Miércoles 16 DE Octubre DE 2019
Nación

Fundación busca reintegrar a sus pacientes con lesiones medulares

La institución actualmente apoya a siete atletas, preparándolos para competiciones y buscando su reintegración a la sociedad. Además cuenta con varios pacientes que reciben terapia física y emocional.

 

Fecha de publicación: 01-04-17
Rodolfo Quezada señaló la importancia de reintegrar a la sociedad a los pacientes que han sufrido lesiones medulares.
Por: Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt

La Fundación Sigue Avanzando busca mejorar la calidad de vida de las personas que sufren lesiones medulares y la de sus familias, por medio de la rehabilitación física y emocional, mejorar la accesibilidad a los lugares y el fomento de una cultura deportiva.

Rodolfo Quezada, socio fundador de Sigue Avanzando, señaló que los pacientes con lesiones medulares se deben de apoyar en alguna actividad que les permita sentirse como miembros comunes de la sociedad, por lo cual se debe incentivar a los pacientes y motivarlos a buscar su independencia por medio de la rehabilitación.

Se debe convencer a las personas que su vida sigue y que deben buscar la forma de avanzar, para lo cual el deporte juega un papel muy importante, ya que fomenta la disciplina y la autosuperación. “Buscamos crear las condiciones para que los pacientes puedan sentirse motivados con el deporte”, aseguró Quezada.

Además, indicó que él es un ejemplo de lo que se puede lograr con disciplina y las condiciones adecuadas. Quezada dijo que es un empresario agrícola, amante de los deportes y que su lesión no le ha impedido desarrollarse en ninguno de los ámbitos de su vida.

Quezada sufrió un accidente mientras se preparaba para un triatlón y recuerda que se cayó de su bicicleta y cuando despertó estaba en un hospital de Miami, Estados Unidos, país en el que permaneció por un año. Tiempo en el cual realizó un proceso de rehabilitación básica.

El empresario comentó que “al regresar encontró muchos obstáculos y desafíos, por lo que mi esposa y yo nos solidarizamos para ayudar a los miles de guatemaltecos que han sufrido las secuelas de una lesión medular”.

Alex Salvador acompaña a sus hermanos en la venta de frutas, luego de ser víctima de la violencia en el país.

Obstáculos en la accesibilidad

La fundación busca lograr un país totalmente accesible para las personas con lesión medular, pero se ha topado con los obstáculos de infraestructura y de acceso en los ambientes públicos y privados.

Otro de los ejes bajo los cuales la fundación busca ayudar a las personas con alguna discapacidad es la accesibilidad, aunque Quezada reconoce es el tema más complejo porque las condiciones deben ser con apoyo interinstitucional.

Parqueos, establecimientos accesibles y planes de concienciación son los proyectos que promueven para buscar mejorar las condiciones de vida de las personas que padecen lesiones medulares.

Buscan la rehabilitación

Alex Salvador, un paciente con lesión medular que le fue provocada por una herida de arma de fuego, padece de parálisis cerebral o hemiplejía espástica, la cual consiste en que sus extremidades muestran un comportamiento de rigidez.

Salvador comentó que el 27 de enero del año pasado sufrió la herida en la vértebra C4, la cual le ocasionó que sus músculos se tensaran y le impidieran movilizarse.

Un ataque armado a un bus en el que laboraba desde hacía un año como ayudante, fue atacado por no haber pagado la extorsión, comentó Salvador. “Yo le ayudaba a mi papá a vender panes y churrascos en una carreta, pero la muni nos la recogió, entonces me fui de ayudante donde sacaba Q100 diarios, más de lo que ganaba con mi papá”, dijo.

Rudy Maldonado practica para poder competir en los próximos Juegos Paracentroamericanos.

Salvador indicó que se dedicó a trabajar porque tiene cinco hermanos y a sus padres no les alcanzaba para cubrir las necesidades del hogar, su madre gana entre Q40 y Q45 diarios por limpiar casas.

Desde hace casi un año Salvador recibe fisioterapia con los colaboradores de la Fundación Sigue Avanzando y ha logrado casi el control total de esfínteres, lo cual describen desde la fundación como un éxito. Además, trata de recuperar su independencia, pero le es muy complicado por las condiciones precarias en las que vive. El principal inconveniente para cumplir su objetivo es el lugar en donde vive, ya que para llegar a su hogar debe bajar decenas de gradas.

Una de las colaboradoras de la fundación comentó que encontraron a Salvador en el Hospital General San Juan de Dios y su cuerpo presentaba llagas provocadas por la falta de movilidad y permanecer en una misma posición. Por tal motivo, una de las terapistas le brindó asistencia para que recibiera terapia física y emocional.

El deporte como terapia

Desde la fundación aseguraron que se ha comprobado que la práctica del deporte en personas con lesiones medulares, es básica para una mejora en su calidad de vida. “Queremos fomentar la cultura deportiva para desarrollar las habilidades en diferentes disciplinas, apoyándoles con equipo adecuado, entrenadores deportivos especializados y la práctica de los deportes en centros específicos”, enfatizaron.

Actualmente seis deportistas cuentan con el apoyo de la fundación: los atletas Óscar Raxón y Rudy Maldonado, los tenistas de campo Macario Ramas, Óscar Oliva, Juan Manuel Paiz, el ciclista Pablo David Raxón Álvarez y Quezada, que se dedica a la práctica de vela.

Rudy Maldonado es un atleta paralímpico de 33 años, que sobrevive vendiendo productos en la Universidad de San Carlos (Usac) y con el apoyo de la fundación, porque no ha encontrado un trabajo dentro de la economía formal.

Maldonado comentó que hace 13 años sufrió un asalto, en el que fue herido por arma de fuego. La cual le provocó una parálisis de las extremidades inferiores. “Estar en una silla de ruedas me sumió en una profunda depresión y por eso me dediqué al deporte”, dijo.

Dos años después de sufrir el ataque se integró al equipo paralímpico de atletismo y en 2013 obtuvo el cuarto puesto en la competición a nivel centroamericano, celebrada en Costa Rica. Sin embargo, Maldonado estuvo a punto de abandonar el deporte por la falta de apoyo del Comité Paralímpico, que, según dijo, “no me ha dado ni una bolsa de agua”.

La Fundación Sigue Avanzando le ofreció el apoyo necesario para que siguiera practicando deporte, ya que consideran que es un talentoso atleta y por ello lo dejaron bajo la instrucción del entrenador Mario Alba, con quien practican casi tres horas durante cuatro días a la semana y los domingos realizan pruebas competitivas.

La fundación sigue avanzando

Apoya económicamente a la construcción de la nueva fábrica de sillas de ruedas, para fomentar el apoyo entre sí. Transiciones se dedica a la fabricación de sillas de ruedas a la medida, tal y como se mencionó en una publicación de elPeriódico el 27 de agosto de 2016, bajo el nombre de Sillas de ruedas construidas por personas con discapacidad.

Buscan ayuda

La fundación también acepta aportes a la cuenta del banco G&T Continental número

024-0019794-7, a nombre de Fundación Sigue Avanzando.

 

 


“Buscamos crear las condiciones para que los pacientes puedan sentirse motivados”.

Rodolfo Quezada, socio fundador.