Martes 19 DE Febrero DE 2019
Nación

Sin aclararse cuánto costó a Guatemala el Panel Arbitral con EE. UU.

El Ministerio de Economía dijo que el país ya pagó US$30 mil y quedaría pendiente una cantidad similar, pero expertos ven muy bajas esas cifras

Fecha de publicación: 02-07-17
Sindicalistas estadounidenses denunciaban que Guatemala no respetaba los derechos laborales. Por: Manuel Silva msilva@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

La semana pasada se conoció oficialmente que el Panel Arbitral dio la razón a Guatemala en el contencioso laboral que mantenía con Estados Unidos en el marco del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR CAFTA).

Eso le evitó al país una multa que podía alcanzar hasta los US$15 millones, pero no está claro cuánto le costó a Guatemala un litigio que se prolongó durante seis años. De acuerdo a la información facilitada por el Ministerio de Economía (Mineco), hasta el momento el país pagó alrededor de US$30 mil y quedaría una cantidad similar por desembolsar. Aunque según un exfuncionario de esa cartera, el costo del panel sin abogados, que siempre cobran bastante por lo especializado del caso, ascendería aproximadamente a US$80 mil.

Juan Pablo Carrasco, abogado que participó en el arbitraje de Ferrovías, explicó que no le parecen correctas esas cantidades, salvo que solo hagan referencia a lo local o a los gastos del panel. Según él, es difícil establecer una cifra ya que apenas ha habido procesos donde han estado involucrados dos Estados por un contencioso relacionado con un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Pero tomando como referencia casos como el de Ferrovías, dijo que en esa ocasión la parte que le correspondió a Guatemala ascendió a unos US$3 millones, montos por los que se podría mover un caso como el actual.

¿Qué debe pagar Guatemala?

Al igual que ocurre en juicios de otro tipo, el Tribunal puede decidir que cada grupo cubra una parte de los costos o bien corra con los gastos quien pierda el contencioso. Pero según un documento firmado en 2011 por representantes de todos los países que forman este tratado comercial y donde se fijan las reglas de procedimiento en un caso de solución de controversias, serán cubiertas a partes iguales por los países litigantes.

Concretamente se especifica que la remuneración de los árbitros, asistentes, expertos designados, sus gastos de transporte y alojamiento, y todos los gastos generales de los grupos arbitrales serán cubiertos por partes iguales por las partes contendientes.

En otro documento de mayo de 2012, se especifica que cada árbitro, el Panel está formado por tres, cobrará unos honorarios de US$75 la hora. Pudiendo cobrar al final del proceso un máximo de US$19 mil, “a menos que las Partes contendientes acuerden que, debido a la complejidad de la controversia, una compensación adicional es apropiada”. Además, cada árbitro tendrá derecho a ganar US$15 por hora, hasta un total de US$3 mil 750.

En el caso de los expertos que cada país decida contratar, no se fija un tope y “la remuneración por proporcionar información o asesoría técnica, el monto y detalles del pago serán determinados por las partes contendientes”.

Los gastos autorizados para los árbitros y sus asistentes en un proceso de solución de controversias y que por tanto también deberán pagar los países litigantes, son de viaje, alojamiento, alimentación, seguros, llamadas telefónicas, servicios de courier, fax, papelería, alquiler de locales para las audiencias o deliberaciones y servicios de intérpretes u otras personas que apoyen en el procedimiento.

Quejas sindicales

La queja que terminó en este litigio fue interpuesta por sindicalistas estadounidenses y guatemaltecos hace nueve años. Se denunciaba que Guatemala no garantizaba el respeto de los derechos laborales de sus trabajadores en diferentes industrias del país. Tras un acuerdo amistoso entre ambos países en 2012, Estados Unidos decidió reactivar la disputa en 2014. Finalmente el panel dio la razón a Guatemala porque las denuncias presentadas no eran suficientes para probar una violación sostenida o recurrente y por tanto no estaba afectando al comercio entre ambos países.

US$30

Mil desembolsó hasta ahora el Ministerio de Economía y según sus declaraciones queda pendiente un pago similar.

US$3

Millones costó a Guatemala el arbitraje de Ferrovías

“El costo de un caso como este suele ser de varios millones de dólares”.

Juan Pablo Carrasco, abogado que participó en el arbitraje de Ferrovías

Etiquetas: