Jueves 23 DE Noviembre DE 2017
Nación

Acciones del Congreso generan indignación en diversos sectores

Fecha de publicación: 14-09-17
Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Diversas organizaciones y personajes públicos se pronunciaron ayer en redes sociales y por medio de comunicados por las reformas al Código Penal que fueron aprobadas de “urgencia nacional” por el Congreso de la República.

La Embajada de los Estados Unidos en Guatemala tuiteó: “Según el Congreso de Guatemala: ¿Escuelas?= No son urgencia nacional ¿Carreteras?= No son urgencia nacional ¿Hospitales?= No son urgencia nacional ¿Reforma al delito de financiamiento electoral ilícito?= Urgencia nacional”.

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) consideró que las reformas fueron “diseñadas para asegurar impunidad” y exigieron al presidente Jimmy Morales que “proceda a vetar las mismas”.

El CACIF calificó como “graves” las implicaciones de las reformas aprobadas ayer, ya que “no solo alcanzan al ámbito de delitos de alto impacto, sino también del orden común”.

La Cámara Empresarial de Comercio y Servicios “Cecoms” exigió por medio de un comunicado al Presidente “vetar los proyectos de Ley 5351 y 5352 que contienen reformas al Código Penal, por considerar que su contenido es totalmente contrario a los intereses de nuestra Nación, conforme a los Artículos 28 y 178 de la Constitución Política de la República”.

La Procuraduría General de la Nación (PGN) emitió un comunicado en el que rechazaron las reformas aprobadas por el Legislativo y pidieron al Presidente que vete esa normativa.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) se pronunció al indicar que “las mafias son poderosas, tienen capacidad de daño, pueden hacer cualquier cosa, se resisten a desaparecer”. Además subrayaron que “el pecado original de la democracia guatemalteca es el financiamiento electoral ilícito”.

La organización Justicia Ya, indicó a través de sus redes sociales: “Luchemos para poder celebrar una independencia real de la impunidad y el despojo. Ocupemos el Congreso”.

Juan Alberto Fuentes, exministro de Finanzas, tuiteó: “Jimmy dio el primer golpe y el Congreso da el golpe final”.

El procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, difundió el siguiente mensaje: “¡Indignación, vergüenza nacional, un descaro, vaya padres de la Patria! No podemos ser indiferentes, usan financiamiento ilícito, saquean nuestro país, se recetan bonos, se eximen de responsabilidades, ¿qué más viene?”.

Carmen Aída Ibarra, directora del Movimiento Pro Justicia, expuso: “No sé si se dan cuenta que con esta propuesta en el Congreso de Guatemala, están liberando a todos los presos por hurto y robo agravado. Grave”.

Inconstitucional

Marco Antonio Canteo, analista independiente

Las reformas deben ser refrendadas por el Presidente, para que entren en vigencia. En cuanto al financiamiento electoral ilícito, separaron los delitos que estaban normados bajo un mismo tipo penal –no registrado, anónimo– y han hecho una ponderación de penas, han dejado el financiamiento proveniente del crimen organizado con penas mayores y las aportaciones no registradas con una penalidad menor.

En cuanto a la persecución únicamente cuando exista resolución desfavorable del informe final de auditoría electoral, considero que, en un análisis preliminar, habría que estudiar la posible inconstitucionalidad ya que la Constitución establece con claridad que el Ministerio Público es el titular de la acción penal.

La reforma a la conmutación de la pena es una norma de alcance general y eso significa que todas aquellas personas que reciban, en un caso concreto, penas no superiores a diez años, pueden ser beneficiados, lo que puede provocar una sensación de impunidad, a pesar de que haya condena. En este tema, era muy importante contar con la opinión de las instituciones encargadas de la justicia penal.

Amnistía y blindaje 

 

Héctor Rosada, investigador

Los cambios al Código Penal aprobados ayer por el Congreso constituyen una especie de amnistía dirigida a proteger a los secretarios generales de los partidos, al quitarles la responsabilidad del financiamiento electoral ilícito. También representa un “blindaje” para los grupos criminales, quienes se podrían beneficiar, aunque se compruebe su culpabilidad.

Con el incremento de la conmutación de penas los diputados del Congreso abrieron la posibilidad de una mala ejecución judicial por medio de prevaricatos (resoluciones injustas), porque los defensores de los sentenciados a prisión, que no exceda de diez años, tendrían un espacio más amplio para el litigio malicioso; con lo cual lograrían libertad para los sentenciados por delitos graves.

Cuando le digo blindar las estructuras de poder criminal, es eso, buscar caminos para burlar la ley. Hay un dicho que dice: hecha la ley, hecha la trampa. Ahora hicieron la trampa.

Descaro absoluto e inmoralidad política

Álvaro Castellanos Howell, abogado

Llama poderosamente la atención que, después de señalamientos contra varios diputados, se promuevan las reformas al delito de financiamiento electoral ilícito.

Desde el punto vista ético y de la moral política, si existe esto en Guatemala, hay un conflicto de interés enorme, pues los diputados de UNE, FCN y Lider, no debieron haber participado en la aprobación de una norma que les favorece directamente, y probablemente, sin sus votos no se habría logrado la mayoría calificada. Es el descaro absoluto y la inmoralidad política más grande que hemos visto.

La reforma podrá tener la apariencia de norma, pero no cumple con requisitos fundamentales, como el interés general, pues los partidos políticos son los grandes beneficiados. Es completamente ilegítima y hay serios vicios de inconstitucionalidad.

Basta leer algunas disposiciones, como el Artículo 154 que se refiere al poder público y establece que ningún funcionario estará al servicio de partido político alguno, sino al servicio del pueblo. Esa no es únicamente literatura constitucional sino principios que deben ser respetados.

 

Los empresarios organizados en el CACIF se pronunciaron ayer y pidieron al Presidente vetar las reformas.