Domingo 25 DE Agosto DE 2019
Nación

Exclusión y desigualdad estancan el desarrollo de Guatemala

El crecimiento económico del país no concuerda con el desarrollo humano, debido a que este ha tenido una parálisis sistemática en los últimos cinco años.

 

Fecha de publicación: 22-03-17
Rebeca Arias, coordinadora residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, participó en la presentación del IDH 2016.
Por: Ferdy Montepeque elPeriódico

La situación de Guatemala se podría calificar como una imagen gastada con el tiempo. El país continúa marcado por la desigualdad y la exclusión de niños, mujeres e indígenas, una situación similar a la vivida a finales de los años ochenta del siglo pasado. El rechazo de estos sectores ha supuesto un estancamiento de la nación y un rezago respecto del avance de otros países de Centroamérica y del resto del continente, según datos del Informe Mundial Sobre Desarrollo Humano (IDH) 2016.

Una niña indígena nacida en alguna zona rural del país, con desnutrición y sin oportunidad de acudir a la escuela es el mejor ejemplo para graficar la desigualdad y exclusión en este país. Y es que según el IDH divulgado ayer por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Guatemala es el segundo país de Latinoamérica con mayor exclusión de género, solo superado por Haití.

Además, en esta nación la mayoría de las adolescentes abandonan sus estudios para dedicarse a trabajos en el hogar, lo cual las convierte en “participantes invisibles y no remuneradas” de la producción del desarrollo, indicó la coordinadora residente del PNUD en Guatemala, Rebeca Arias, durante la presentación del documento. Agregó que los niños no indígenas acuden a la escuela el doble de años que los menores indígenas.

El informe ubica a Guatemala en el puesto 113 del Índice de Desigualdad de Género, una clasificación similar a la de países como Senegal, Iraq y Egipto, por ejemplo.

Región con avances

El estancamiento de Guatemala resalta más al compararlo con los demás países de la región. En el IDH se destaca los “elevados niveles” de desarrollo humano de la mayoría de naciones latinoamericanas, entre las que destacan Chile y Argentina con niveles “muy altos”. Aunque esos datos ocultan un progreso “lento y desigual” en algunas regiones.

Gustavo Arriola, coordinador del Informe Nacional de Desarrollo Humano, indicó que, pese a que los ingresos per cápita de los guatemaltecos son superiores a los registrados en Nicaragua y Honduras, esto no reflejan incremento en otros indicadores debido a que la riqueza se concentra solo en algunos sectores poblacionales.

“El informe dice que los promedios ocultan lo que está sucediendo entre los países. Guatemala se ha quedado paralizado, durante 15 o 20 años y se ha ido quedando atrás, pero en los últimos cinco años ha sido sistemático (el estancamiento). Guatemala, ha estado solo sobre Haití y la crisis de Honduras ha provocado que ese país también haya tenido un retroceso”, refirió Arriola.

Clase media crece

De acuerdo con cifras del Informe Nacional de Desarrollo Humano (publicado el año pasado), entre 2000 y 2014 el estrato medio en Guatemala se incrementó del cinco al 34 por ciento, debido al crecimiento económico del país durante esos años.

En tanto que el estrato bajo se redujo del 72 al 23 por ciento, no obstante, entre ambas estratificaciones se generó una clase “vulnerable” compuesta por población que logró un relativo ascenso económico en ese periodo, pero con poca capacidad para recuperarse de una crisis económica.


60%

Es el nivel de exclusión de los pueblos indígenas y las mujeres en Guatemala según el IDH 2016 presentado ayer.

“Guatemala se ha quedado paralizado, durante 15 o 20 años y se ha ido quedando atrás, pero en los últimos cinco años ha sido sistemático”.

Gustavo Arriola,  Coordinador del IDH.