Domingo 8 DE Diciembre DE 2019
Nación

Problemas estructurales de Guatemala subsisten “peligrosamente”, previene Comisión Interamericana

Fecha de publicación: 04-08-17
Por: AFP

Entre tantos males en el país detecta “poderes paralelos en lo económico, social, militar”, marcado racismo, pobreza galopante, discriminación generalizada, violaciones a los derechos humanos –especialmente en infantes y adolescentes–.

 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertó este viernes que en Guatemala persisten “peligrosamente” los problemas que llevaron a este país centroamericano a una guerra civil entre 1960 y 1996, y señaló que los avances para contrarrestarlos son pocos.

La CIDH constató un escenario de desigualdad, racismo, pobreza y desnutrición en Guatemala, luego de que una delegación de alto nivel visitó el país durante cinco días.

“La sensación general es que hay avances leves en algunos campos, pero subsisten peligrosamente (…) los problemas que han generado conflictos del pasado”, dijo en conferencia de prensa el peruano Francisco Eguiguren, presidente de la CIDH.

Destacó que “subsiste un pronunciado racismo en la sociedad”, además de la continuidad de “poderes paralelos en lo económico, social, militar”, así como la pobreza que agobia a más de la mitad de los 16 millones de habitantes del país.

Según datos oficiales, un 59 por ciento de guatemaltecos vive en la pobreza, especialmente en comunidades indígenas asentadas en su mayoría en el altiplano occidental. Los indígenas representan el 42 por ciento de la población, aunque dirigentes de esos pueblos afirman ser más de 60 por ciento.

Guatemala vivió una guerra civil de 36 años (1960-1996) entre guerrillas marxistas y el ejército, que dejó 200 mil muertos o desaparecidos, según la ONU.

El presidente de la CIDH también señaló que se mantiene la discriminación a las mujeres, afrodescendientes, integrantes de la comunidad LGTB, menores, grupos vulnerables y privados de libertad.

En el informe preliminar de la visita, la Comisión reprochó las condiciones de las correccionales para menores calificándolas de “terribles”, y evidenció la falta de asistencia a las víctimas y familiares de un incendio en un refugio para menores que en marzo pasado dejó 41 niñas muertas.

Esa tragedia “es la evidencia clara, contundente e inaceptable que nos muestra cuál es la situación de vulneración de los derechos de niños, niñas y adolescentes” en Guatemala, agregó la panameña Esmeralda Arosemena de Troitiño, segunda vicepresidenta de la CIDH.

La misión pidió mayor asistencia para decenas de campesinos que fueron desalojados de la comunidad Laguna Larga, en el selvático departamento de Petén (norte), quienes huyeron a la frontera con México y permanecen en situaciones precarias.

“Guatemala se encuentra en la encrucijada de adoptar medidas para resolver estos problemas”, sentenció Eguiguren. En los próximos tres meses, la comisión debe entregar el informe final de su visita al presidente Jimmy Morales.