Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Nación

Programa de transferencias del Mides no cumple su objetivo, revela informe

De acuerdo con la evaluación, la cartera de Desarrollo Social no tiene claro a qué tipo de población busca beneficiar con el programa.

 

Fecha de publicación: 07-03-17
El estudio señala que el Ministerio de Desarrollo no tiene claros sus objetivos para la aplicación de los programas sociales. Por: Ferdy Montepeque elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Las Transferencias Monetarias Condicionadas de salud y educación otorgadas por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) no cumple con su objetivo principal, que es evitar que las familias en condiciones más precarias pasen hambre. Además, el dinero que se otorga a los beneficiarios en muchos casos no es suficiente para obtener alimentos de calidad, según un estudio sobre el programa elaborado por la organización Oxfam y la Fundación para el Desarrollo y Fortalecimiento de las Organizaciones de Base (Fundabase).

Los resultados de la evaluación realizada a finales de 2016 fueron presentados ayer en la institución del Procurador de los Derechos Humanos (PDH), y entre los principales resultados se estableció que las acciones del gobierno no atienden de manera diferenciada a las personas en crisis de seguridad alimentaria, lo cual vulnera derechos humanos asociados a la salud y alimentación. También se señala que la media de los hogares entrevistados es de 6.69 miembros, lo cual demanda una mayor inversión en el programa.

El gerente del Programa Humanitario de Oxfam, Iván Aguilar, explicó que la muestra de 719 usuarios se eligió de los municipios de Camotán y Jocotán (Chiquimula), así como de Rabinal y San Miguel Chicaj (Baja Verapaz),  porque son los que presentan mayor nivel de inseguridad alimentaria y por lo tanto es donde el programa debería funcionar correctamente; sin embargo, no es de esa forma, señaló.

“No está llegando a las personas que debería llegar ni está transfiriéndole la cantidad necesaria para que sea efectivo. Nosotros, por ejemplo, en los programas de asistencia humanitaria con un objetivo diferente, entre abril y agosto estamos transfiriendo Q1,800 a cada familia”, explicó Aguilar.

No solo dinero

La procuradora adjunta de los Derechos Humanos, Hilda Morales Trujillo, consideró que los resultados del informe evidencian que, además de darle dinero a las familias para que compren alimentos, se deben iniciar proyectos de desarrollo y capacitaciones para que los usuarios puedan generar alimentos que les sirvan para su consumo. Agregó que los datos también deben servir para conformar nuevas políticas públicas para reestructurar la estrategia del Mides, sobre todo entre abril y agosto cuando se agrava la situación en el Corredor Seco del país.

“Con los datos del informe se debe repensar la forma en que son otorgadas las transferencias, y hay necesidad de hacer una coordinación interinstitucional para que tengan el efecto que se espera para disminuir la desnutrición”, dijo Morales Trujillo.  Aguilar agregó que el Mides debe replantear la estrategia al tener claro qué tipo de población se quiere atender y cuál es el problema que se busca resolver.

La situación de estos municipios se agrava cuando existe déficit de lluvias; por ejemplo, el año pasado se estimó que en Jocotán y Camotán se perdió el 90 por ciento de los cultivos de maíz y el 70 por ciento de los sembradíos de frijol; mientras que en los dos municipios evaluados de Baja Verapaz las pérdidas de ambos cultivos fueron del 40 por ciento. En estas regiones la situación es más crítica porque las fuentes de ingresos económicos de los hogares también son reducidas.

Luis Fernando Laparra, representante del Mides, aseguró que las conclusiones del informe le sorprendieron, como que el 70 por ciento de los usuarios sí utilizan los fondos recibidos para comprar alimentos, y que algunas de las recomendaciones ya están siendo aplicadas en el Ministerio, por ejemplo, la focalización para mejorar los resultados de las intervenciones.

Falta de planificación

El informe revela que en 2016 el Mides ejecutó los fondos disponibles para las Transferencias Monetarias Condicionadas (TMC) en mayo y a finales de año, principalmente. Según Aguilar, eso evidencia falta de planificación y poca claridad en los programas del Ministerio. Los beneficiarios del programa reciben un bono de Q300, a cambio de llevar a sus hijos menores de 15 años al servicio de salud y que cumplan con el 90 por ciento de asistencia a clases.

Etiquetas: