Domingo 17 DE Noviembre DE 2019
Nación

“El Estado no puede ser promotor de violencia”

El pleno de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (IDH) realizará el 57 periodo de sesiones en la sala de audiencias de la Corte Suprema de Justicia. Es por eso que Roberto F. Caldas, presidente de esa Corte IDH habló con elPeriódico sobre el objetivo e importancia de su visita en el país.

Fecha de publicación: 19-03-17
Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos:
Por: conversación por: Cindy Espina

¿Cómo surgió y por qué se realizará en Guatemala el periodo de sesiones de la Corte Interamericana? 

-La Corte realiza audiencia en los 20 países que forman parte de la Corte. Este año haremos tres periodos en tres países diferentes. Esto es algo importante para una institución internacional de derechos humanos, porque legitima a la Corte y permite acercarse más a la gente, además promueve internamente los derechos humanos, fortalece los órganos de justicia, así como a las organizaciones y comunidades vulneradas.

¿Cuáles son las dificultades que enfrenta un país al juzgar los crímenes de lesa humanidad, donde el victimario ha sido el mismo Estado?

-Las dificultades son evidentes y se generan tensiones sociales.  Esto porque hay grupos que apoyan y que no apoyan los derechos humanos. Todo Estado tiene sus tensiones internas y no todos los agentes del Estado priorizan las garantías humanas. Entonces tenemos que ayudar a las instancias estatales que promueven los derechos humanos, para que se acerquen más a la gente, para que se fortalezcan.

Por eso de las tensiones que genera en una sociedad que este tipo de casos sean juzgados por los tribunales de un país, ¿no sería mejor que directamente la Corte IDH los juzgara?

-La Corte no puede conocer de un caso que no fue conocido internamente. Hay un requisito para llegar a la Corte, el cual consiste en que se agoten las instancias internas. Solamente después de eso es que la Corte IDH puede entrar acción.

En Guatemala se ha percibido una división, entre los que apoyan que haya justicia para las víctimas y gente de derecha conservadora, principalmente del Ejército. Estos últimos han cuestionado que el Estado de Guatemala tenga que pagar indemnizaciones a las víctimas. ¿Cuáles son los procesos o criterios para establecer las indemnizaciones?

-La crítica que se hace a que un tribunal determine indemnizaciones, es una crítica improcedente por si sola, porque es una revictimización.

Lo que pasa es que en un conflicto armado hay fuerzas conservadoras y ellos critican que había elementos terroristas, pero, aunque sean terroristas y muchas veces no son terroristas, sino que fueron defensores de los derechos humanos que estaban siendo victimizados. Pero, aunque fueran terroristas no podrían ser tratados con secuestros, torturas, con violaciones y asesinatos, porque el Estado no puede ser promotor de violencia, no puede ser promotor de venganza.

¿Por qué es importante la indemnización a las víctimas?

-Porque toda sentencia tiene un carácter pedagógico y es el sistema de derecho, que, si uno tiene una lesión y es irreparable, por lo menos se haga la simbología del pago financiero.

Comentan que han aumentado los casos de Guatemala, que no se resolvieron en las instancias internas, en la Corte IDH

-Había una postura anterior en el Gobierno de Guatemala, que incluso en una audiencia de la Corte un agente del Estado dijo que Guatemala no cumplirá las sentencias la Corte IDH. Fue una cosa muy grave. Si ante la Corte la postura era esa, cuál sería ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Me gusta ver este recuerdo para ver si estamos evolucionando y sí creo que estamos evolucionando. En aquel momento la Corte IDH no hubiera sido invitada a venir a Guatemala. Si la Corte Interamericana viene con su acervo de y a verificar que sean cumplidas, creo que podemos ver un avance y veo eso positivo.

¿Quién dijo eso?

-Un agente del Estado, de las cosas buenas siempre me recuerdo, de las cosas no tan buenas siempre me olvido. Fue hace unos tres años, creo que fue en 2014.

¿Cuál debería ser la actitud de un Gobierno para evitar llegar a la Corte?

-La actitud es estructurar los Tribunales y respetar la independencia de estos. El Poder Judicial debe ser independiente, debe ser un ente equilibrado de las fuerzas sociales. Cuando un caso llega a los tribunales internacionales y hay una condena, significa que las instancias internas no lograron investigar, juzgar y sancionar.

¿Cómo serán las verificaciones de cumplimiento de condenas dictadas al Estado de Guatemala?

-Nosotros vamos la próxima semana a territorios indígenas para verificar la situación de cumplimiento de sentencias y a escuchar a la gente. Eso también aumenta la legitimidad de la Corte Interamericana. Lo más importante es que no solo se cierren los casos, sino que no se repitan las violaciones a derechos humanos. Es por eso que las sentencias de la Corte son más complejas, porque nosotros siempre predeterminamos políticas públicas y cambios para la no repetición.