Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Nación

Embajada de Estados Unidos critica gasto en cabildeo

En abril pasado, se suscribió un contrato de Q7.2 millones para mejorar relaciones con funcionarios estadounidenses a nombre de la presidencia.

Fecha de publicación: 18-06-17
El acuerdo establece que los objetivos de la firma serán asisitr al Gobierno para fortalecer relaciones con funcionarios de EE. UU. Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

“Es mejor preguntar a los guatemaltecos en qué se debería gastar el dinero, pero cada centavo debería ir destinado a la inversión en servicios sociales, infraestructura y seguridad. Esa inversión es lo que Guatemala necesita para tener más seguridad y bienestar social”, respondió la Embajada de Estados Unidos (EE. UU.) en relación al contrato suscrito en abril pasado entre el exembajador Marvin Claus Mérida –en representación de la Presidencia de Jimmy Morales– y la firma estadounidense de cabildeo, Barnes & Thornburg por un total de US$960 mil (Q7.2 millones).

El acuerdo establece que los objetivos de la firma serán asistir al Gobierno guatemalteco para fortalecer las relaciones con funcionarios del Ejecutivo y del Legislativo estadounidense y mantener estrategias de comunicación entre los funcionarios de ambos países.

Este tipo de relaciones se establecen por medio de la Cancillería guatemalteca y el Departamento de Estado de EE. UU. o entre cónsules y embajadores. El interlocutor del Gobierno estadounidense con el guatemalteco es Todd Robinson, quien ha sido criticado por el firmante del contrato, Claus Mérida, pues, aduce que el embajador interfiere en las políticas de Guatemala.

Mérida, amigo del presidente Morales, quien ya no ocupa un cargo como Embajador ‘ad honorem’ en temas migratorios es investigado por el Ministerio Público (MP) por abuso de autoridad, tráfico de influencias y usurpación de funciones.

Ayer, el Gobierno emitió un comunicado de prensa en el que niega que haya faccionado un contrato entre la administración de Morales y la firma estadounidense. Se indica que de acuerdo con los registros no existe ningún mandato, ni se ha otorgado representación alguna para la suscrpción de ese tipo de contrato.

En el último párrafo del documento se establece que Mérida no forma parte del Ejecutivo y “su vinculación en ningún momento abarcó un mandato o autorización para suscribir un contrato de este tipo”. En el contrato que se muestra en el portal oficial del Registro de Agentes Extranjeros del Departamento de Justicia de Estados Unidos aparece el nombre y la firma del exembajador.

Desde el viernes pasado se ha tratado de establecer contacto con funcionarios de la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, pero ni el secretario Alfredo Brito ni la subsecretaria, Lucy Barrios o el vocero presidencial Heinz Heimann atendieron las llamadas para aclarar por qué Mérida suscribió ese contrato en nombre de la Presidencia.

Contrato para diputados

El Ejecutivo no es el único que firmó un contrato de cabildeo con la firma Barnes & Thornburg, pues existe otro acuerdo del que cuatro diputados de la alianza oficialista son suscriptores. Se trata de Fernando Linares Beltranena, del Partido de Avanzada Nacional (PAN); Óscar Quintanilla, de la Alianza Ciudadana (ex Lider); Julio Lainfiesta, de la Unidad del Cambio Nacional (UCN) y Jaime Regalado, del Movimiento Reformador (ex PP).

Este acuerdo se establece con los mismos objetivos del Ejecutivo, con los mismos montos y por el mismo plazo.

Etiquetas: