Jueves 6 Abril 2017
Nación

Muerte de 41 niñas: Torres y Rodas buscan desligarse de responsabilidad en incendio

Exsecretario de la SBS, Carlos Rodas, aseguró que PDH y PGN insistieron en dejar todo en manos de la  PNC.

 

El exdirector del Hogar Seguro, Santos Torres, de camisa amarilla, señala que él no tomó ninguna decisión esa noche. Por: Julio E. Santos [email protected]

“Como eran buenas para fugarse que fueran buenas para aguantarse”, le dijo una mujer agente de la Policía Nacional Civil (PNC) a una adolescente que le pedía ayuda porque se incendiaba el aula donde estaban encerradas bajo llave. Ese es uno de los testimonios con el que cuenta el Ministerio Público (MP), de una las víctimas sobrevivientes del incendio en donde fallecieron 41 niñas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

Según los fiscales del caso, esa misma menor de edad declaró que la policía le puso la pistola en la cabeza, y las otras agentes que se encontraban frente al cuarto no las dejaron ir al baño por lo que  tuvieron que improvisar una letrina para hacer sus necesidades fisiológicas, y que los policías que estaban enfrente vieron el humo y “se hicieron los locos”.

Ayer, durante el segundo día de la audiencia de primera declaración de los sindicados Carlos Rodas, exsecretario de la Secretaría de Bienestar Social (SBS); Anahy Keller, subsecretaria, y Santos Torres Ramírez, exdirector de ese hogar, el MP presentó los medios de prueba con los que busca comprobar la responsabilidad de los exfuncionarios en el incendio. La fiscalía cuenta por lo menos con cinco testimonios de las adolescentes que sobrevivieron.

La declaración de otra menor revela que las adolescentes decidieron fugarse porque en el hogar las maltrataban física y psicológicamente. Luego fueron recapturadas por los policías, quienes las arrodillaron, las maltrataron y les pusieron el arma en la cabeza. Tras esto fueron encerradas en el aula de pedagogía del albergue.

“Iniciaron el fuego con el fin de que las sacaran de allí, empezaron a gritar y no sé por qué la policía no abrió la puerta”, narró la fiscal Verónica de León, al leer ante el juez Cuarto de Primera Instancia Penal, Carlos Guerra Jordán, otra de las declaraciones de las niñas.

PNC al resguardo

En las declaraciones voluntarias de Santos Torres y Carlos Rodas, quedó claro que el resguardo de los menores, tanto de los hombres como de las mujeres, quedó en manos de la PNC. Unas 16 agentes cuidaron a las 56 niñas en el lugar donde se produjo el siniestro, y 12 custodiaron a los adolescentes varones encerrados en el auditórium.

La decisión de delegar el cuidado de los menores fue tomada por Rodas, Keller, Santos; el delegado de la Procuraduría General de la Nación, Harold Flores, Gloria Castro, de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), y Brenda Chamán, encargada de la protección al maltrato a menores de edad del hogar.

Keller declinó declarar en la continuación de la audiencia realizada ayer.

También se presentaron los testimonios del encargado de proveer los alimentos, de dos trabajadoras del centro, de tres bomberos voluntarios y de 11 agentes de la PNC.

“Cuando nos llamaron no nos indicaron que era un incendio, nos dijeron que era un motín. Cuando son emergencias las puertas deben estar abiertas, pero no estaban así y cuando abrieron el portón lo primero que vi fue a varias personas quemadas, estábamos en la unidad gritando que nos abrieran la puerta, gritábamos, pero no nos hacían caso”, dijo el bombero, Luis Daniel Percúa.

PDH niega señalamientos

Jorge de León Duque,  procurador de los Derechos Humanos (PDH), rechazó la incriminación que le hizo Carlos Rodas a los delegados de esa oficina de haber participado en las decisiones el 7 y 8 de marzo, de encerrar en el aula de pedagogía a las 56 niñas. Asimismo, aseguró que no es cierto que los representantes del PDH solicitaran la intervención y otorgamiento del control total del hogar a los agentes de la PNC. Aseguró que las declaraciones de Rodas son “excusas” para evadir su responsabilidad. PGN y PNC no se pronunciarán por el momento.

Jueza Rocío Murillo se negó a hacer exhibición personal

La jueza de Paz de San José Pinula, Rocío Murillo, dijo ante la Junta de Disciplina del Organismo Judicial, que no realizó la exhibición personal solicitada por las autoridades del Hogar Seguro un día antes de la tragedia, porque al llegar al lugar constató que su vida y la de su auxiliar corrían peligro.

Sin embargo, tanto Rodas y Santos confirmaron que la jueza Murillo nunca llegó y que se negó rotundamente a realizar la actuación judicial para verificar el estado de los menores y decretar alguna acción para protegerlos.

“Ella (Murillo) me llamó y me dijo que no tenía competencia para realizar la exhibición, y yo le supliqué que por favor la hiciera, y ella me dijo que definitivamente no iba a ir al lugar y que la exhibición se haría hasta el otro día a las 9 de la mañana”, aseguró Rodas.


“Dentro del aula estaban somatando la puerta y las ventanas y estaban gritando que querían ir al baño”.

Delma Hernández García,  trabajadora del hogar.

“Observé que frente al área donde estaban las niñas estaban las policías, y que ellas querían ir al baño, pero la puerta tenía un candado y no lo abrieron”.

Sara Cristabel Elías, psicóloga.

“Busqué agua al momento de escuchar gritos que decían fuego”.

Lesly Paola Benito Zepeda,  agente de la PNC delegada al lugar.