Viernes 24 DE Noviembre DE 2017
Nación

Ixchiguán y Tajumulco, la tierra de nadie olvidada por todos

El gobierno de Jimmy Morales busca recuperar en 30 días el control de ambos municipios donde impera ingobernabilidad desde hace 83 años, por la “omisión e irresponsabilidad” del Estado, según la Comisión Presidencial de Diálogo (CPD).

Fecha de publicación: 19-05-17
Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Casi todos los males del país confluyen en Ixchiguán y Tajumulco, San Marcos: pobreza, desnutrición, impunidad, exclusión, analfabetismo, conflictividad y un casi nulo acceso a servicios básicos. Es el producto de la ausencia del Estado por casi un siglo, que convirtió la región en un territorio sin ley, sin dueño y en guerra; propicio para cometer abusos de poder como el destierro de comunidades enteras y agresiones con tan solo una denuncia documentada, pero aún sin castigo.

La anarquía que actualmente se vive en la zona se debe a un conflicto social y territorial que se inició en 1933 cuando Ixchiguán pasó de ser una aldea de Tajumulco, a un municipio, pero sin una delimitación de territorio. Desde entonces los habitantes de ambas localidades han contado únicamente con derechos posesorios, sin escrituras que les permita tener certeza jurídica sobre sus tierras.

Según estudios técnicos, registrales, jurídicos e históricos de la conflictividad en San Marcos elaborados por la CPD la situación entre Ixchiguán y Tajumulco tuvo un punto crítico entre 2009 y 2012, cuando las entonces autoridades de la Municipalidad de Tajumulco inscribieron terrenos en el Registro General de la Propiedad (RGP), pero ocuparon parte de las aldeas de Ixchiguán.

Solo una denuncia

El ambiente de incertidumbre y de enajenación de las instituciones estatales en la región provocó el surgimiento de grupos de poder, quienes además de las tierras se han disputado el acceso a fuentes de agua. De acuerdo con el comisionado presidencial de Diálogo, Rokael Cardona Recinos, entre 1996 y 2017 se registró el desplazamiento de 99 familias por parte de grupos armados que se mantienen en constante confrontación.

Cardona aseguró que las primeras víctimas de desplazamientos sufrieron violaciones y robo de propiedades, lo cual ha provocado mayor resentimiento entre ambas poblaciones; sin embargo, la única denuncia por estos abusos la documentó, en 2015, la División Especializada en Investigación Criminal (DEIC) de la Policía Nacional Civil (PNC) por el destierro de 27 familias de la comunidad Nuevo Mirador.

Rokael Cardona, comisionado presidencial del Diálogo.

La verdad a medias de la amapola

Aunque el vicepresidente Jafeth Cabrera ha dicho dos veces esta semana que la conflictividad en la región la ha ocasionado la presencia de cárteles del narcotráfico en Ixchiguán y Tajumulco, interesados por los cultivos de amapola para extraer el opio y luego producir heroína, dicha versión es contraria a las conclusiones de la CPD, a la de los jefes ediles y a la de quienes han lidiado antes con el conflicto.

Los alcaldes de Tajumulco y de Ixchiguán, Ismael Ramos y David López, respectivamente, coinciden en que lo más urgente para la resolución del conflicto es la delimitación de tierras que suma casi un siglo.

Ramos asegura que su comuna paga mensualmente a 94 maestros para que den clases porque el Ministerio de Educación (Mineduc) no envía docentes. Hay tres médicos disponibles para una población de unos 65 mil habitantes que recurrentemente padecen enfermedades gástricas y últimamente problemas mentales. López aseguró que sí ha recibido apoyo del Gobierno, pero ha sido insuficiente.

Desnutrición muy alta

De acuerdo con los datos del IV Censo Nacional de Talla en Escolares 2015 –que calificó la situación nutricional de niños de entre seis y diez años en todo el país, y que sirve de parámetro al Gobierno–, los menores de edad de Ixchiguán y Tajumulco presentan vulnerabilidad nutricional “muy alta”. En el primer municipio, el 51.1 por ciento de los niños evaluados sufre desnutrición crónica (retardo en la estatura respecto de la edad), mientras que en el segundo el 56.4 por ciento de los censados tiene el mismo padecimiento.

99

Familias han sido desplazadas debido al conflicto entre ambos municipios.