Miércoles 26 DE Septiembre DE 2018
Nación

La mitad de TV de Quito y Guayaquil, Ecuador, a manos de Ángel González

La Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios), una organización de la sociedad civil creada en el 2007 cuya tarea principal es el apoyo a medios de comunicación y periodistas en Ecuador, publicó el jueves pasado un reportaje sobre cómo el empresario, cuya esposa Alba Lorenzana es prófuga de la justicia en Guatemala, ha ampliado su red de medios de comunicación. A continuación la publicación editada de la nota.

Fecha de publicación: 22-01-17
Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Las acciones de Remigio Ángel González, más conocido como el Fantasma, no se hacen a tientas. El empresario mexicano, dueño del conglomerado de medios más grande de Ecuador y América Latina, se mueve con una sola finalidad: hacer negocio. Y el concurso de frecuencias de radio y televisión que se inició en el país representó una clara oportunidad para que su red se siga ampliando.

El proceso de adjudicación de frecuencias se inició en abril del 2016 y sacó a concurso 1,472 frecuencias, el 65 por ciento del espectro radioeléctrico ecuatoriano. Aunque se suponía que para diciembre de 2016 ya se iba a tener a los ganadores, recién concluyó la primera etapa: la revisión técnica en la Agencia de Control de las Telecomunicaciones (Arcotel). Y los resultados de esta fase evidencian que González vio en este proceso la ocasión de ampliar su emporio de medios en el país.

El conglomerado de González en Ecuador postuló en total para 104 frecuencias: 60 de TV, 43 de Radio FM y una de Radio AM. Lo hizo a través de 18 empresas, diez de las cuales ya formaban parte de su oligopolio mediático. Las ocho restantes son empresas relativamente nuevas, que no tenían asignada una frecuencia. Ninguna fue descalificada; todas pasaron a la segunda fase, en el Consejo de Regulación de la Comunicación (Cordicom).

Las frecuencias que persigue el “Fantasma”

De las 104 frecuencias que solicita, 32 ya estaban concesionadas a nombre de sus empresas. Las otras 72 son nuevas; en esta cifra se encuentran las 31 frecuencias que solicita para Televicentro y RTS, pues todos los canales deben migrar de UHF a VHF.

Unas 41 frecuencias que solicita el Fantasma son nuevas… y aquí está la clave. Las nuevas empresas de González están concursando por espacios que actualmente ya están adjudicados y que por tanto ya tienen trayectoria y una audiencia fiel construida.

Por ejemplo, la empresa Jaggycorp, S. A. está concursando por la frecuencia 103.3 en Quito, actualmente en manos de Onda Cero, una conocida estación radial juvenil de la ciudad.

También hay nuevas empresas que postulan por frecuencias que ya estaban a nombre de otras firmas de González. Por ejemplo, Ozenca, S. A. está concursando por 38 en Quito, en el que funciona La Tele, que es parte del grupo Albavisión. Mientras que Locnom, S. A. ha postulado por cuatro frecuencias en las que actualmente está Galaxia Stereo, una de las “quintillizas” del mexicano. Es decir, el concurso fue también una oportunidad para que González reorganice su red en Ecuador.

Las nuevas empresas

Casi todas las empresas del oligopolio de González postularon juntas. Según se puede ver en el listado de Arcotel de las calificaciones obtenidas en la primera fase, las 18 empresas aparecen juntas, es decir que sus expedientes probablemente fueron presentados incluso el mismo día.

Las diez empresas que ya fueron vinculadas con el mexicano no han sufrido mayores cambios en sus accionistas o administrativos. La vinculación de las ocho nuevas firmas es más difícil de probar, sin embargo están vinculadas.

 

Sin-título-7

En vista de que el monopolio está prohibido en Ecuador y es supuestamente uno de los temas que se vigilarían en este concurso de frecuencias, se elaboró una estrategia que puede ser identificada al revisar la información de estas ocho empresas en la Superintendencia de Compañías.

El modo de operación es el siguiente: se armaron cuatro pares de empresas en los que una opta por frecuencias de radio y otra por frecuencias de televisión. Estos duetos tienen los mismos accionistas y administradores.

La relación entre los cuatro pares de empresas, en algunos casos, es de parentesco. Jenny Mabel Cantos Rodríguez es una de las accionistas de dos empresas que a su vez son las accionistas de Vizcarrondo, S. A. y Zakarie, S. A. Su hermana, Vanessa Lourdes Cantos Rodríguez, es accionista de dos firmas que son las accionistas de Ozenca, S. A. y Locnom, S. A.

Estas firmas se vinculan con el Fantasma a través de Leonel Alberto Jurado Dumes. Él es uno de los accionistas indirectos de Ozenca, S. A. y Locnom, S. A. Sus vínculos con el mexicano datan de hace unos cinco años, cuando fue presidente de Espectáculos y Cines, S. A., una de las primeras firmas que Remigio González puso personalmente en Ecuador en los años noventa.

Daniel Moreira Quijije, accionista de Byrtum, S. A. y de Tamaggio, S. A., y Fernando Tutivén Román, accionista indirectos de Ozenca, S. A. y Locnom, S. A., también tienen una relación con el Fantasma. Ellos fueron los anteriores accionistas de Metrogroupsa, S. A., empresa que aunque no está concursando por una frecuencia, está vinculada con el conglomerado. Su principal accionista, César Vásquez González, es el actual gerente de Indetel, concesionaria de La Tele, uno de los canales del grupo.

Además, siete de las ocho nuevas empresas tienen una misma dirección: Baquerizo Moreno 1119 y Nueve de Octubre, edificio Plaza, en Guayaquil. En ese lugar funciona un estudio jurídico. La única empresa nueva registrada en otra dirección es Ozenca, S. A., vinculada igualmente a Locnom, S. A.

