lunes 20 marzo 2017
Nación

Pandilleros del centro correccional Etapa II de San José Pinula amenazan con quemar a cuatro monitores retenidos

 

Policía Nacional Civil confirma que los amotinados de la M-18 lanzan tal advertencia si jueza que llegó ayer a dialogar con ellos no cumple lo acordado, que incluye el traslado de al menos 250 reos de otras prisiones hacia este lugar.

La Policía Nacional Civil informó recién que mantiene control del 80% del centro y sigue apoyando diálogo que tienen autoridades. foto: pnc Por: Tulio Juárez

Aunque no fijaron tiempo, cabecillas de la Mara 18 que controlan un sector del centro correccional Etapa II de San José Pinula –donde al amotinarse ayer asesinaron a dos monitores y causaron graves heridas a otro–, han amenazado con quemar vivos a sus restantes cuatro rehenes Katar, Tacaná, Loro y Tajumulco, si la jueza que acudió a dialogar con ellos no cumple lo convenido, confirmó una fuente oficial.

“No dijeron plazo, pero dijeron que en la próxima comunicación vía radio –que le quitaron a una de las víctimas– van a exigir que se presente la jueza” o entregarán quemados los cuerpos de los retenidos, ha indicado el portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), Pablo Castillo. Sin embargo resaltó que la institución de seguridad se esfuerza en agotar el diálogo con los internos.

En Etapa II permanecen 47 adultos –quienes ingresaron con minoría de edad y ahí cumplieron los 18– así como 17 adolescentes. Los cadáveres de dos de los monitores permanecen en la morgue del Inacif en la zona 3 capitalina. El sobreviviente Tomás Yucuté, de 42 años, era operado en el IGSS 7-19 de Mixco, porque presentaba al menos 22 heridas punzocortantes en la cara y el tórax.

La situación en este reformatorio mantiene en vilo a las autoridades y la población que sigue paso a paso el desarrollo de lo que acontece, debido a que el levantamiento de los internados ha ocurrido a los 12 días exactos de que 40 niñas y adolescentes del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, de este mismo municipio, perecieron como consecuencia de un incendio en el aula donde estaban encerradas.

Entre los puntos que reclaman en el Centro Juvenil de Privación de Libertad, figuran no ser objeto de controles en la comida, ingresar una estufa para cocinarla, más días de visitas, libertad para usar su propia ropa, tenis y calzado corriente, cese de los malos tratos de  los monitores y el traslado , hacia Etapa II de 250 integrantes del Barrio 18 encarcelados en otros sitios, especialmente Gaviotas, dijo Castillo.

(Notas relacionadas)