Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Nación

 “… si ese señor no cumple, tenemos que eliminarlo”: escucha telefónica en caso penal por asesinato del aviador Berganza Rivera

A raíz del crimen cometido por pistoleros el 18 de febrero del 2014 en Ciudad San Cristóbal, Mixco, cuatro hombres vinculados por la investigación del MP al narcotraficante del Cartel del Golfo guardan prisión preventiva desde marzo del mismo año.

Fecha de publicación: 25-04-17
Fotos: José Miguel Lam Por: Tulio Juárez

“Si el capi no se pone firmes… el capi va a pasar a mejor sueño”, es una de las frases de escuchas telefónicas conocidas esta mañana en el inicio del juicio celebrado en relación al asesinato del piloto aviador Herbert Alfredo Berganza Rivera, de 45 años, acribillado por sicarios el 18 de febrero del 2014 en un sector de Ciudad San Cristóbal, zona 8 de Mixco, y por el que al mes siguiente se capturó a cuatro hombres.

Los aprehendidos el 26 de marzo en Ciudad Peronia, Villa Nueva; San Cristóbal, Mixco, y en Zacapa, e imputados por el hecho de sangre son Julio César Chávez Franco, alias “el Temo” –ex guardaespaldas de la víctima y presunto autor material–; Ángel Mauricio Dubón Nájera, “el Chipi”; Erick Estuardo Saavedra Nicolás, “el Titi”; y Marvin Misraí Quintana Aguilar, “el Profe”.

Este martes, en el Tribunal A de Sentencia de Mayor Riesgo donde se efectúa el juicio correspondiente, el Ministerio Público (MP) presentó en calidad de colaboración eficaz la declaración o testimonio de uno de los hijos del fallecido, y ha reproducido varias comprometedoras conversaciones telefónicas entre Dubón Nájera y otros de los presuntos cómplices.

 

 

Así, por ejemplo, en las grabaciones hechas por los investigadores se han podido escuchar expresiones como “Yo lo que quiero es que si ese señor no cumple, tenemos que eliminarlo”, lo cual implicaría que el asesinato era la parte medular del plan debido a que también dijo que ellos se podían quedar con sus carros y las avionetas, aparte de indicar al interlocutor que “don Herbert no es nadie, vos, él no tiene amigos…”

En una de las pláticas “pinchadas” por la fiscalía se oye a “el Chipi” afirmar que el aviador le había advertido estar dispuesto a contactar con la agencia estadounidense antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) para “entregar” a algunos conocidos involucrados en el narcotráfico, por lo que las pesquisas apuntan a que ello influyó de manera contundente en que se preparara el atentado.

Antecedentes

Luego de las aprehensiones del 26 de marzo del 2014, las autoridades relacionaron a tres de los cuatro individuos con el Cartel mexicano del Golfo al que, presuntamente, trasladaron toneladas de cocaína desde Honduras a México y finalmente hacia Estados Unidos. Este grupo le habría adelantado dinero al capitán Berganza para movilizar una avioneta abandonada en Izabal, pero la fuerza pública la tenía inmovilizada.

En aquella oportunidad, el MP subrayó que los narcos le habrían pagado al guardaespaldas conocido con el alias de “el Temo” para que le quitara la vida, lo cual se cumplió en el bulevar sur de Ciudad San Cristóbal el 18 de febrero de dicho año. El caso incluyó una serie de allanamientos domiciliares, incluido a un hangar en el aeropuerto La Aurora, zona 13, donde inmovilizaron cuatro avionetas.