Todas estas vinculaciones entre empresas evidencian claramente que el grupo de Remigio Ángel González busca ampliar más aún su presencia en el país. Pero a pesar de estos claros nexos, las autoridades de Arcotel niegan los nexos de las empresas de González. Así, Ana Proaño, directora de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) en declaraciones para el diario estatal El Telégrafo dijo que la entidad que ella representa ha investigado si existen vinculaciones entre empresas solicitantes de frecuencias y el Fantasma y no encontró ninguna.

Piden anular el actual concurso de frecuencias

Luego de que se revelara en dos informes que el magnate mexicano de medios, Ángel González es quien está tras 104 frecuencias de radio y TV en todo el país y que importantes medios independientes podrían desaparecer con el concurso de frecuencias, se han producido una serie de declaraciones por parte de diversos actores políticos.

El 17 de enero de 2017, el candidato presidencial por Creo, Guillermo Lasso, afirmó que se debería suspender el proceso “para que sea el nuevo gobierno, sin presiones de ningún tipo, ni políticas ni electorales el que lleve a cabo este proceso de licitación”. Lasso advirtió a los empresarios que resulten beneficiados en el proceso de licitación que en su gobierno se revisará este procedimiento. Agregó que “no pueden prestarse al juego monopólico del correísmo para acosar a medios de comunicación independientes, que han sido tradicionales en el Ecuador”.

De la misma manera, el candidato Paco Moncayo dijo en el programa Hora 25, que “hay varios temas que son insólitos”. De esta manera se refirió al concurso de frecuencias. Señaló que “en estos momentos, en pleno proceso electoral continúan adelante con un sistema para distribuir las frecuencias del espectro radioeléctrico con una opacidad que siembra duda en todos los ecuatorianos”.

En su intervención, Moncayo se dirigió al actual mandatario: “estamos pidiendo, señor Presidente, suspendan por delicadeza, por decencia. Cómo pueden comenzar ahora a distribuir en proceso electoral las frecuencias. Ya se han tomado la mayor parte de los medios de comunicación a cuenta de que fueron incautados, que debieron ser ya vendidos. Ahora quieren tomarse la totalidad del espacio radioeléctrico para el aparato de propaganda del Estado. Con esto podríamos caer en el riesgo de que se configure un monopolio y que desde el poder y sus aliados comencemos a manejar la comunicación desde una sola línea”.

Jorge Glas, vicepresidenciable por alianza PAIS, defendió el proceso. Señaló que el proceso que se sigue y en el que en lo posterior deberá pronunciarse el Consejo de Regulación de Comunicación, está ajustado a la Ley. Y por tanto, en el gobierno de Lenín Moreno sí se respetará. “Ah bueno sí, eso es ley. Las leyes se respetan, para eso son las leyes. Eso se llama Estado de Derecho”, manifestó.

 

Sin-título-5

Además de los candidatos presidenciales, quienes se postulan para ocupar una curul en la Asamblea también han emitido su criterio. El 18 de enero de 2017, el canal de televisión Teleamazonas presentó una nota sobre las acusaciones que realizó la oposición contra el concurso de frecuencias. En la nota se recoge el parecer de este sector: el que en este proceso existe “Ilegalidad, sesgo político y falta de transparencia”.

La asambleísta por el movimiento Creando Oportunidades (Creo), Mae Montaño, expresó que el concurso de frecuencias “son acciones para manipular y para garantizar que los medios se callen. Es un mecanismo también de mordaza”.

Por su parte, la asambleísta Cristina Reyes, por el Partido Social Cristiano, se solidarizó con Radio Exa, Radio Visión y Teleamazonas. Para Reyes, estos medios “son auténticos baluartes de la identidad quiteña y que han ejercido verdadera resistencia democrática frente a los ataques del Gobierno y hoy se encuentran al filo de la navaja”.

El oficialismo también ha expresado su posición. El asambleísta por Alianza PAIS y expresidente de la Comisión de Comunicación, Mauro Andino, sostiene que le preocupa la forma cómo se ha desarrollado el concurso y la posibilidad de que un grupo económico acapare gran parte del espectro. “Exijo, pido que haya transparencia. Tremenda preocupación que una sola persona quiera controlar los medios de comunicación a través de un monopolio. Volver a la vieja forma de controlar los medios aquí. Yo considero que un medio tradicional que ha mostrado un buen trabajo periodístico, comunicacional, merece que se le renueve esa frecuencia”.

El 16 de enero de 2017, el candidato a asambleísta por Concertación Nacional, César Montúfar, dijo que les hará llegar una carta para formalizar su pedido, el que de ganar las elecciones se comprometan a llamar nuevamente al concurso de distribución de frecuencias.

Ante estas declaraciones, la directora ejecutiva de Arcotel, Ana Proaño dio respuesta durante una entrevista en Radio Sucesos. Se refirió al número total de solicitudes que hubo: la cifra de 1,486 solicitudes responde, dice la funcionaria, a que es la suma entre matrices y repetidoras, vencidas o nuevas.

La directora de la entidad señala que la Superintendencia de Compañías realizó una investigación sobre la posible presencia de testaferros. Señaló que “esa ya no es competencia de Arcotel”. Esta preocupación aumenta, debido a que algunos concursantes poseen la misma dirección domiciliaria y tienen diferente razón social, tal como se explica en los informes de Fundamedios. Sin embargo, Proaño asegura que “no constituye un factor jurídico y no es causal de reversión”.

 

Artículo completo:

> http://www.fundamedios.org/la-mitad-de-la-tv-de-quito-y-guayaquil-manos-de-un-magnate-mexicano-de-medios/

Etiquetas: