Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Nación

La carretera a medias que dejó Odebrecht en el sur del país

El plan de gobierno del ex Presidente era tener una carretera de cuatro carriles de la frontera con México a la frontera con El Salvador. Sin embargo, una serie de anomalías en el proceso de contratación han dejado caminos llenos de baches, calles construidas sin transitar y un recorrido caótico para los conductores.

Fecha de publicación: 14-02-17
Hay puentes que no fueron terminados y siguen como parte de una obra que quedó a medias en la ruta de Suchitepéquez hasta Tecún Umán. Por: Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

En la carretera entre Retalhuleu y Coatepeque, Arturo García Reyes, un exconductor de autobuses y camiones, llena de tierra y piedras los agujeros que cubren toda la vía asfaltada de dos carriles. “La tierra dura cinco días en los baches… esto es solo mantenimiento”, explica el hombre de 65 años, que ahora tiene como única ocupación reparar la carretera CA2, algo que el gobierno del expresidente Otto Pérez Molina encargó a la constructora brasileña Norberto Odebrecht.

El contrato señala que Odebrecht debía rehabilitar y ampliar de dos a cuatro carriles, 140 kilómetros de la carretera que conduce de Cocales en Suchitepéquez a Tecún Umán, San Marcos. Pero tres años después de haber iniciado la construcción, que debió haber estado finalizada el 4 de junio de 2016, la empresa brasileña suspendió los trabajos en el área. Un tramo de 10 kilómetros fue finalizado pero un poco más de 30 kilómetros se encuentra sin uso, porque los vehículos no pueden transitar debido a que la constructora no terminó los puentes que las conectan. En esa área es difícil ubicarse, porque no hay letreros que le indiquen a los conductores en qué kilómetro se encuentran, las señales de este tipo se empiezan a ver cuando se ingresa al puesto de cuarentena Las Palmas, tramo donde se empeoran las condiciones de las vías.

Es por esto, que las señales que dicen: ¡Desvío! o ¡Estrechamiento de carretera! son constantes en la ruta hacia Mazatenango, el Irtra de Retalhuleu y frontera con México. Además de un sinfín de baches que se incrementan cuando se adentra en el camino cercano a Cuyotenango, Suchitepéquez, al punto que sería catalogado como milagro que las llantas de un automóvil tipo sedán lleguen a su destino sin ningún problema.

En ese camino, los carros disminuyen la velocidad y van a un ritmo de zigzag para esquivar los baches, lo que ocasiona muchas veces percances viales. Otra situación que es normal en el recorrido es ver a hombres y mujeres que piden dinero a los conductores, para su sustento, a cambio de rellenar con tierra los agujeros, tal como lo hace García Reyes.

El mal estado de la carretera produce daño en vehículos y percances viales.

El mal estado de la carretera produce daño en vehículos y percances viales.

El contrato también tiene un camino complicado

¿Hasta cuándo se concluirá el proyecto carretero a cargo de Odebrecht? Es la principal incógnita de la administración del presidente Jimmy Morales, quien en cada discurso señala que la construcción y reparación de carreteras es una de las prioridades de su gobierno. Pero al parecer el caótico y cansado recorrido, que debería ser de tres horas y 30 minutos se convierte en cinco horas, tendrá que esperar una solución que no tiene resultados inmediatos.

En una serie de conferencias de prensa que se han originado después que se dio a conocer que la construcción sería detenida, el ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, Aldo García, ha manifestado que el principal objetivo de su gestión es finalizar el contrato de US$384.3 millones con la empresa Odebrecht, pero llegar a esto no será fácil.

García pidió la opinión a la Procuraduría General de la Nación (PGN) para analizar determinar si es posible rescindir el contrato con Odebrecht, pero esa dependencia dictaminó que esto no es posible, porque ya transcurrió más de un año desde que se firmó el convenio (diciembre 2012), lo que no permite que se termine este, según lo establece la Ley de Contrataciones del Estado.

Al no ser esto posible, la opción sería liquidar el convenio, pero es necesaria la cooperación de la constructora brasileña, la cual solicitó una auditoría de la Contraloría General de Cuentas (CGC) para que determinara en qué situación quedó la obra.

