Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Nación

Trabajador de “el Taquero” revela cómo ingresaron las armas a Pavón

Según el testigo, dos de los carros propiedad de Montiel tenían una caleta escondida en donde transportaban la droga. También mencionó que tenían nexos con el narcotraficante Juan Chamalé

 

Fecha de publicación: 04-08-17
Marvin Montiel El Taquero al momento de ingresar a la Torre de Tribunales, en el segundo día de audiencia. Por: Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Uno de los testimonios más importantes con que cuenta el Ministerio Público (MP) para implicar a 17 personas en el asesinato del capitán retirado Byron Lima Oliva, es el de Sergio Enrique Barbero Arriaga, quien trabajó como personal de seguridad de Sara Cruz Mancilla, esposa de Marvin Montiel Marin, alias el Taquero.

Barbero explicó a los fiscales cómo obtuvieron las armas, la granada y las municiones que utilizaron para matar a Lima, además, de cómo las ingresaron a la granja penal Pavón unos días antes del ataque.

Barbero, citado como el tercer testigo en el caso, declaró ante la jueza primero A de Mayor Riesgo, Claudette Domínguez, en enero de este año, y ayer el MP reprodujo sus declaraciones en el segundo día de audiencia de primera declaración.

El declarante describió cronológicamente, cómo, cuándo y dónde adquirieron el armamento, también habló sobre el rol que jugó cada quien en el atentado en contra de Lima, entre ellos, María Marta Castañeda Torres,  la encargada de ingresar explosivos al penal.

En detalle

Barbero Arriaga inició a trabajar para la familia Montiel a partir del 4 de julio de 2016. Tres días después, Barbero, como nuevo agente de seguridad de los Montiel inició con los movimientos para la compra del armamento. Ese día en horas de la noche, indicó que se dirigieron junto a Lestin Excel Alonzo Lara -quien ayer fue trasladado de Zacapa hacia el juzgado A, como el sindicado número 17 en este caso- a un centro comercial ubicado en la Calzada Roosevelt.

Sara Cruz Mancilla.

“La señora Sara le entregó a Lestin un sobre con Q5 mil, porque don Marvin le había pedido un encargo. Llegamos a Eskala y allí nos reunimos con un señor moreno a quien le entregó el dinero. Al siguiente día, (8 de julio) nos dirigimos al car wash de Edgar (colaborador de el Taquero), y Edgar le entregó a Lestin un vaso desechable de café, de 16 onzas. Salieron y Lestin le dijo a Edgar que metiera el vaso en el baúl y Edgar le contestó que no fuera estúpido porque se podría accionar”, relató.

Minutos más tarde, el testigo describió que lo que llevaba adentro ese vaso era una granada de fragmentación, la cual se presume fue la que lanzaron dentro de la cárcel momento después de haber asesinado a Lima Oliva.

A las 18:00 horas de ese mismo día se reunieron en una gasolinera ubicada en el bulevar Los Próceres, nuevamente con la persona que había recibido el dinero un día antes en la Roosevelt. Esa persona les entregó dos cajas de municiones 0.40, así como dos  cajas de 0.45. También les dio dos tolvas para 0.40 y dos más de 0.45.

El 9 de julio, durante el transcurso de la mañana los trabajadores de Montiel se dirigieron a un chalet que esa familia tenía en las orillas del lago de Amatitlán.

María Marta Torres.

“Allí estaba Lestin, tenía la mitad de la arena (arena de río) sacada de unos costales, que ya habían comprado. Estaban empacando las tolvas con cinta adhesiva para luego meterlas entre los costales. Ese mismo día nos dirigimos a la granja Pavón a dejar los materiales de construcción, entre ellos, los costales de arena. En la entrada de Pavón se hizo presente una señora que se llama María Marta Torres, esta señora se presentó en una camioneta Lincoln, beige. Antes de ingresar los materiales, Lestin le entregó a esa señora el vaso de café”, puntualizó el testigo.

Agregó que Castañeda Torres ingresó ese día al penal como visita con el vaso de café en la mano.

Nueve días después fue el ataque armado dentro de la prisión, en el que perdió la vida Lima Oliva junto a 13 personas más. Luego de los asesinatos, los hombres que trabajaban dentro del penal para Montiel, activaron la granada.

Según Barbero, Castañeda Torres, quien es sobrina de la excandidata a la presidencia, Sandra Torres, era la encargada de comprar y luego ingresar la droga que el Taquero distribuía en el Penal. La droga, supuestamente, se la compraban a un narcotraficante denominado como el Tico o el Sobrino.

Planificaron la muerte

Otro testigo denominado como Testigo B, indicó que él estuvo recluido en ese centro carcelario cuando se dieron los hechos. Aseguró que el equipo de seguridad y trabajadores de el Taquero se reunían todos los lunes en la casa de Montiel dentro de Pavón, o en una bartolina propiedad de Geovanni Ortiz, a planificar el atentado para matar a Lima. Esa planificación inició después que el capitán retirado le declarara la guerra a el Taquero, al haberlo encerrado junto a su gente en un salón para evitar que continuara vendiendo droga, unas semanas antes del ataque.

Etiquetas: