Domingo 25 DE Agosto DE 2019
Nación

Condenan a un año de prisión conmutable al exalcalde de San Juan La Laguna por expulsión de judíos ortodoxos en 2014

Rodolfo Pérez, quien dirigió ese municipio sololateco entre 2012 y 2016, debe pagar caución económica de unos US$1,000 para no ir a la cárcel.

Fecha de publicación: 04-04-17
Por: AFP

El exalcalde de un pueblo indígena en el oeste de Guatemala, Antonio Rodolfo Pérez Pérez, fue condenado a un año de prisión por haber expulsado a una comunidad de judíos ortodoxos en 2014, informó este martes la fiscalía.

El fallo fue emitido la noche del lunes por un tribunal del departamento de Sololá, 75 km al oeste de la capital, dijo a periodistas el fiscal del caso Marco Tulio Escobar.

Precisó que Pérez, exalcalde del municipio de San Juan La Laguna, fue sentenciado por el delito de coacción en el caso de la expulsión de una comunidad judía del poblado. El exfuncionario deberá pagar unos 1.000 dólares de multa para evitar ir a prisión.

“Quiero dejar claro que en mi administración no podía dar la espalda al pueblo. En esa ocasión está claro que fue un choque de culturas”, argumentó el exalcalde en su defensa.

Según los lugareños, los judíos actuaban de forma “prepotente”, no correspondían al saludo y en algunas ocasiones irrespetaron las costumbres locales de velar a los muertos.

La comunidad de judíos ortodoxos se estableció en la capital guatemalteca en septiembre de 2014 tras ser expulsados del municipio maya de San Juan La Laguna, en la ribera del turístico Lago de Atitlán, donde tuvieron varios conflictos con pobladores.

En septiembre de 2016, la comunidad judía se trasladó al pueblo de Oratorio, al este de ciudad de Guatemala, donde tiene previsto construir viviendas.

El nuevo traslado se concretó luego de un allanamiento realizado por fiscales y policías el pasado 13 de septiembre a un edificio y otros inmuebles que habitaban en la periferia sur de la capital, dijo en esa ocasión Uriel Goldman, un rabino estadounidense de la comunidad Lev Tahor.

Las autoridades explicaron que el operativo se realizó a petición del gobierno de Israel en búsqueda de una niña que tenía prohibición de salir de su país y determinar si habían casos de maltrato infantil, lo que fue tomado por la comunidad como un hostigamiento por sus creencias.

La comunidad judía ortodoxa esta compuesto por unas 500 personas de Guatemala, El Salvador, México, Francia, Canadá, Estados Unidos, Israel, Bélgica y Alemania.

(LEER MÁS)