Jueves 18 DE Julio DE 2019
Nación

Destituido “embajador honorario” de Jimmy Morales sigue atacando en EE.UU. a Todd Robinson

Marvin Mérida Jiménez es entrevistado por canal televisivo en Miami, donde arremete otra vez contra diplomático acreditado en Guatemala.

Fecha de publicación: 23-06-17
Por: Tulio Juárez

Claus Marvin Mérida Jiménez, el exsupuesto “embajador personal ad honórem” del mandatario Jimmy Morales en materia migratoria para los Estados Unidos, ha continuado su campaña de ataques contra el embajador Todd Robinson pese a que el gobierno guatemalteco lo destituyó y la Cancillería desmintió que haya sido o sea diplomático.

El también defenestrado presunto “comisionado presidencial del migrante” sigue dando entrevistas en algunos medios de comunicación social en el país del norte y, en esta oportunidad –según se indica en las redes sociales–, ha estado en un canal de Miami, Florida, donde se refirió al tema.

Mérida firmó, sin tener representación oficial, un contrato de US$8 millones mensuales con la firma Barnes & Tornburgh para realizar “lobby’s” con el objetivo de mejorar la imagen de Guatemala en
EE. UU., lo cual fue cuestionado el lunes último por el canciller Carlos Raúl Morales quien los calificó como “un desperdicio de dinero, tirarlo a la basura”.

Además, subrayó que aunque en los Estados Unidos talvez no sea tipificado como delito, en Guatemala eso sí es tráfico de influencias, e hizo ver que su despacho en ningún momento tuvo conocimiento de lo que Mérida hacía en EE. UU. porque no ha trabajado ni trabaja en la Cancillería, sino que asesoraba directamente al presidente.

Por ende, dijo, la firma del contrato lo hizo a título individual o a nombre de otras personas, porque nunca tuvo la representación oficial del Estado de Guatemala, solo era asesor migratorio presidencial por lo que sus actuaciones fueron a nivel particular honorario, no extraordinario ni plenipotenciario como lo ostenta un embajador oficial.

“Mientras yo sea canciller no se pagará ni un solo centavo en ese tipo de cabildeos”, concluyó afirmando el ministro, para quien Claus Marvin Mérida nunca ha sido representante diplomático acreditado ante otro Estado, ni funcionario público, sino simple y sencillamente una persona con designación de funciones –por parte del gobernante a título individual–, aunque “él sí se creía embajador”. 

(Notas relacionadas)