nacional. Dirigentes utilizan tablas con filosos clavos para impedir el paso de vehículos que puede constituir peligro para todos los asistentes.

Autoridades, catedráticos y estudiantes de las universidades harán lo mismo dentro de un rato saliendo de sus campus centrales. Por ejemplo, los sancarlistas están concentrándose en el estadio Revolución y recorrerán la avenida Petapa hasta llegar a El Trébol, dirigirse por la avenida Bolívar hasta llegar al centro metropolitano. Se calcula que intervendrán varios miles de ellos.

Mientras tanto, en el norte citadino –zona 18– gruesos grupos de campesinos e indígenas que viajaron desde Alta y Baja Verapaz para sumarse con mantas, carteles y pancartas a la protesta general claman a gritos que demandan “la renuncia de todos los diputados” y del mandatario Morales. Una columna del Codeca enfiló de forma ordenada  sobre el Periférico. Varios de sus líderes utilizan también tablas con puntiagudos clavos para detener el tránsito mientras caminan.

La agencia AFP destacó que sectores sociales, artísticos, campesinos, estudiantiles, mujeres, indígenas y académicos, entre otros, se sumaron al ‘Paro Nacional 20S’ como consecuencia de la ola de indignación popular provocada por señalamientos contra el jefe de Estado por corrupción y las polémicas acciones de congresistas acusados de avalarla. Se ignora si Jimmy Morales ya regresó de Nueva York donde ayer tarde pronunció un discurso ante la asamblea general de Naciones Unidas.

Las protestas incluso comenzaron este martes con el bloqueo de carreteras en Totonicapán por miles de campesinos que piden la renuncia de sus diputados, por haber aprobado recientemente que el gobernante debía preservar su inmunidad pese a haber sido señalado de cometer el delito de financiamiento electoral ilícito en la campaña de 2015, y por la emisión de decretos con reformas al Código Penal que favorecían la corrupción, impunidad y la ingobernabilidad en la actual administración y el Estado en general.

 

Gobierno fisurado

La crisis comenzó el 25 de agosto cuando la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) –adscrita a la Organización de las Naciones Unidas (ONU)– solicitaron levantar la inmunidad al gobernante para investigarlo penalmente por sospechas de irregularidades en las finanzas del partido que lo llevó al poder en 2015.

Dos días después, Jimmy Morales ordenó sacar del país al comisionado y exmagistrado colombiano Iván Velásquez, al declararlo persona no grata, pero la disposición fue suspendida definitivamente por la Corte de Constitucionalidad. Tal medida llevó ayer a la renuncia de los ministros de Finanzas, Trabajo y Gobernación, Julio Estrada, Aura Teleguario y Francisco Rivas, respectivamente, pero tras el intento de expulsión del funcionario de la CICIG ya había dimitido la cúpula de Salud Pública encabeza por Lucrecia Hernández Mack.

“Hace tres semanas inició una crisis política que nos hizo reflexionar sobre la continuidad al frente de nuestros cargos (…). Por tal razón, hemos decidido presentar nuestra renuncia”, señalaron en un comunicado conjunto los más recientes renunciantes.

 

 

Leña al fuego

Una semana después de la fallida expulsión de Velásquez, un nuevo escándalo y ola de críticas estalló al ser revelado el pago de unos 60 mil dólares –Q50 mil mensuales– al jefe de Estado por un “bono extraordinario” otorgado por el ejército en los últimos nueve meses. Sin embargo, la atención pública se trasladó al Congreso cuando el 11 de este mes los diputados rechazaron levantar los fueros constitucionales a Morales, evitando así que fuera investigado en lo penal.

Pero ayer los jefes de bloque de partidos representados en el Legislativo acordaron que en la sesión plenaria de mañana será nuevamente reactivado ese proceso para levantarle la inmunidad. Para la bancada oficial de FCN-Nación se trata de una maniobra política que busca “lavar la cara” a los diputados ante el pueblo por la crisis y sacrificar al presidente de la nación. Para despojarlo de esa protección se necesitan 105 votos de los 158 diputados que integran el organismo.

Dos días después los congresistas aprobaron polémicas reformas al Código Penal, que buscaban blindar a los líderes políticos de posibles acusaciones por financiamiento ilegal. Además, las modificaciones permitían que delitos penados con hasta 10 años de prisión pudieran ser excarcelables con fianza, cuando la norma original solo permite este beneficio para delitos sancionados con hasta 5 años de cárcel. Ante las protestas de la población que denunció esas decisiones como un “pacto de corruptos”, los legisladores retiraron en plenaria el viernes pasado las dos conflictivas reformas y ordenaron archivarlas.

El sector privado adelantó mediante comunicados de prensa del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) que no se sumaría al ‘Paro Nacional 20S’ por cuanto considera que el país debe seguir trabajando y produciendo, aunque pidió que las manifestaciones públicas sean llevadas a cabo de forma pacífica y dentro del marco legal, aparte de

haberse sumado al llamado de las iglesias católica y evangélica para abrir un diálogo entre distintos sectores “para plantear cambios que son necesarios”.

La Cámara de Industria, indicó AFP, a su vez, fue más lejos al llamar a no apoyar la medida pues “necesitamos una Guatemala próspera y no paralizada” y requirió a las autoridades resguardar la propiedad privada. “No se deben paralizar las actividades, ahora es cuando Guatemala nos necesita unidos, respetando y fortaleciendo el Estado de derecho, produciendo, motivando las inversiones y creando empleos”, dijo en su pronunciamiento.