La otra alternativa que tiene el gobierno es solicitar la nulidad del contrato, pero el mandatario ha manifestado que no dará esta instrucción a la PGN hasta que el Ministerio Público (MP) formule de manera formal una denuncia penal en contra de las autoridades relacionadas con lo suscrito con la empresa brasileña.

Las anomalías del contrato

Hace dos semanas, el Ministro de Comunicaciones presentó una denuncia penal contra las autoridades anteriores ante el MP, por la modificación del contrato que el Gobierno suscribió con Odebrecht. Estos cambios hicieron que se incrementara el precio de la obra. Según el funcionario, el costo por kilómetro subió de US$2.9 millones a US$8.3 millones, lo cual redujo el total de carretera que sería construida, ya que de los 140 kilómetros solo se realizarían 48, ya que no alcanzaría para el restante tramo. El ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, señaló que los funcionarios de la antigua administración no notificaron a esa cartera sobre las modificaciones y que no hay respaldo técnico para justificar esa decisión.

El proyecto establecía la habilitación de cuatro carriles. Varios tramos permanecen cerrados e inconclusos.

El proyecto establecía la habilitación de cuatro carriles. Varios tramos permanecen cerrados e inconclusos.

Pero este no es el único problema que presenta el contrato con Odebrecht. En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló un documento donde se daba a conocer una serie de sobornos que la constructora brasileña dio en 12 países, incluido Guatemala. Según los documentos, las autoridades del país entre 2012 y 2015 recibieron US$18 millones en sobornos de parte de los empresarios brasileños.

El Presidente ha dicho que ya trasladaron al Ministerio Público y a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) toda la información que recabaron e investigaron, por su parte los entes investigadores no han dicho nada sobre las averiguaciones. Mientras esto sucede en las instituciones públicas, los guatemaltecos, transportistas nacionales y extranjeros se enfrentan a un camino complicado, lleno de agujeros, desvíos y largas filas que por momentos detienen el tráfico en la carretera de la costa guatemalteca, donde la temperatura normal supera los 30 grados centígrados.

La otra carretera inconclusa

Terminando la autopista Palín-Escuintla, los automovilistas se encuentran de nuevo otro intento de ampliación de carretera. Este tramo concluiría en Ciudad Pedro de Alvarado, Jutiapa, pero la construcción fue suspendida en octubre de 2016, después de que el representante legal de Sigma Constructores, Boris Orlando Navas Aguilar, fuera sindicado en el caso Cooptación del Estado por supuesto financiamiento ilícito al Partido Patriota, razón que originó que la empresa decidiera declinar todos los contratos con el Estado.

La Contraloría General de Cuentas, la constructora y el Ministerio de Comunicaciones se encuentran en proceso de liquidación del convenio de construcción, para determinar que los pagos coincidan con el avance físico de la obra. La carretera hacia la frontera con El Salvador se encuentra menos dañada que la que se dirige hacia México, pero al igual que esta última tiene tramos carreteros que no pueden utilizarse, porque no existen los puentes de conexión, así como las señales de tránsito adecuadas.

Sigma construiría 100.6 kilómetros de carretera, para lo cual se pagarían US$280 millones que se obtuvieron a través de un préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica.

Los prestamistas

En mayo de 2016, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil suspendió los desembolsos del préstamo por US$280 millones al Ministerio de Finanzas para el pago que se debía hacer a Odebrecht. Esto mismo hizo el Banco Centroamericano de Integración Económica, el cual aportó un crédito de US$119.8 millones y a raíz de las anomalías surgidas por el contrato que se suscribió con Odebrecht, el banco también cerró por un tiempo la posibilidad de brindar otros préstamos al país.

En abandono

Las señales se ubican en los tramos con peores condiciones.

Las señales se ubican en los tramos con peores condiciones.

 

Bases de puentes permanecen abandonadas.

Bases de puentes permanecen abandonadas.

 

La tierra dura solo ocho días en los baches.

La tierra dura solo ocho días en los baches.

 


32%

Tiene de avance el proyecto carretero de 140 kilómetros.

71%

Del total del contrato, es lo que le ha pagado el gobierno a Odebrecht.

Etiquetas: