Lunes 25 DE Marzo DE 2019
Nación

El otro guatemalteco operador del cartel de Sinaloa buscado por El Salvador

Darwin Roderico González Delgado, alias el “Capi”, es sindicado por la Fiscalía salvadoreña de liderar una organización estrechamente ligada a la del supuesto narco, el “Fantasma”.

Fecha de publicación: 10-04-17
En febrero pasado los fiscales generales del Triángulo Norte se reunieron para establecer medidas contra el crimen transnacional. Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

El supuesto narcotraficante Marlon Francesco Monroy Meoño, alias el “Fantasma”, extraditado a Estados Unidos el año pasado no era el único guatemalteco que, según las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador, colaboraba con el cartel mexicano de Sinaloa. El 6 de febrero último la Policía Nacional Civil (PNC) salvadoreña detuvo a 27 ciudadanos de este país, acusados de colaborar con la estructura de narcotráfico de Monroy Meoño, pero dejó capturas pendientes.

Una de las aprehensiones sin ejecutar es la del capitán en condición de retiro del Ejército de Guatemala, Darwin Roderico González Delgado, alias Capi, a quien la FGR acusa de liderar una estructura de tráfico de cocaína muy parecida a la del Fantasma. Según las investigaciones de la Fiscalía, las supuestas organizaciones delictivas están tan vinculadas que utilizaban la misma organización de lancheros para trasportar la droga, procedente de Ecuador y Colombia, desde las costas de El Salvador hacia las playas de Monterrico, Taxisco, Santa Rosa e Iztapa, Escuintla, en Guatemala; para luego enviarla hacia México.

De acuerdo con una nota publicada en página electrónica de la FGR, que cita las declaraciones del fiscal a cargo del caso, el ente investigador cuenta con “abundantes elementos de prueba que los relacionan (a González y a Monroy) en diversas actividades delictivas”. Las averiguaciones que hasta la fecha se han revelado dan cuenta que los lancheros salvadoreños simulaban actividades de pesca artesanal para llevar a cabo las actividades ilícitas.

La FGR, además, documentó la relación del Capi con el expolicía salvadoreño José Claros Amaya, alias Sony, quien fue capturado el 9 de enero pasado en Guatemala. A Claros Amaya también se le sindican delitos de narcotráfico.

Por su parte, el Ministerio Público (MP) de Guatemala aún no confirma si existe una investigación abierta en este país contra la estructura presuntamente dirigida por González Delgado, aunque sí aclara que la institución mantiene colaboración con las autoridades de El Salvador en varios casos. El fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, dijo el pasado 9 de febrero que las capturas de los colaboradores del Fantasma se habían logrado gracias a una “coordinación binacional”.

Darwin Roderico González acusado de liderar una estructura de narcotráfico.

El militar lugarteniente del “Fantasma”

La semana pasada fue capturado en Guatemala el teniente coronel del Ejército, Mynor Francisco Leonardo Cerón, a quien la Policía guatemalteca identificó como lugarteniente del Fantasma. Según la institución, Leonardo Cerón fungía como “mano derecha” de Monroy Meoño para el tráfico de drogas, por lo que la Corte Distrital de Florida, Estados Unidos, lo acusa del delito de conspiración para distribuir cinco o más kilogramos de cocaína. Su captura se produjo con fines de extradición hacia la nación norteamericana.

A Leonardo Cerón, junto con otros 14 militares, el Ejército les confirió el distintivo de “eficiencia física” como un reconocimiento a “que por sus aptitudes físicas se destacan de manera excepcional”, según consta en el Acuerdo Ministerial 15-2012.

Una publicación de elPeriódico, refiere que entre los colaboradores del “Fantasma” también se encuentran otros militares y anteriores integrantes del Ejército, como Marco Antonio Canales Dávila, quien en 2016 fue ascendido de mayor de Infantería a teniente coronel de Infantería; además del teniente coronel Milton Alfredo Martínez García, quien según un informe de inteligencia militar desvelado por este medio en una investigación del 13 de agosto de 2007, formó parte de una estructura paralela durante el gobierno de Alfonso Portillo.

Negociador

Una publicación del diario salvadoreño La Prensa Gráfica reveló en febrero pasado el testimonio de colaborador de la investigación contra las estructuras del “Fantasma” y el “Capi”, en la que se señala a este último de haber “negociado” con policías de El Salvador para que devolvieran a su organización 175 kilos de cocaína, de los 350 que les fueron incautados en 2016. Según la nota, el “Capi” ordenó a nueve hombres hacer una mezcla que simulara ser droga para realizar el cambio.

Sospechas

De los militares vinculados con Monroy Meoño y  González Delgado, también se sospecha que tuvieron que ver con el asesinato del mayor Elvin Antonio Juárez Cruz, cuyo cadáver fue hallado con señales de tortura debajo de un puente en Escuintla el 1 de marzo de 2015. Dicho crimen se habría perpetrado como venganza por un “tumbe” de drogas a la estructura de alias el Capi.


350

Kilos  de cocaína le fueron decomisados a González en 2016.

Etiquetas: